Nacionales

Junín, Bs As
19.7 ºC
Humedad: 99 %
Pr: 1007.94 hPa
  Nacionales  Miércoles 05 de diciembre de 2018 - 13:59 hs.                680
  Nacionales   05.12.2018 - 13:59   
"Yo grandioso", megalómano y manipulador: el perfil psicológico de Rodrigo Eguillor
Es el hijo de una fiscal. Durante todo este martes fue tendencia en las redes sociales. Terminó el día preso. Lo atraparon yéndose a ver el River - Boca mientras gritaba "llamen a mi vieja".

Rodrigo Eguillor es el hijo de la fiscal de Lomas de Zamora Paula Martínez Castro. Está detenido tras la viralización de dos videos. En uno, se lo ve forcejeando con una chica en paños menores que lo denunció por violación. En otro, se defiende de las acusaciones. Su alegato causó indignación social.


La psicóloga Elvecia Trigo, especialista en prevención en medios de comunicación masiva y youtubes, trazó para minutouno.com un perfil de quien se autodenomina “el facha de Banfield”.


Rodrigo Eguillor repite varias veces que tiene problemas mentales. ¿Por qué lo dirá? ¿A la qué problemas mentales el se refiere? ¿Realmente él cree que tiene problemas mentales o repite algo que los demás dicen?


Habla de sus enormes logros: abanderado en una escuela muy cara según él. Además estudia abogacía en la Universidad del Salvador y trabaja en Tribunales, ¿Esto será verdad? ¿O es parte de su “yo grandioso” e “ideas megalomaníacas”, donde se miente todo el tiempo pero él se cree todo lo que dice? Como la historia que inventa en la que "el trataba de salvar a la joven quien quería suicidarse".


A la joven la define como que está para el psiquiátrico, cuando bien podría ser quien merecería una internación. Debido al mecanismo de proyección es el otro el que porta la locura, la megalomanía, las ganas de tirarse por el balcón y no él quien por el relato de la joven la obligó a huir de su violencia y sometimiento.


El desparpajo con que habla es como si la realidad o la Ley no fueran a tocarlo y que gracias al lugar privilegiado en que nació (económicamente de clase alta) lo eximiera de cumplir con las mínimas normas de educación y convivencia.


El lenguaje degradatorio contra la mujer es lo más llamativo. Uno pensaría que podría tratarse de un misógino que odia a las mujeres, vaya a saber porqué.


¿Qué sucedió con el "No y los límites" en su construcción como niño y adolescente? Habría que estudiarlo.


Podría ser un manipulador que, con su seducción y mentiras, busca mujeres, las conquista para luego dañarlas y maltratarlas física y psíquicamente. Aparecería por sus dichos una compulsión al sexo.


Cómo juegan las drogas en la estructura emocional de este joven también es un punto que no menor para tener en cuenta.


Elvecia Trigo MN 5442 Licenciada en Psicología.



COMENTA LA NOTA