Junín, Jueves, 24 Enero 2019  |  10:31 hs.
 Domingo 18 de noviembre de 2018                427
    18.11.2018 -    
La cosecha de trigo promete grandes desafíos
El mantenimiento preventivo de los equipos cobra mayor importancia cuando se espera una trilla récord.

La cosecha de trigo promete grandes desafíos

La cosecha de trigo que se iniciará en breve traerá consigo varios hitos, algunos de los cuales son realidades y otros se están construyendo a paso firme. El hecho es que, más allá del protagonismo de los contratistas que manejan un elevado porcentaje de la superficie, habrá una buena campaña de fino para cosechar en tiempo y forma. Ello traerá aparejado mayor demanda de trilladoras en un tiempo bastante acotado y en fechas que, hilando fino, dependerán de cada zona en particular. Así que quienes manejan equipos precisarán imperiosamente prepararse a tiempo, para que se les escape la menor cantidad de superficie posible.


Otro hito es el alto rinde que se está construyendo desde la siembra. Llovió bien en muchas zonas y, si bien en algunas zonas hubo problemas de tormentas y granizo, en líneas generales, habrá lotes que demandarán buena y rápida atención. 


Además del crecimiento en el área, se espera buenos rindes.


Por otra parte, si bien la capacidad de trilla existente en nuestro país es más bien generosa, también es cierto que el negocio de la empresa maquinaria esta pasando por un momento de ajuste importante de costos. Y ello es debido a ciertas condiciones del mercado tales como los altos intereses que hacen difícil toda financiación de los gastos como combustible y repuestos. Ello quiere decir que quienes cuenten con espaldas, o sea capital propio, para hacerse de los insumos necesarios para la trilla, serán quienes más negocios realicen. Con la “capacidad de hacerse de los insumos” significa abonarlos efectivamente antes de los 30 días y llegar con las cuentas sanas a febrero, marzo y abril cuando se efectivice el cobro de las tareas de la trilla.


En otros términos, la capacidad de cosecha se verá más que en la tenencia del equipo y en sus aspectos técnicos como ancho de trabajo y su “aggiornamento” tecnológico, en la capacidad de pago de la empresa maquinaria con recursos propios. El cuello de botella este año andará por el lado del estado del equipo desde la óptica de su mantenimiento preventivo, la precia del personal a cargo de los equipos en el lote, y la logística en lo que hace a combustible y a todos los insumos. La tecnología cuenta, sin duda, pero este año la logística manda. A continuación, una breve lista de algunas claves para prepararse para la cosecha, que no estan en orden de importancia.


El mantenimiento de la cosechadora es recomendable practicarlo en el sentido del flujo del material en ella, empezando por el cabezal, recorriendo todo el equipo hasta llegar a los órganos de cola. Los que dejan preparado el rastrojo para la siembra.


Con el molinete del cabezal, ubicado en la posición más baja y más atrás, se precisa una distancia entre las púas y los dedos de la barra de corte de al menos 0,5 cm. Así se evitan choques entre molinete y barra de corte durante el trabajo. Asimismo, la distancia deberá será igual en ambos extremos del molinete lo que asegura su buen funcionamiento en todo su ancho.


El filo de las cuchillas y contra cuchillas debe estar en muy buen estado de conservación. Este detalle tiene un múltiple efecto de gran relevancia. Por un lado, el buen filo produce un corte sin trabas para el avance del equipo, por otro se evita el daño a otros componentes de la transmisión de movimiento a la barra de corte, y finalmente el buen filo genera un importante ahorro de combustible, que tendrá incidencia notable esta campaña.


En el sinfín, revisar que el movimiento del mismo en vacío sea continuo y sin sobresaltos. Si existen dedos con desgastes revisar que no exista un roce inoportuno, y cambiar los dedos que sean necesarios. En el caso del draper, verificar que no patinen las correas, verificar que el movimiento de cada una sea continuo y suave. La alimentación continua y sin oscilaciones de carga desde el cabezal a la cosechadora es notablemente importante para la capacidad de digestión de la máquina y para lograr el menor consumo de combustible posible.


El buen estado de las muelas o las barras de trilla según sea una máquina de cilindro cóncavo o una de rotor es fundamental para el trabajo de desgrane y para el consumo de gasoil. Muelas o barras gastadas no trillan y aumentan el consumo de gasoil.


El cilindro de trilla balanceado externamente a la cosechadora aumenta la vida de la máquina y hace a un trabajo más tranquilo para el operador. Controlar el paralelismo entre el cilindro y el cóncavo es fundamental para el trabajo de la trilla.


Correas y cadenas, las primeras sin fisuras ni zonas cristalizadas, endurecidas. Las segundas correctamente tensas, con un juego de medio centímetro aproximadamente. Muy tensas, gastan los rodamientos antes de tiempo. Muy flojas o estiradas, pueden saltar de sus dientes.


Verificar el estado de los sacapajas y sus órganos de movimiento que no tengan roces atípicos Verificar el estado de los órganos de limpieza, zarandón, zaranda y ventilador. Sin roces en su movimientos ni deformaciones. Los elevadores de grano, sin roces innecesarios, ni deformaciones. Por último, lo más importante, revisar a fondo el manual de uso del equipo, y contar con el operador entrenado y motivado como el mejor jugador de la cancha.

« volver atrás