Junín, Lunes, 25 Marzo 2019  |  15:38 hs.
 Miércoles 21 de noviembre de 2018                366
    21.11.2018 -    
A los chinos nos les gusta el olor a auto nuevo y piensan “hornearlos” para sacárselo
En china lo consideran desagradable y es el principal reclamo por parte de los usuarios.

A los chinos nos les gusta el olor a auto nuevo y piensan “hornearlos” para sacárselo

Pocas sensaciones tan satisfactorias como la de ingresar al vehículo recién estrenado, cerrar la puerta y antes de colocarnos el cinturón de seguridad y poner en marcha el motor, inspirar de manera profunda. Ese perfume que reconforta y satisface es el olor a auto nuevo.


Sin embargo, parece que a no todo el mundo le gusta, ya que en China están estudiando alternativas para poder sacárselo.


Ese olor que es valorado en gran parte del mundo occidental y que uno extraña cuando lo pierde, en China lo consideran como una característica negativa en un vehículo. De acuerdo con un estudio de la consultora J.D. Power un 10 % de los usuarios chinos se quejaron en 2018 por el olor a nuevo que venía con su vehículo.


Se realizan distintas pruebas sobre los materiales del interior.


El perfume que tiene un auto en su interior cuando es nuevo está formado por distintos elementos. Por un lado, hay compuestos orgánicos volátiles que se liberan de materiales como el cuero, el plástico o el vinilo. A su vez, estos se terminan mezclando con pegamentos y adhesivos, junto con aromas que pueden desprender las fibras de una alfombra o una superficie pintada.


Este olor es tan característico y valorado, al menos en Occidente, que son varias las empresas que cuentan con un departamento específico para tratar el perfume interior e identificarlo con la marca. Es más, en Europa, los Estados Unidos y también en Argentina se venden perfumes de ambiente variedad "auto nuevo".


Pero las exigencias para un auto a estrenar son opuestas en China. Y por tratarse del mercado más importante del mundo (el mercado automotor superó las 28 millones de unidades vendidas en 2017), nadie quiere ofrecer vehículos que tengan alguna característica desagradable.


"El olor interior desagradable sigue siendo el principal problema de la industria en ese mercado", dijo Brent Gruber, de J.D. Power en una publicación de Detroit Free Press. "Para poner eso en contexto, es casi el doble de la tasa de problemas del segundo problema más frecuente, que es el consumo excesivo de combustible" añadió.


Hay departamentos exclusivos para tratar el perfume interior de los vehículos.


Es por eso que varias compañías cuentan con "olfateadores" de vehículos que se encargan de recorrer el interior de un vehículo con su nariz para tratar de detectar algún olor que resulte desagradable para el cliente chino.


Ford, por ejemplo, ocupó varios titulares el año pasado cuando se supo que contaba con un equipo de 18 probadores de olores, también llamados "Los Narices Doradas", que se encargaban de que los autos nuevos no huelan mal.


Pero la marca del óvalo planea ir un poco más allá para minimizar cualquier posibilidad de que algún perfume aparezca en el interior al momento de la entrega. Y lo hará con un "horneado" natural.


De acuerdo con la publicación del medio estadounidense, Ford lleva desarrollando una patente para quitar el olor a nuevo de los vehículos. Según se describe, es con las altas temperaturas como se liberan esos perfumes interiores del vehículo.


El calor acelera el proceso de emanación de aromas.


Entonces la idea de la empresa es dejar los autos estacionados al sol, con las ventanillas apenas bajas. En caso de ser necesario, inclusive plantea encender el motor y el sistema de climatización del vehículo.


"Mientras que el olor a auto nuevo está arraigado en la cultura estadounidense, sabemos que a los clientes chinos no les gusta ese olor. Y esta patente es el resultado de años de investigación y es solo una idea que estamos considerando para su uso futuro", dijo Debbie Mielewski, líder técnico en sustentabilidad de materiales en Ford.


De hecho, el sistema plantea incluir un software especial y varios sensores de calidad del aire para vehículos autónomos o semiautónomos. De esta manera, el automóvil determinaría si las condiciones son adecuadas para expulsar compuestos. Y hasta podría ir a estacionarse solo bajo el sol para eliminar el olor.

« volver atrás