Junín, Lunes, 19 Agosto 2019  |  10:00 hs.
 Martes 13 de noviembre de 2018                385
    13.11.2018 -    
Dewy skin: la técnica de makeup que destaca la frescura de la piel
El paso a paso para lograr este look.

Dewy skin: la técnica de makeup que destaca la frescura de la piel

La apariencia de una piel híper fresca y húmeda, como si recién nos hubiésemos dado un chapuzón en la pileta, es uno de los efectos buscados para los makeup looks del verano 2019. La propuesta es la técnica de dewy skin (piel rociada) que, en contraposición a la terminación híper mate, busca remarcar la luminosidad de la piel y lograr una terminación con el satinado justo.


Si bien este efecto está asociado con los cutis más jóvenes, “con los productos adecuados, se adapta a distintos biotipos y también puede ayudar a incrementar la salud de la epidermis”, explica Majo Sánchez,  maquilladora profesional.


La clave es la higiene y preparación de la piel.


La makeup artist Bettina Frúmboli, influencer regional de belleza, también coincide en que no hay restricciones para aplicarla. “La preparación será determinante para lograr la imagen buscada, ya que en las pieles secas hará falta mayor humectación previa y en las oleosas, productos libres de aceites”, aclara.


Manos a la obra

Para ponerlo en práctica, Sánchez explica los pasos básicos.


1. Preparar la piel. El primer paso es higienizar y purificar el cutis (además del producto usados habitualmente, se puede aplicar un exfoliante con microgránulos). Luego, tonificar e hidratar. Para reforzar este último paso, una opción es brumizar el rostro con agua termal.


2. Aplicar la base. Sí o sí, debe elegirse un cosmético liviano y ultra ligero y evitar aquellas presentaciones compactas y pesadas, porque irán contra este estilo. La clave será aplicarla con movimientos suaves de lustre, realizados con una brocha de base grande (si es de fibra óptica, mucho mejor).  La idea es ir generando de a poco un acabado satinado y luminoso, con la colocación de las capas necesarias de maquillaje. 


Los ojos y labios en colores rosados suaves forman una buena dupla con esta técnica.


3. Marcar los puntos de luz. Este paso consiste en aplicar el iluminador en los puente de la nariz, el mentón, el entrecejo, los temples y los pómulos. Colocando de menos a más y esfumando, para lograr una terminación natural. Lo mejor, en este caso, será elegir un producto líquido o cremoso.


Para completar, “un poco de gloss o un labial en crema, en tonos nude, en la gama del rosa o durazno serán los mejores aliados para los labios y las mejillas. Hay que tener en cuenta que el look siempre tenderá a lo natural”, agrega Frúmboli.


A toda hora

“La intensidad del glow se puede regular según las circunstancias”, agrega Sánchez. Para el día y más aún en verano, lo mejor será mejor no aplicar demasiado iluminador; y para el invierno, destacar los puntos de luz.


El resto, solo animarse a lucirlo. “Porque no hay nada más chic que una piel fresca y lozana”, finaliza Sánchez.

« volver atrás