jueves 10 de agosto de 2017 - 08:19                932
10.08.2017 - 08:19                932
Corea del Norte afirmó que a mediados de agosto completará su plan para atacar a la isla Guam
Las Fuerzas Armadas del régimen tienen preparados cuatro misiles de alcance intermedio para bombardear al territorio bajo control de Estados Unidos: esperarán la orden de Kim Jong-un
Corea del Norte afirmó que a mediados de agosto completará su plan para atacar a la isla Guam
Corea del Norte repitió este miércoles su amenaza de atacar la isla de Guam (EE.UU.), y afirmó que tiene preparados cuatro misiles de alcance intermedio apuntando en esa dirección para lanzarlos en cuanto dé la orden el líder norcoreano, Kim Jong-un.

En una escalada retórica con Estados Unidos sobre el programa nuclear de Pyongyang, el general norcoreano Kim Rak Gyom indicó que las Fuerzas Armadas del régimen de Kim Jong-un consideran que "sólo la fuerza absoluta" puede funcionar con Donald Trump.

El plan norcoreano para lanzar cuatro misiles contra la isla, importante bastión estratégico de Estados Unidos en la región, está destinado a enviar "una advertencia"-

Kim Rak Gyom agregó que a mediados de agosto podría estar listo el plan de ataque, que será presentado para su aprobación al líder norcoreano Kim Jong-Un.

"Los misiles Hwasong-12 cruzarán el cielo sobre las prefecturas japonesas de Shimane, Hiroshima y Koichi (occidente del archipiélago nipón) y recorrerán 3.356,7 kilómetros durante 1.065 segundos (casi 18 minutos) antes de golpear las aguas a unos 30 o 40 kilómetros de Guam", detalló un comunicado de la agencia estatal norcoreana KCNA.

El general Kim Rak Gyom opinó que el presidente estadounidense Donald Trump "carece de raciocinio" y que sólo responde al uso de la fuerza. "Un diálogo sensato es imposible con un tipo así, que carece de raciocinio, y con él sólo funciona la fuerza absoluta", indicó la agencia estatal.

El presidente Donald Trump y el jefe del Pentágono añadieron este miércoles nuevas advertencias a sus amenazas de "fuego y furia" contra Corea del Norte, mientras que el secretario de Estado, Rex Tillerson, rebajó el riesgo de una escalada nuclear.

La tensión, motivada después de que medios estadounidenses revelaran que los servicios de Inteligencia de EEUU consideran que el régimen de Pyongyang ha conseguido una ojiva nuclear que se puede montar en un misil intercontinental, se mantiene con nuevos cruces entre Washington y Pyongyang.

En la red social de Twitter, Trump afirmó: "Mi primera orden como presidente fue renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear. Ahora es más poderoso y fuerte que nunca antes. Esperemos que nunca tengamos que usar este poder (nuclear), pero nunca ha habido un momento en que no hayamos sido la nación más poderosa del mundo".

Por su parte, el jefe del Pentágono, James Mattis, aseveró en un comunicado que si Pyongyang realiza más amenazas o toma "consideraciones" equivocadas se arriesga "a su fin, al de su régimen y a la destrucción de su pueblo".

No obstante, el secretario de Estado de EEUU se dedicó este miércoles a moderar el discurso oficial al asegurar que "los estadounidenses puede dormir tranquilos", ya que nada de lo que ha pasado en las últimas 24 horas indica un "cambio dramático" en la postura militar norcoreana.

Tillerson habló de camino a una parada no prevista en Guam, a donde se dirigió después de una visita de trabajo a Tailandia y Filipinas, donde urgió a los socios de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) a un compromiso para presionar a Corea del Norte.

Según el secretario de Estado, Trump estaba intentando enviar un "fuerte mensaje" a Kim Jong-un con sus declaraciones de ayer desde su retiro vacacional en su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey. "Lo que el presidente está haciendo es enviar un fuerte mensaje a Corea del Norte en un lenguaje que Kim Jong-un pueda entender, porque no parece entender el lenguaje diplomático", explicó el jefe de la diplomacia estadounidense.

Tillerson aseveró que la única salida para Corea del Norte es un "diálogo con las expectativas adecuadas".

Según opinó el columnista David Ignatius en el diario The Washington Post, las fuertes palabras de Trump están más dirigidas a China que a Corea del Norte, con el objetivo de que el principal aliado de Kim Jong-un ejerza presión para contener el desarrollo nuclear norcoreano.

Mientras tanto, fuentes de la Casa Blanca indicaron al diario The New York Times que las amenazas de "fuego y furia", de una contundencia que no se escuchaba desde que el presidente Harry Truman (1945-1953) amenazó a Japón tras el lanzamiento de la primera bomba nuclear en Hiroshima en 1945, fueron totalmente improvisadas.
COMENTA LA NOTA