Junín, Viernes, 14 Dic 2018  |  00:00 hs.
 Jueves 06 de diciembre de 2018                278
    06.12.2018 -    
Autobronceantes: claves para obtener lo mejor del sol, sin sus riesgos
Los formatos evolucionaron y a la tradicional crema se le suman presentaciones en spray y hasta hay centros profesionales que trabajan con pistolas pulverizadoras.

Autobronceantes: claves para obtener lo mejor del sol, sin sus riesgos

El bronceado disimula la celulitis, camufla las estrías, estiliza la figura y da una apariencia más juvenil; sin embargo, la radiación solar provoca envejecimiento prematuro. Pero llevarse lo mejor del sol sin cargar sus contras es posible, la solución, que existe desde hace años, es el autobronceante. La novedad es que gracias a nuevas formulaciones ya no dejan la piel naranja y vienen en formatos que facilitan su aplicación, por eso permiten lograr un tono parejo, prolijo y sin manchas.


Hoy en día, la mayoría de estos productos combinan dos activos: dihidroxiacetona (DHA), un derivado de la caña de azúcar, y eritrulosa; ambos hacen que la piel adquiera color de manera progresiva, así se logra un tono parejo y más natural.


Los formatos también innovaron, de la tradicional crema se pasó a presentaciones en spray y hasta hay centros profesionales que trabajan con pistolas pulverizadoras. Según indica la dermatóloga Florencia Paniego, “las cremas dejan residuos y dependiendo del tipo de piel eso puede generar alguna oleosidad, por eso recomiendo productos que no tengan vehículos grasos o glicerol y sean oil free, como el spray”, explica la médica, y apunta otro beneficio: “Facilitan la aplicación y aseguran una absorción más uniforme”.


Si bien hay marcas que cuentan con autobronceantes hipoalergénicos y aptos para pieles sensibles, los especialistas recomiendan probarlo en algún sector de la piel y ver cómo reacciona. “Lo importante es que el producto sea dermatológicamente testeado y esté autorizado por la ANMAT. Esta información está disponible en el envase”, indica Vanina Gegdyszman, médica dermatóloga de Sanatorio Modelo de Caseros.


Claro que, en casos puntuales, como en quienes padecen de dermatitis atópica, estos productos están desaconsejados.


Los centros donde lo aplican profesionales ofrecen otras ventajas, en lugar de un solo color estándar trabajan con diferentes tonalidades. “Conversamos con los clientes para definir qué tipo de bronceado quieren, evaluamos su fototipo de piel y en base a eso elegimos cuál de los tres tonos vamos a utilizar”, explica Florencia Dalle Palle, socia de Tan&Go, donde ofrecen el servicio de autobronceado.


Ahora bien, ¿cuántas veces por semana se puede usar el autobronceador para lucir un tono óptimo, es decir, que no pase desapercibido, pero que tampoco llegue al exceso? (cómo olvidar ese capítulo de Friends en el que el personaje de Ross Geller iba a una cabina autobronceante y, por error, pulverizaba el producto cuatro veces hasta parecer un chocolate).


Las especialistas recomiendan dejar pasar de tres a cinco días entre colocaciones. Y coinciden en señalar que no hay riesgo de que el producto se vuelva perjudicial. “Se puede utilizar todo el año porque la descamación de la piel es rítmica. Es decir, la capa de células en donde el autobronceante se acumula se descama, por eso no genera problemas a nivel sistémico”, amplía Gegdyszman.


De todas formas, vale aclarar que por más que se utilice un mismo autobronceante con igual frecuencia, el efecto será diferente en cada persona. Es que, como indica Paniego, “el tono será mayor o menor en función de la cantidad de los aminoácidos de la epidermis y de su ph. Además, las pieles secas toman mayor color que las grasas”.


Si la idea es desterrar la palidez antes de una fiesta o evento, se sugiere aplicarlo dos días antes, para que el color esté bien asentado.


Y aunque se puede utilizar en todo el cuerpo, muchos prefieren colocarlo solo a nivel corporal y en el rostro sustituirlo con make up. Igualmente, las bases y polvos tonalizadores son compatibles con los autobronceantes; “solo hay que esperar a que seque bien el producto y luego maquillarse; eso sí, es clave tener en cuenta que en tres o cuatro horas se adquiere mayor color, por eso se recomienda no usar bases muy oscuras”, advierte Paniego.


Aplicación perfecta en el hogar

Es necesario remover las células muertas para que la piel quede lisa y pareja y así absorba el producto en forma uniforme. “Hay que poner énfasis en zonas como codos, rodillas y tobillos. Este paso hay que repetirlo una vez por semana”, indica Gegdyszman.


¿Por qué hacerlo en forma semanal si el producto se aplica mucho más seguido? Paniego lo explica: “Al exfoliar lo que se hace es una limpieza de residuo, ya que el proceso de descamación dura 15 días”.


El segundo paso es humectar bien la piel con una crema (si se va a aplicar en rostro y en cuerpo, hay que elegir una hidratante específica para cada zona); una vez que el producto penetró en su totalidad, es momento de colocar el autobronceante.


Se requiere atención para esparcir en forma pareja y más en la cara, zona en la que “se debe evitar el contorno de ojos, las entradas del cabello y las cejas; y no hay que olvidarse de la parte externa de las orejas y del cuello”, aconseja Paniego.

« volver atrás