sábado 17 de febrero de 2018 - 09:14                8144
17.02.2018 - 09:14                8144
Por qué Steven Spielberg y James Cameron presentan un futuro apocalíptico en sus últimos filmes
Dos de las películas más esperadas de 2018 esconden elementos mucho más complejos y reveladores de lo que se puede ver a simple vista. Tráileres subtitulados
Por qué Steven Spielberg y James Cameron presentan un futuro apocalíptico en sus últimos filmes
 Si uno se guía por los últimos trabajos cinematográficos de verdaderas leyendas de Hollywood como Steven Spielberg y James Cameron, el panorama de la humanidad a mediano plazo no sería del todo alentador.


Inspirados en dos de las grandes tendencias tecnológicas del momento, los robots "humanoides" con inteligencia artificial y la realidad virtual con la capacidad de sumergirse en un mundo ficticio altamente realista, los referentes del cine traerán a las salas de cine de todo el mundo dos historias oscuras pero a la vez esperanzadoras.

Por el lado de Cameron, "Alita: Ángel de Combate" explora el género de acción cyberpunk y utiliza como base el manga del japonés Yukito Kishiro. Dirigida por Robert Rodriguez, el hombre detrás de verdaderos clásicos como Kill Bill Vol.2, Sin City y Machete, la película está protagonizada por Rosa Salazar en el papel principal, y en los roles secundarios Christoph Waltz, Jennifer Connelly, la revelación de Mahershala Ali, Ed Skrein, Jackie Earle Haley y Keean Johnson.

Con fecha de estreno el próximo 20 de julio, el filme muestra la vida de una heroína cyborg y desnuda su complicada relación con su creador, el Dr. Dyson Ido. James Cameron compartió que su intención fue adaptar la historia original del manga con un enfoque específico en los primeros cuatro libros, con el interés puesto en incluir el deporte ficticio "Motorball" del tercer y cuarto volumen.




La producción y el lanzamiento se retrasaron en repetidas oportunidades debido a la alta carga laboral que le demandó Avatar y sus secuelas a Cameron. En un primer momento, la película iba a producirse con la misma mezcla de imágenes en vivo y generadas por computadora que Cameron usó en Avatar. Específicamente, Cameron intentó representar al personaje principal, Alita, completamente en CGI, con el Fusion Camera System, la captura del rendimiento facial y la Simulcam.

El lanzamiento del tráiler oficial de la película se realizó en diciembre de 2017 y tuvo una recibida mixta, dado que muchos críticos se centraron únicamente en la apariencia del personaje principal, Alita.

Andrew Liptak de The Verge afirmó que "el personaje parece una muñeca de anime que cobra vida, o un personaje de Disney que está cerca de ser normal. Después de tantos años de animadores de CGI tratando de imitar los rostros humanos de forma convincente pero no del todo exitosa, sigue siendo inquietante ver a un personaje tan realista como el real, a la vez que se mantiene tan alejado de él ".

Adam Chitwood de Collider se mostró más optimista: "Esto es una locura, ahora está claro por qué Cameron consideró dirigir esto en primer lugar. La idea de hacer que tu protagonista sea una creación de CGI real que interactúa con personajes humanos reales es poderosa y ambiciosa. Puedo decir con certeza que esto no se parece a nada que Robert Rodriguez haya hecho antes. No sé si será bueno, pero definitivamente parece que al menos será interesante" concluyó.


En el caso de "Ready Player One: El Juego Comienza", Spielberg vuelve a demostrar que todavía conserva su olfato para identificar historias de ciencia ficción lo suficientemente realistas como para que los millones de espectadores de todo el planeta que seguramente verán el filme, con fecha de estreno el próximo 29 de marzo, se sientan identificados con los personajes y sus desafíos a nivel de narrativa por más distante que parezca el mundo que habitan.

Catalogada bajo el género de acción y ciencia ficción y escrita por Zak Penn y Ernest Cline, la producción se basó en la novela del mismo nombre de Ernest Cline. Protagonizada por Tye Sheridan, Olivia Cooke, Ben Mendelsohn, T. J. Miller, Simon Pegg, y Mark Rylance, la historia sigue los pasos del joven Wade Owen Watts, un gamer del año 2045 que, como el resto de la humanidad, prefiere el videojuego de realidad virtual, OASIS, al cada vez más sombrío mundo real.

Las fuentes de energía fósiles están prácticamente agotadas y el precio del combustible se ha disparado por las nubes. En medio de una enorme depresión a nivel mundial la mayoría de la gente subsiste como puede. Sin embargo, un videojuego de realidad virtual proporciona la vía de escape que las personas necesitan y la gente dedica más tiempo al juego que a la vida real misma. Cualquier similitud con la vida actual y la dependencia sobre las redes sociales es pura coincidencia.




En este lugar se esconden las piezas de un rompecabezas cuya resolución conduce a una fortuna de medio billón de dólares y el control total de todo el videojuego. Las claves del enigma están basadas en la cultura popular de los 80 y, durante años, millones de humanos han intentado dar con ellas, sin éxito. Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio, y, a partir de ese momento, debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo.

"Ready Player One" fue programada para ser estrenada el 15 de diciembre de 2017 pero la fecha se retrasó a fines de marzo de 2018 para evitar coincidir y tener que competir frente a frente con Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi.

Ambas super producciones exploran temáticas tan diversas como actuales y sin lugar a dudas servirán para poner en agenda y al nivel de difusión que brinda la cultura popular, futuros dilemas que indefectiblemente generarán mucha polémica en sociedades de todo el mundo.

¿Cómo responder a los dilemas éticos a la hora de crear un "ser vivo" sin alma? La historia de Pigmalión y Galatea tomará gran protagonismo en el siglo XXI y muchas naciones desarrolladas y empresas privadas tendrán la posibilidad de hacer de creadores y, por qué no, también de verdugos de sus propias creaciones.

Problemáticas como la enorme desigualdad, los problemas que planteará la cada vez más agobiante sobrepoblación del planeta, el fin del "sueño americano" tal como se lo conoce hoy día, la marginalidad y pobreza más extremas, la falta de oportunidades para las nuevas generaciones y la necesidad de crear un mundo paralelo donde se pueda escapar, al menos por unos minutos de la cruda realidad, los avatares virtuales como herramientas de exploración y desahogo, guerras y rebeliones masivas son exploradas en ambos filmes.

Todo esto y mucho más es abordado en dos películas que aparentan ser pasatistas pero que en el fondo, fiel a la tradición cinematográfica de sus creadores, esconden elementos mucho más complejos y reveladores de lo que se puede ver a simple vista.
COMENTA LA NOTA