Espectáculos

Junín, Bs As
6.9 ºC
Humedad: 64 %
Pr: 1029.33 hPa
  Espectáculos  Viernes 12 de abril de 2019 - 14:54 hs.                727
  Espectáculos   12.04.2019 - 14:54   
La historia de bullying de Laura Esquivel durante "Patito Feo": "Me gritaban fea en la calle"
La protagonista de la recordada tira infantil contó cómo eran sus días mientras interpretaba a "Patito" con sus características trenzas, lentes y aparatos.


La historia de bullying de Laura Esquivel durante

En 2007 llegó a la televisión Patito Feo una tira juvenil que contaba la historia de Patito, una adolescente que se muda a Buenos Aires e ingresa a uno de los colegios más exclusivos gracias a su don para cantar. Allí formará parte de “Las populares” y se enfrentará a “Las divinas” –el grupo liderado por Antonella (Brenda Asnicar)-.


Sin embargo, a pesar del éxito, las giras, las presentaciones en el teatro y los miles de seguidores, Laura Esquivel, la protagonista, sufrió episodios de bullying en diferentes ámbitos y hasta reveló que la obligaban a llevar el look de Patito incluso cuando no estaba grabando la tira.


“Sufrí bullying en la calle, iba paseando con mi mamá y grupos de pibas me gritaban que era una fea y me comparaban con Antonella”, contó la actriz y agregó: “Pasaron muchos años de vida desde que pasó eso, terminé la secundaria, superé un poco la adolescencia y siempre tuve mucha contención de mi familia. Me bancaron en todo lo que necesité. Pero también como persona tuve que sanar por muchos lados”.


“La primera prueba de vestuario de Patito Feo yo tenía doce años y en el clímax del éxito tenía catorce; son edades en las que uno forma su personalidad y en las que tiene que fortalecerse como persona”, explicó en Por si las moscas. “Nunca odié al personaje pero entendí que era cruel. Lo trabajé internamente conmigo y después lo hablé en terapia pero no fue fácil para nada”.


En ese sentido, reveló las exigencias por parte de la producción para que mantuviera su personaje las 24 horas: “El primer año de Patito tenía que ir a todos los eventos con los anteojos y las trencitas. No estaba por contrato, pero me obligaban. Me parecía realmente absurdo y ridículo. Ya había hecho otras cosas y tenía que seguir con el personaje. Todavía no me podían mostrar ‘linda’ porque me decían que ‘se perdía la magia del final de la novela’”.





COMENTA LA NOTA