REGIONALES   Junín, Sábado 20 de julio de 2019
Piden sacarle la causa al juez que investiga el agua contaminada en Pergamino
El Municipio encabezado por Javier Martínez ha reclamado expresamente el apartamiento del letrado Villafuerte Ruzo para que la causa pase a la Justicia provincial.

El Municipio de Pergamino pidió expresamente el apartamiento del juez Villafuerte Ruzo y que la causa pase a la Justicia provincial. La jugada se ha dado cuando la investigación intenta establecer la calidad del agua en todo el Distrito del norte bonaerense, y ya no sólo en barrios aislados.


Acorralado por una investigación que día a día muestra la mala calidad del agua en todo Pergamino, el intendente Javier Martínez (de “Juntos por el Cambio”) ha reclamado que la causa pase a la Justicia provincial y que deje de estar en manos del Juzgado Federal de San Nicolás.


Hasta ahora, el juez Carlos Villafuerte Ruzo se ha apoyado en un estudio que demuestra que el agua recolectada en tres barrios de las afueras de Pergamino está contaminada con 18 tipos diferentes de agroquímicos (muchos de ellos, potencialmente mortales para la salud humana).


La maniobra que intenta realizar la Comuna procura sacarle el expediente a la Justicia federal y entregárselo a la Justicia ordinaria, pese a que el de Pergamino ha disparado un sinnúmero de otros casos en la provincia, lo que a priori determinaría un estudio global de la problemática. Es que tanto el rol del magistrado Villafuerte Ruzo como el del fiscal de la causa, Matías Di Lello, han sido por demás eficientes y dejan un precedente que pone en aprietos a los Municipios que son denunciados por casos similares, como Bragado, Rojas, Chivilcoy, Junín y General Viamonte, entre otros.


A repasar, en el caso de Pergamino, la Justicia había ordenado, desde el comienzo, la suspensión parcial de toda fumigación cercana a las zonas rurales y, posteriormente, también había pedido que las familias de los barrios afectados (denominados Villa Alicia, Luard Kayad y La Guarida) fueran asistidas con agua potable.


Ahora, la investigación apunta a algo más grande, con el objetivo de comprobar si la contaminación de las napas de agua puede llegar a poner en peligro la calidad de toda el agua de Pergamino.


Pergamino es una de las zonas donde más se concentra el monocultivo de soja en toda la provincia de Buenos Aires. De las 300.000 hectáreas que posee el Partido, el 60% está destinado a la plantación de la soja transgénica, hecho que atrae a vastas empresas nacionales y multinacionales ligadas al agronegocio.

Copyright 2007/2019 Diario Junin | Todos los derechos reservados