Junín, Miércoles, 20 Marzo 2019  |  12:16 hs.
 Sábado 15 de septiembre de 2018                551
    15.09.2018 -    
Dólar hoy: ¿Conviene más que antes comprar una pickup nueva?
Cuáles son los factores que modificaron los precios de las camionetas en el último tiempo.

Dólar hoy: ¿Conviene más que antes comprar una pickup nueva?

Si se hace la conversión de pesos a dólares, hoy muchos autos 0 km cuestan menos que hace un tiempo luego del aumento de las últimas semana. De hecho, hay valores más bajos que los que se conseguían pos devaluación de 2002. Pero es cierto que la gran mayoría de los trabajadores del país cobran en pesos.


Sin embargo, muchos productores agropecuarios fijan sus referencias en dólares por el valor de los granos a nivel internacional. ¿Conviene entonces, hoy más que antes comprar una pickup?


La Toyota Hilux fue la última en renovarse y la más vendida entre las pickups.


Para esta comparación se tomaron los precios de las gamas (desde el más barato al más caro) de tres modelos que se vendían en 2002 y que también se ofrecen ahora. Esos son la Chevrolet S10, la Ford Ranger y la Toyota Hilux.


También se tomaron tres momentos distintos en los que el valor de la moneda estadounidense tenía un valor diferente. En 2002, un dólar costaba 3,5 pesos, en julio de este año llegó a 28 pesos y en la actualidad se disparó a 40,3.


En este análisis se podrá apreciar también el cambio de época y cómo las camionetas y sus precios se fueron modificando al ritmo de la tecnología, del tipo de utilización por parte de los usuarios y de algunas cuestiones impositivas y coyuntura de mercado.


Ford Ranger, Chevrolet S10 y Toyota Hilux en 2002.


Si se analiza el caso de la Chevrolet S10, su gama en 2002 iba desde los 11.540 a los 19.965 dólares. Mientras que en julio pasado, el rango era de 24.000 a 42.000 dólares y en la actualidad va desde 21.486 a los 38.000 dólares.



A pesar de que la marca del moño dorado es una de las que más ajustó sus precios en septiembre (aplicó un 20 % a toda su gama de vehículos), el cambio favorecería a aquel quiera comprar una unidad hoy si se lo compara con lo que costaba hace un par de meses.


Con la Ford Ranger pasa algo similar aunque la diferencia es más grande todavía para aquel que tenga dólares. En 2002 la gama de la camioneta del óvalo iba 11.970 a 21.085 dólares y ahora va de 16.436 a 32.893 dólares.



Si se compara con lo que costaba en julio de este año la diferencia es amplia, ya que la gama arrancaba en 20.000 y trepaba hasta los 42.000 dólares.


En el caso de la Toyota Hilux, la pickup más vendida del mercado, la ecuación es más o menos parecida, aunque era bastante más cara que sus competidoras en 2002: su oferta comenzaba en 15.570 y llegaba hasta los 28.530 dólares.



De todos modos, resultaba un valor inferior si se lo contrasta con los precios de ahora, que van de 17.089 a 32.751 dólares, y más aún si la referencia son los precios de hace dos meses, cuando la gama iba de 22.200 a 42.000 dólares.


Está claro que para el que tiene dólares y quiere cambiar su camioneta es una buena oportunidad para hacer una diferencia, a pesar de los aumentos de precios que experimentaron todas las listas de precios que reflejan sus valores en pesos.


Pero la otra parte de este análisis es tratar de comprender por qué aumentaron tanto las pickups en poco más de 15 años.


Primero hay que aclarar que el origen de estos tres modelos no ha cambiado. Tanto en 2002 como ahora, la camioneta de Chevrolet viene importada de Brasil y las de Ford y Toyota se fabrican en la Argentina.


La Ford Ranger es una de las más potentes del mercado y una de las de mayor contenido tecnológico y de seguridad.


Lo que sí hubo fue una enorme evolución mecánica. En aquel momento las versiones más potentes de esos modelos entregaban entre 116 (Hilux) a 135 (Ranger) caballos, cuando hoy van desde los 177 a los 200 caballos.


Además, ninguna ofrecía una variante con caja automática, un elemento común en cualquier pickup actual.


La calidad interior y el equipamiento son otros factores clave, tanto en el crecimiento de elementos de confort como en los de seguridad. Para tener una idea, en 2002 la S10 no incluía airbags (ni como opcionales y el sistema ABS de la Ranger sólo se aplicaba sobre los frenos delanteros.


En los modelos actuales las camionetas más equipadas vienen con 6 airbags y control electrónico de estabilidad y hay algunas, como los modelos de Chevrolet y de Ford, que vienen con sensores de cambio involuntario de carril y radares que miden la distancia de seguridad respecto de los vehículos precedentes.


Esa evolución de confort y seguridad hicieron que las camionetas sean cada vez más elegidas como vehículos para todos los días, inclusive para usarlas en entornos urbanos. Por eso la demanda fue cada vez más grande.  Y también por eso los precios fueron escalando.


Además, en 2002 estos modelos tenían como techos a camionetas más grandes, como la Ford F-100 o la Chevrolet Silverado, que no podían ser más baratas que una S10, una Ranger o una Hilux. En la actualidad, salvo el caso de RAM, las que antes se conocían como pickups medianas hoy son las dueñas del segmento.


El otro hecho que aceleró el precio de las pickups en los últimos años tuvo que ver con la aplicación por el gobierno anterior de un impuesto interno, conocido como "impuesto al lujo", a partir de enero de 2014.


Lo paradójico es que a las camionetas, por ser consideradas vehículos de trabajo, no se les aplicaba ese gravamen. Pero muchos usuarios terminaban optando por comprar una pickup, ya que el SUV que buscaban había aumentado por lo menos un 40 % producto del impuesto.


A pesar de todo, el segmento de las pickups sigue representando entre un 11 y un 13 porciento del total del mercado. Y seguirá siendo un vehículo clave a nivel ventas y fundamental para la industria: 2019 va a arrancar con 6 modelos de camionetas fabricadas en nuestro país.

« volver atrás