Junín, Viernes, 14 Dic 2018  |  00:06 hs.
 Viernes 07 de diciembre de 2018                204
    07.12.2018 -    
Ocho pasos para activar tus emociones positivas
Durante mucho tiempo fueron una cuenta pendiente de la psicología tradicional, que se centró en la angustia y el sufrimiento. La corriente positiva explica cómo enfocarse en los recursos y fortalezas.

Ocho pasos para activar tus emociones positivas

Se estudió en psicología y en ciencias humanas diez veces más sobre los aspectos negativos y el sufrimiento de los pacientes que sobre los recursos para estar bien, el florecimiento de la salud y las emociones positivas. En el enfoque tradicional de la psicoterapia, se ha investigado abundantemente sobre la angustia y el sufrimiento de los pacientes, el malestar y los síntomas que afectan a la salud mental. No sucedió lo mismo con los recursos y cualidades de las personas para superar sus estados negativos, y florecer hacia el estado de salud.


Las emociones positivas han sido una cuenta pendiente de la psicología tradicional. Expanden su horizonte intuitivo y académico, al considerarse los aspectos sanos y provocadores de salud y bienestar; además de superar el peso de los síntomas que causan padecimientos psicológicos.


Desde la psicología académica y el tratamiento efectivo con pacientes depresivos, el prominente psicólogo Martín Seligman destaca la importancia de integrar los elementos que contribuyen a la recuperación y al logro del máximo potencial. Resalta el descuido en que incurrió la psicología tradicional al dejar de lado las fortalezas y recursos para alcanzarlo.


Emociones como la alegría, el entusiasmo y la satisfacción, el humor, el orgullo, el coraje y la perseverancia, el ahínco, el fluir, la diversión y la gratitud, la curiosidad junto al asombro, fueron omitidas y relegadas por la sobreatención prestada sobre las emociones negativas.


La Psicología Positiva (PP), además de Seligman, tiene la contribución de autores Sonja Lyubomirsky, Bárbara Fredrickson, Mihaly Csikszentmihalyi. Ellos acentúan la importancia de enfocar en los recursos, fortalezas, y aspectos positivos a la hora de suprimir o menguar los síntomas anímicos y conductuales. Este enfoque novedoso se integra a otras perspectivas psicológicas, siendo en principio afín a la terapia cognitiva.


El trabajo sobre las emociones positivas puede hacerse dentro y fuera de la psicoterapia.


Cómo activarlas

La inclusión de las emociones positivas debe ser hecha dentro y fuera de la psicoterapia. A continuación, 10 pasos para empezar a activarlas.


➊ Un primer paso es identificarlas. Es necesario realizar un etiquetado de cada una de ellas y una exploración que permita visibilizarlas y entender su presencia.

➋ Luego de etiquetarlas, es útil reflexionar sobre las situaciones en que cada una de ellas se manifiesta en uno y cómo nos sentimos al ser afectados por su estímulo.

➌ Llevar un diario de emociones positivas. Consiste en, además de detectar en qué situaciones sentimos cada una de estas emociones, proponer estratégicamente actividades para promoverlas.

➍ En caso de asistir a un tratamiento profesional, se puede realizar un listado de ventajas y desventajas de activarlas, y reflexionar sobre los efectos que tienen sobre la salud y el bienestar.

➎ Crear una lista de imágenes, frases, sonidos y demás estímulos que las activen. Con esto se puede explorar la influencia sobre los sentidos.

➏  Limitar la crítica extenuante (hipercrítica, queja) y la actividad rumiativa (pensamientos recurrentes), ya que estas tendencias de la mente opacan y excluyen a las emociones positivas y al estado de plenitud.

➐ Se puede hacer un listado de actividades de dominio, agrado y expansión para realizar y explorar el efecto que producen en uno. El diario de actividades de dominio y agrado se ha practicado como un elemento de la terapia cognitiva. Las actividades de dominio aumentan la sensación de autoeficacia y de valía personal; permiten ejercitar destrezas y capacidades, conectan con la realidad y con uno mismo. Se puede listar hobbies, destrezas personales, deportes, tareas interesantes para el sujeto, trabajos o conocimientos nuevos que acrecientan intereses y capacidades, generando apertura hacia lo nuevo.

➑ Se puede rescatar modelos de personas representativas, que habitan sus emociones positivas y podemos observar cómo las sienten y qué hacen a partir de ellas. Esto es importante ya que las personas aprendemos por modelado nuestras conductas y actitudes, observando el desempeño de otros significativos y del entorno próximo social.


Psicoeducar sobre emociones positivas no se limita a las personas que consultan a un profesional de la salud mental. Apunta a un público más amplio, que tiene la potencialidad para las emociones placenteras, y desea saber cómo influyen en su bienestar y salud.


*Martín Berasain es psicólogo cognitivo positivo. Autor de “Emociones Positivas” (2015, Bonum) y de “Activá tus Emociones Positivas” (2018, Hojas del sur).

« volver atrás