Junín, Lunes, 25 Marzo 2019  |  14:49 hs.
 Viernes 30 de noviembre de 2018                337
    30.11.2018 -    
Los movimientos feministas le plantan bandera a Bolsonaro en Brasil
Las mujeres que se reunieron en la campaña multitudinaria #EleNão no piensan retroceder frente al conservadurismo de Bolsonaro o una posible pérdida de derechos.

Los movimientos feministas le plantan bandera a Bolsonaro en Brasil

El conservadurismo se reinstala en Brasil y los movimientos feministas buscan unirse para hacer contrapeso a sus declaraciones. Elegido presidente el 28 de octubre con cerca de 58 millones de votos, Bolsonaro se hizo conocido por sus declaraciones misóginas, y una campaña marcada por advertencias como "colocar un punto final a todos los activismos" en Brasil.


Al mismo tiempo, mujeres de diversas edades, corrientes políticas y clases sociales se unieron contra el candidato en la campaña #EleNão ("Él no", en español), que llevó a las calles a millones de brasileñas en septiembre. Contar con esa capacidad de convocatoria es un desafío que los movimientos sociales y feministas tendrán a partir del 1 de enero de 2019.


"No sé bien cómo nos vamos a organizar", admite la filósofa Djamila Ribeiro. "Creo que vamos a continuar resistiendo y creando estrategias a partir de aquello que vaya sucediendo", considera.


Feminismo, la otra lengua, ¿incomprendida?

Esta organización actual de las mujeres "es un movimiento muy interesante, histórico, continuo, que cada vez gana más fuerza. Creo que es difícil lo que viene. La mitad de la población está contra él (Bolsonaro). Son millones y millones de personas que también van a resistir y pensar en estrategias para seguir. Todo tiempo histórico tiene dificultades", recuerda Ribeiro.


El Congreso que asume funciones el próximo año es ampliamente definido como uno de los más conservadores desde el fin de la dictadura (1964-1985). Y, pese a que el porcentaje de mujeres es mayor, muchas de ellas están en la línea de extrema derecha del presidente.


Elecciones presidenciales Masivas marchas contra el racismo y machismo del ultraderechista Jair Bolsonaro. Foto: AFP.


"Cuando la democracia retrocede, las mujeres se quedan por el camino, porque son cuerpos históricamente marginados. Son tiempos difíciles pero tenemos que ser optimistas, el pesimismo no sirve de nada", considera la actual concejal por Niterói.


Bolsonaro venció pese a las intensas manifestaciones que ellas lideraron y que, para algunos analistas, tuvieron el efecto contrario, sobre todo en personas que cuestionaban el radicalismo de algunos movimientos. Las consignas feministas no parecen llegar del todo a algunos sectores de la sociedad que consideran que no existe desigualdad entre hombres y mujeres. 


Vista de la consigna ELE NAO (el no) durante un acto de campaña del candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, hoy, miércoles 24 de octubre de 2018, en Sao Paulo (Brasil).


"Nos equivocamos. Bolsonaro era una broma (...), nunca nos preocupó. Ahora tenemos que unir todas las fuerzas, incluso para que tengamos discrepancias. Necesitamos volver al territorio de la escucha. Tenemos que escuchar a nuestras bases para transformar ese escenario", comentó Taliría Petrone, amiga y compañera de la militante asesinada Marielle Franco en un foro a inicios de este mes, en Rio.


Un hito en la historia de Brasil

Según las declaraciones de Céli Regina Jardim Pinto, profesora del Departamento de Historia de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul para la BBC, la manifestación de "#EleNão" del 29 de septiembre fue la mayor manifestación de mujeres de la historia de Brasil, marcando un hito para el feminismo latinoamericano.


El movimiento, según dicen, nació a través de una página de Facebook llamada "Mujeres unidas contra Bolsonaro", que cuenta actualmente con cuatro millones de mujeres.


Sus ideas sexistas, homofóbicas y racistas le valen al presidente electo de Brasil la oposición de diversos sectores y el apoyo, en su mayoría, de sectores ligados al evangelismo. Son conocidas las declaraciones a una congresista "que era tan fea que no valía la pena violarla", también asimiló la homosexualidad con la pedofilia. Se lo compara con su colega del norte, Donald Trump. 


"El Estado de Rio tal vez sea el más perjudicado por el conservadurismo, en diferentes formas", considera Eliana Sousa. "Pensar en garantías de derechos humanos, defensa de la población, como hacemos, en una agenda enfocada en la favela, va a ser difícil. Estamos esperando un escenario mucho peor al actual, que ya es muy malo", resume la educadora. "Ante eso, estamos pensando en cómo hacernos más visibles y abordar ese problema conjuntamente", comenta.


"Nadie tiene respuestas sobre lo que va a ocurrir, pero ya comenzamos a organizarnos. Desde octubre hemos sido llamadas para facilitar cursos sobre seguridad digital, por ejemplo. Tanto en mi activismo personal como institucional, ya estamos reuniéndonos y pensando, bajo aquel lema: nadie suelta la mano de nadie", sostiene.


El papel de las mujeres en las diferentes esferas de actuación- política, académica o social- aún debe ser definido, pero hay consenso entre las feministas que ningún retroceso en sus derechos pasará pacíficamente.


Marcha protesta contra Bolsonaro, pins. Foto: Reuters. Alexandre Schneider.

« volver atrás