Noticias Varias

Junín, Bs As
21.8 ºC
Humedad: 67 %
Pr: 1021.15 hPa
  Noticias Varias  Viernes 11 de enero de 2019 - 17:06 hs.                757
  Noticias Varias   11.01.2019 - 17:06   
Una mujer que se convirtió en el ejemplo de todo un pueblo
Ocurrió en un pequeño pueblo de Mendoza. Desde el centro de jubilados de Bowen ayuda a quien lo necesita.

Una mujer que se convirtió en el ejemplo de todo un pueblo

Bowen es un pueblo mendocino de fachadas antiguas y muy bien conservadas. Su principal característica es el paisaje agreste que atrae a turistas en busca de un contacto distinto con la naturaleza. Pero muy pocas personas ajenas al lugar, donde cada mañana amanecen poco más de 9.000 habitantes, saben la historia de Irma Roldán, más conocida como Cuki, la jubilada solidaria que dedica su vida a ayudar a los demás.


"Siento que necesito poner un granito de arena para ayudar a la gente. No me quiero morir sin dejar un rastro", dice Roldán, que actualmente es primera vocal del Centro de Jubilados y Pensionados de Bowen. "No me desconecto nunca, paso todo el día pensando en cómo solucionarle la vida a mis pares y no lo hago por dinero, lo hago porque lo siento", explica la mujer, de 72 años, que al estar tan comprometida con su causa decidió crear un ciclo radial llamado Jubilados en Acción, destinado a recibir los reclamos de los adultos mayores.


"Mi programa ya cumplió 10 años al aire, va los martes y jueves de 18 a 20.30 por la 94.7 FM del Este y se inició ante una notable falta de necesidades, por lo que me propuse hacer algo", cuenta. En su programa de radio, Roldán le presta el oído a la gente grande para que realice sus respectivos reclamos o para que le cuente sus problemas, que ella misma tratar de solucionar siempre y cuando estén a su alcance.


"Cuando quedé viuda mi único objetivo fue que las personas mayores tuvieran un bienestar. Yo pasé por una mala experiencia con mi madre porque murió sin tener una pensión, entonces decidí luchar por eso. Porque los jubilados tengamos una vida más justa", señala para luego agregar que a partir de ese momento supo que cuando ayuda a alguien también está ayudando a su madre.


"En el pueblo nos conocemos todos. Aquí no somos un número, somos personas con nombres y apellidos. Por eso quiero estar presente en cada uno de los abuelos que me necesiten", dice Cuki, que fue presidenta ocho años del Centro de Jubilados de Bowen, donde desde hace 26 integra la comisión y que tiene mil socios.


"Desde que me levanto hasta que me acuesto estoy con esto. Muchas veces entregamos bolsones con alimentos a quienes más lo necesitan y ayudamos a la gente como podemos, a nosotros nos donan sillas de ruedas, camas ortopédicas y a su vez le solucionamos de a poco el problema a los jubilados", dice.


"Vida, nada me debes. Vida, estamos en paz", aclara la mujer, que antes de ponerle fin a la comunicación se describe como "una jubilada más, que está del lado del pueblo, y que sólo quiere ayudar".



COMENTA LA NOTA