domingo 19 de marzo de 2017 - 16:00                349
19.03.2017 - 16:00                349
NOTA DE OPINION
Cambiemos y su inestabilidad política
Por: Gustavo Traverso, concejal. Presidente del bloque del Frente para la Victoria.- Argentina atraviesa hoy una crisis política, económica e institucional muy fuerte, ocasionada por las propias medidas que ha tomado el Gobierno de Cambiemos desde el primer día que asumieron hasta hoy.
Cambiemos y su inestabilidad política
 Paradójicamente, en lugar de un reconocimiento de esos errores, lo que vemos es una victimización del propio gobierno, tanto del Presidente como la Gobernadora y sus colaboradores hablando de que hay acciones políticas destituyentes.

Hagamos un balance. Mauricio Macri ganó las elecciones para gobernar cuatro años. Pero, la gobernabilidad se construye día a día con los actos de gobierno, la gobernabilidad es una repuesta del pueblo. Al promover acciones que perjudican a la mayoría de los argentinos, lo que hace Macri es generar inestabilidad política. La gente no se queda callada ni se guarda en la casa, la gente sale a protestar contra las medidas que ha tomado este gobierno, pues la relación entre Gobierno y ciudadanos no puede ser transformada en una relación entre patrón y contratados. Ese mito neoliberal de que el país se maneja como una empresa genera crisis como la que estamos viviendo.

Analicemos algunas de las principales medidas de la Alianza Cambiemos. La brutal devaluación y la salida del control de cambios (cepo), sumado a la baja en las retenciones a los productos agropecuarios – que solo beneficia a un puñado de familias productoras de grandes extensiones- han generado un gran aumento en el precio de los alimentos y por lo tanto una recesión espantosa, porque los argentinos tienen que gastar la mayor parte de sus ingresos en comida, resintiéndose el consumo de los demás bienes y/o servicios.

Los tarifazos han sido brutales y lo único que pretenden es devolverle una rentabilidad extraordinaria a las empresas energéticas y a las distribuidoras, de las cuales Macri y sus amigos son socios y forman parte de esos negocios.

Estas medidas generan impactos recesivos y se ven notoriamente en la caída del mercado interno, los argentinos cada vez consumen menos, por ende los comercios no venden y las industrias no producen. A esto le agregamos la apertura de las importaciones, una medida que atenta fuertemente contra la industria nacional. Ningún país del mundo regala su mercado interno dejando morir a sus PyMes que no pueden competir contra los productos importados, que son más baratos, fundamentalmente porque están producidos con trabajo esclavo. Esto además de generar una crisis enorme en las PyMes, provoca más desempleo, sumado al que ya han generado en muchas áreas del Estado.

La caída de programas importantes como el Programa Remediar, programas de salud y acción social, la cobertura del 100 % de medicamentos a los jubilados, el fin de las moratorias jubilatorias y el PROCREAR (que impulsaba el empleo y la industria de la construcción), el deterioro del Programa Ahora 12 y Ahora 18, entre otros, han generado un combo explosivo que genera recesión e inestabilidad política. No es la oposición, ni la dirigencia kirchnerista, ni la CGT, ni los movimientos sociales quienes generan la inestabilidad política, la han generado ellos mismos con sus propias medidas de gobierno.

Ahora el conjunto del pueblo está defendiendo sus derechos, está defendiendo las conquistas que durante doce años han logrado, con un gobierno que los escuchaba y daba soluciones a todos estos problemas. Lo que genera la sensación de un gobierno débil son las propias decisiones del gobierno de cambiemos.

Estas medidas, sumado a los escandalosos hechos de corrupción que tiene como protagonista no solo al presidente como en los casos de Correo Argentino, los papeles de Panamá, Avianca, entre otros. Sino también de importantes funcionarios como Mario Quintana con el dólar futuro, el mismo Aranguren vinculado directamente con Shell, o bien la vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti, quien no puede justificar el origen del dinero robado de su propiedad. Es Cambiemos quien siembra viento; no es extraño que coseche tempestades.
COMENTA LA NOTA