Junín, Miércoles, 19 Sept 2018  |  15:20 hs.
 Miércoles 12 de septiembre de 2018                205
    12.09.2018 -    
¿Al ginecólogo o a la ginecóloga? Opiniones sobre la polémica que desató Malena Pichot
La actriz cuestionó a quienes elegían un especialista de género masculino. Pero, ¿puede realmente una mujer elegir a su médico tan libremente?

¿Al ginecólogo o a la ginecóloga? Opiniones sobre la polémica que desató Malena Pichot

Una vez más, la actriz y comediante Malena Pichot desató una polémica a través de su cuenta en Twitter, al asegurar que, tanto para su salud mental como para la ginecología, elige especialistas mujeres. No sólo eso, sino que cuestionó duramente a quien no seguí esa misma línea y se inclinaba por profesionales de género masculino.


Malena Pichot


.


Durante muchos años existió, a nivel popular, la creencia de que los varones que se dedican a esta especialidad son “más delicados”. Obviamente, no hay estadística que compruebe la afirmación. Mientras tanto, se puso en agenda la violencia obstétrica, entendida según la Secretaría de Derechos Humanos como “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales”.


Marcia es politóloga y tiene 30 años. Para ella, la elección de su ginecólogo no tiene que ver con el género del médico. “No tengo en cuenta el sexo del especialista a la hora de consulta ginecológica (ni de ninguna otra especialidad)”, dijo a Entremujeres. Y añadió: “Honestamente, me siento cómoda con ambos y priorizo la calidad de la atención y el profesionalismo. Actualmente me atiendo con un varón”. En tanto, aclaró un punto vital para elegir en su cartilla: “A decir verdad, siempre dependió de mi disponibilidad horaria”.


En el caso de Soledad, periodista de 38 años, tuvo médicas mujeres, pero casi por casualidad. “Me resulta indistinto, aunque siempre me atendí con ginecólogas. En realidad, a la hora de elegir, tengo en cuenta más los horarios de atención y la ubicación del consultorio (es decir, qué tan cerca me queda de casa o del trabajo)”, sostuvo. “En general, cuando pido turno en una clínica o sanatorio, opto bajo esos parámetros y no tengo muy en cuenta si es mujer o varón”, amplió.


Por otra parte, mencionó: “Escuché eso de que los hombres son ‘más delicados’ o, lo que es peor, ‘que las mujeres son más yeguas’, pero para mí no es verdad, creo que no depende del sexo o género sino de lo que es el profesional como persona”. Este pensamiento, Soledad lo aplica a todas las especialidades médicas: “En ningún caso tengo en cuenta el sexo”.


A sus 60 años, Terezait se atiende con mujeres a la hora de hacer su consulta ginecológica. Sin embargo, no está conforme con sus últimas experiencias: “Siempre me toca alguna que no te dice nada, no te cuenta ni te responde”. Ofuscada, se refirió a los especialistas varones: “Son más educados y te cuidan más”. Para el resto de las especialidades, le “da igual”.


¿Mitos? ¿Prejuicios? Cada paciente opta más por lo que puede que por lo que quiere.


La importancia del control ginecológico

Según el doctor Martín A. Engel, del Servicio de Ginecología del Hospital Alemán, “el control ginecológico es fundamental para la prevención de distintas patologías, en especial aquellas relacionadas con el cuello de útero. Es recomendable realizarlo una vez al año, e involucra el Papanicolau (PAP), la colposcopia, y el examen mamario”.


En el caso de “los dos primeros, sólo se pueden realizar luego de haber iniciado relaciones sexuales, y con ellos se buscan posibles lesiones, es decir, imágenes que si se las deja evolucionar, puedan generar algún tipo de lesiones pre-cancerosas asociadas al cáncer de cuello uterino. Estos procedimientos son básicamente preventivos, aunque no sean estrictamente una prevención primaria”.


En cuanto a la patología mamaria, destacó que “resulta muy importante empezar a incluir el examen mamario en los controles ginecológicos. Se recomienda realizarse una mamografía y una ecografía mamaria entre los 35 y los 40 años, y luego de esa edad incluirlas rutinariamente en los controles”.

« volver atrás