viernes 14 de abril de 2017 - 11:09                243
14.04.2017 - 11:09                243
"La madre de todas las bombas" mató al menos a 36 combatientes del Estado Islámico en Afganistán
El artefacto lanzado este jueves, el más poderoso no nuclear del ejército estadounidense, destruyó además una red de túneles de la organización, indicó el gobierno afgano. No hubo víctimas civiles
La poderosa bomba lanzada el jueves en Afganistán por la aviación estadounidense mató a más de 36 combatientes del Estado Islámico (EI) y destruyó una red de túneles de la organización, indicó el gobierno afgano, que aclaró que no hubo víctimas civiles.

"El bombardeo destruyó reductos estratégicos de Dáesh (acrónimo árabe de EI) y un profundo complejo de túneles y mató a 36 combatientes del EI", indicó el ministerio afgano de Defensa en un comunicado. La bomba, apodada "la madre de todas las bombas", que Estados Unidos utilizó por primera vez en un campo de batalla, es el artefacto no nuclear más poderoso de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

El bombardeo ocurrió en Nangarhar, en el este de Afganistán, es la remota región en la que los yihadistas del ISIS se han asentado para ampliar su presencia en la que llaman provincia de Jorasán (parte de su autodeclarado califato). Esa zona es el paso que conecta por tierra Kabul con Peshawar (Pakistán) y alberga la famosa zona montañosa de Tora Bora, donde el fallecido líder de Al Qaeda Osama bin Laden se ocultó, aprovechando un sistema de cuevas, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

Tras el ataque, Donald Trump declaró que se sentía "muy orgulloso" del lanzamiento.

Según explicó el Pentágono en un comunicado, "el bombardeo estaba diseñado para minimizar el riesgo para las fuerzas afganas y estadounidenses que realizan operaciones de sobre el terreno en ese área, al tiempo que se maximiza la destrucción de combatientes e instalaciones del grupo terrorista Khorasán".

El Pentágono también había asegurado este jueves que "se tomaron las precauciones para evitar víctimas civiles", pese a que el proyectil no es considerado de precisión.

La bomba de 9,8 toneladas, lanzada por un avión de transporte de tipo C-130, tiene una potencia explosiva comparable a 11 toneladas de TNT.

Fue desarrollada por el laboratorio de investigación de la Fuerza Aérea estadounidense.

"Es la bomba no nuclear más potente jamás usada en combate", dijo el portavoz de la Fuerza Aérea, el coronel Pat Ryder.

"Es la explosión más fuerte que haya visto. El lugar fue invadido por llamas muy altas", declaró a la AFP Esmail Shinwari, gobernador del distrito donde cayó la bomba.
COMENTA LA NOTA