sábado 14 de abril de 2018 - 12:01                3941
14.04.2018 - 12:01                3941
Seis años sin Mario Sapag, el hombre de las mil caras: el día que burló con uno de sus personajes la seguridad presidencial
Este sábado 14 de abril se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento del actor que hizo reír a toda una generación con sus más de 50 imitaciones
Seis años sin Mario Sapag, el hombre de las mil caras: el día que burló con uno de sus personajes la seguridad presidencial

Antonio Sapag, tal como figuraba en su documento nacional de identidad, se convirtió en uno de los hombres más famoso del país por las decenas de imitaciones que realizó a lo largo de su carrera.


El actor había nacido en Buenos Aires el 25 de mayo de 1935, en el seno de una familia libanesa donde fue el quinto de 13 hijos. Y el don de la imitación se le despertó bien temprano: a los 14 años. Desde la década del 50, fue la radio la que le dio un espacio para mimetizarse en quien quisiera. Y más tarde, la televisión fue el ámbito en donde mejor desplegó su galería de personajes.



Durante la década del 70 brilló en Operación Ja Ja, Polémica en el bar y en otros programas humorísticos. Pero, a partir de 1984, comenzó su momento de gloria televisiva cuando se consagró con su propio ciclo, Las mil y una de Sapag. Los casi 40 puntos de rating que alcanzaba habitualmente (primero por la pantalla de Canal 9 y después en el viejo Canal 11), lo volvieron una figura hiper popular.

Roberto Galán, Raúl Alfonsín, Mister T., Dante Caputo, César Luis Menotti, Tita Merello, Jorge Luis Borges fueron algunas de las caracterizaciones mejor logradas del cómico. Tanto era el éxito que alcanzaban sus imitaciones que varias marcas comerciales lo convocaron como protagonista de sus publicidades, en la máscara de alguno de sus personajes de más repercusión. Y hubo más: desde Carlos Saúl Menem y Bernardo Neustadt hasta Mahatma Gandhi pasando por Hugo Guerrero Martinheitz, Oriana Fallaci, Diego Maradona, Lorenzo Miguel, la doctora Ana Aslan, Carlos Reutemann, Guillermo Nimo, y la lista sigue con más de 50 personajes.

Un par de anécdotas reflejan el furor que provocaban sus imitaciones. En 1984, intentó ingresar en la unidad turística de Chapadmalal (donde se encontraba el entonces presidente Raúl Alfonsín), caracterizado como el canciller Dante Caputo. Casi lo logra. En otra ocasión, el COMFER prohibió su imitación de Jorge Luis Borges por considerarla ofensiva hacia "la ancianidad y disminución física del escritor". Ante eso, el propio Borges, confesó no conocer a Sapag y declaró: "Con el esfuerzo que se habrá tomado para copiar mi manera torpe de hablar…".



En 1999 regresó a la televisión, por la pantalla de América, con el programa Imitaciones peligrosas, pero sus personajes ya no generaban sorpresa y fue levantado rápidamente del aire.

En el cine debutó en 1963, con su participación en Canuto Cañete, conscripto del siete y participó en otras 19 películas como Los caballeros de la cama redonda, Yo gané el prode… y Ud.?, Los reyes del sablazo, Los fierecillos indomables, Mirame la palomita y Hotel de señoritas, entre muchas otras.

Sus últimos trabajos teatrales fueron en el elenco de la obra teatral Primera dama se busca, con Nito Artaza, Carlos Perciavalle, María Eugenia Ritó, Adabel Guerrero, Gladys Florimonte y Fabián Gianola, entre otros en 2010; y una breve participación en Fortuna 2, del millonario mediático Ricardo Fort, que interrumpió el espectáculo al ser internado por una dolencia cardíaca en junio de 2011.

Mario Sapag en “Fortuna 2”

El éxito (que había esperado tanto tiempo como protagonista) le sonreía y, por entonces, era uno de los actores más requeridos del medio, además de ser uno de los más cotizados. "El éxito me ha hecho más bueno. ¿Saben por qué? Porque me siento mucho mejor. Y un tipo agradecido no puede ser rencoroso. Tenía que conocer el llanto y el éxito", dijo en una entrevista.

Sin embargo, su estrella se opacó unos años más tarde, y sus intervenciones en nuevos programas no tuvieron la misma repercusión, así como su participación en algunos largometrajes.


Mario Sapag en “Polémica en el bar”



El actor murió el 14 de abril de 2012, a los 76 años, a causa de una insuficiencia cardíaca. Sus restos fueron sepultados en el Panteón de Actores del cementerio de Chacarita.

Su recuerdo siempre estará vigente. A todos sus personajes los recreó desde su capacidad para imitar gestos, modismos, posturas y voces, sumado a las máscaras. Él mismo dibujaba los bocetos previos a las horas y horas de maquillaje y postizos especiales, que colaboraban para volver más verosímiles a sus recreaciones.