sábado 11 de noviembre de 2017 - 18:44                1990
11.11.2017 - 18:44                1990
Valentina Zenere: "Me gustaría trabajar en Hollywood, mi sueño es ganar un Oscar"
La estrella de Disney Channel habló de todo: la nueva temporada de Soy Luna, sus sueños, cómo es una cita perfecta y qué la enamora en este mano a mano imperdible.
Valentina Zenere:
"Me encanta que la gente me vea y me diga: Te odio, pero a la vez no dice la mala más querida por todas las niñas y adolescentes de la Argentina.

Valentina Zenere (20) se convirtió en Ambar Smith en Soy Luna, previo paso por Casi Ángeles y Aliados, de la mano de Cris Morena. El desembarco en Disney Channel llegó como contrafigura de Karol Sevilla, en la serie que acaba de terminar su segunda temporada con 31 millones de televidentes en Latinoamérica y ya avanza con las grabaciones de la tercera: "A Ambar la van a ver muy cambiada y con una actitud muy pero muy rebelde, cosa que me divirtió muchísimo hacer" adelanta sobre lo que les espera a los fanáticos de la serie que se emite en 150 países y está doblada a 15 idiomas.

Casi veinte millones de usuarios utilizaron los hashtags #TerminaSoyLuna y #TerminaSoyLuna2 el día de la emisión del último episodio. Y no es para menos, sus protagonistas se convirtieron en estrellas en las redes sociales. Valentina tiene más de cuatro millones de seguidores en Instagram y desde allí suma un público más adulto al infantil que la sigue desde la pantalla chica.

—¿Cómo te llevás con ser una it girl en las redes?

—Me parece gratificante, elijo vivirlo así. Tampoco es algo que pienso todo los días o que condicione cómo vivo. A mí me gusta mostrarme literalmente como soy. Las fotos que subo, aunque a veces sean de producción, son porque a mí me gusta ese tipo de fotos. Vengo a grabar acá y no me vas a ver de jean y zapatillas.

—¿Quién te descubrió? ¿A quién le debemos que hoy seas Ámbar?

—A toda la gente de Disney y, al principio, a mi coach de teatro, a Luisa Poppe, que la amo con todo mi ser. Estudio teatro desde los 6 años con ella y me acuerdo perfecto cuando me presentó a una persona que nos venía a ver para Cris Morena, a los 13. Ella siempre me tuvo mucha fe. Me había pasado al grupo de teatro de los más grandes, tendría 10, y me pasó al grupo de teatro avanzado, donde la gente tenía 20 años. Hacíamos una ronda de sillas y de repente era la luz blanca en el medio y hacer un monólogo. Yo lloraba porque no quería ir, me moría de vergüenza y mis papás me decían: "Si eso es lo que vos amás, andá y hacelo. Tenés que vencer tu miedo".

—¿Pero el deseo estaba o eran tus papás?

—No, para nada, mis papás me apoyaban en todo lo que yo hacía. No recuerdo en qué momento dije: "Hola, quiero ser actriz", siento que nací diciendo eso. Obviamente que uno se va encontrando con obstáculos, aunque no parezca, soy bastante tímida en algunas cosas.

—Pasaste del monólogo en la ronda de 20 personas a las giras internacionales.

—Sí, increíble. Me pongo a pensar en todo lo que viví, en cómo fue surgiendo mi carrera, cada vez más grossa y es muy loco.

—¿Cómo es el vínculo con los fans?

—Re lindo, me encanta. Yo estoy re pendiente de las redes sociales, me gusta leer lo que ponen en Twitter. Estoy muy agradecida con todos.

—¿No cansa nunca que todos te pidan la foto y el videito?

—Es parte de mi vida y lo tomo así, una consecuencia de mi trabajo, de hacer lo que amo. Por ahí salgo a comer con amigas y es fija, siempre que salís algo alguien te pide y no me molesta.

—¿Qué fue lo más loco que hizo un fan por vos?

—Que estén afuera del estudio y que diluvie es una cosa impresionante. Ellos están ahí con el pilotito esperándote para darte el chocolate, para decirte que te quieren. Muchas veces abro y digo: "Chicos, vayan a su casa, miren cómo llueve, yo doy lo que sea por estar durmiendo en mi casa". Esa voluntad y esas ganas que tienen de seguirnos es increíble y es admirable también.

—¿Regalos?

—Regalos me han hecho, yo soy fan de los chocolates, no te puedo explicar la cantidad de chocolates que me traen.

—¿Saldrías con un fan?

—Sí, ¿por qué no? Depende de la manera en que se acerque. Pero sí, yo no soy prejuiciosa, para nada.

—¿Estás de novia hoy?

—No.

—Estás soltera.

—Sí, ponele, sí.

—El "ponele" fue dudoso igual… ¿Qué te enamora?

—(Risas) A mí me gusta mucho esa figura que tiene el hombre de cuidar a la mujer, me encanta que esté pendiente, que cuide de una manera linda, no intensa por supuesto, y que yo pueda ser, y él mismo también, quienes somos. Quiero estar con una persona con la cual me sienta totalmente cómoda, que no tenga que filtrarme ni un segundo y él tampoco, siento que es eso.

—¿Cuál sería una gran primera cita?

—Sushi al aire libre con unas copas de vino y una buena charla.

—¿Cómo te llevás con ser la mala?

—Lo disfruto muchísimo. En ningún momento fue algo que me limitó. Me parece el personaje más lindo que hice hasta ahora y me encanta que la gente me vea y me diga: "Te odio, pero a la vez no".

—¿Se divierte más la mala?

—Sí, mucho más. Puedo hacer un montón de cosas que por ahí otro por ser bueno no. Yo me tiré al mar a buscar patines, la quise ahogar a Luna en la primera temporada, prendí fuego a la pista también; muy divertido la verdad.

—Alguien me dijo alguna vez que canaliza en los personajes malos lo que uno no puede poner en la vida propia, es casi psicoanalítico.

—Totalmente. Yo hago acá lo que no puedo hacer en la vida, evidentemente. Es muy divertido. También yo creo que actoralmente tiene matices mucho más ricos.

—¿Qué te enoja?

—La gente falsa, mucho, no las puedo tolerar en mi vida, no puedo con ellas.

—¿Qué cosas te conmueven?

—La gente que tiene la pasión y que lucha por eso.

—¿A quién admirás?

—A mi mamá y a mi papá, a mi hermana también, me parecen personas increíbles. Actoralmente admiro mucho a Meryl Streep, una actriz impresionante. Yo aspiro a ser eso en algún momento de mi vida.

—Te escuché alguna vez decir que tu sueño pasa por ganar un Oscar.

—Exacto. A veces queda como en lo material. Obvio que me quiero ganar un Oscar, pero por lo que significa ganarse un Oscar, es como haber llegado hasta donde más podía. Que te den un Oscar es una locura. Sí, ese es mi sueño. Lo tengo desde que soy muy chiquita.

—Tenés muchos compañeros de Soy Luna de Chile, de México, Italia, trabajando acá, ¿te imaginás en algún momento trabajando en el exterior?

—Sí, es otro de mis sueños. Creo que no voy a seguir viviendo en la Argentina, a mí me gustaría irme porque justamente me quiero ganar un Oscar y desde acá por ahí no es tan fácil. No estoy diciendo que me iría de una, pero sí me gustaría trabajar en Hollywood precisamente.
COMENTA LA NOTA