Junín, Miércoles, 21 Agosto 2019  |  23:31 hs.
 Domingo 16 de diciembre de 2018                881
    16.12.2018 -    
El verano es la mejor época para dejar los pañales, y otros mitos de la crianza
Dos pediatras explican si ideas muy difundidas sobre la salud y el crecimiento de los chicos son verdaderas o falsas.

El verano es la mejor época para dejar los pañales, y otros mitos de la crianza

“Que si andan descalzos, se resfrían”. “Por la noche, mientras duermen, crecen”. “Tienen fiebre porque le crecen los dientes”. Convicciones que de tanto decir parecen ciertas. ¿Lo son? ¿Existe base científica que ampare creencias que sobrevivieron quién sabe cuántas generaciones?


Dos médicos pediatras, el doctor Guillermo Goldfarb, responsable de Informática Médica del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, y la doctora Ángela Nakab, especialista en pediatría y adolescencia, desmitifican lo aprendido y repetido, a veces, sin saber por qué. Ambos integran la Sociedad Argentina de Pediatría.


“Tiene fiebre porque le crecen los dientes”

Falso

Tema controvertido. Genera opiniones diversas, incluso entre los colegas. Si bien un estudio brasilero (Sign and Symptoms or Primary Tooth Erupcion) determinó que aparece un ligero aumento de la temperatura corporal el día de la erupción dentaria, y el siguiente; en realidad, los pocos estudios que se han hecho no validan la hipótesis de que la erupción dentaria produce fiebre en los chicos. Si la fiebre –en cualquier caso- llegara a los 38 grados, habría que determinar la causa, no asumir que se trata del motivo mencionado, afirma Goldfarb.


Si tiene fiebre, hay que consultar.


“Los chicos, mientras duermen, crecen”

Verdadero

Es cierto que durante la infancia y la adolescencia la hormona de crecimiento se libera durante la fase de sueño profundo, por la noche. Esa fase se alcanza a la hora y media de estar durmiendo; luego se repite tres o cuatro veces más. Cabe aclarar que la deprivación ocasional no impacta sobre el crecimiento; sólo el impedimento sistemático de las horas necesarias de sueño, dice el pediatra.


nena durmiendo


“Si levantás mucho a los bebés de la cuna para abrazarlos, se acostumbran y malcrían”

Falso

Los niños están nueve meses dentro de la panza, de un día para el otro están fuera, es natural que requieran del calor personal. La teoría del apego habla de esta relación vincular estrecha y segura que el niño siente cuando está en brazos de su objeto de amor. La realidad es que cuanto más afecto y estimulación emocional, mejor será el desarrollo del sistema psíquico, emocional del niño; la capacidad de juego, y posibilidad de aprendizaje. Sí, es probable que se acostumbren a los abrazos, pero derribemos el mito que sentencia que los abrazos malcrían. Los bebés piden abrazos porque los necesitan, subraya Nakab.


“Los chicos se resfrían por andar descalzos”

Falso

No existe ningún estudio científico que avale que el andar descalzos aumenta el resfrío en los niños. Es real que el invierno favorece el contagio del virus del resfrío, pero se debe a qué solemos cerrar las habitaciones en lugar de ventilarlas. Los chicos se resfrían por contagio del virus de otras personas.


No se resfrían por andar descalzos.


Las plantas de los pies son sensibles; es recomendable que, si se hallan en un ambiente agradable, los niños, sobre todo al comenzar a caminar, sientan el piso; que disfruten la sensibilidad que ofrecen las plantas de los pies contenedoras de gran número de terminaciones nerviosas, tranquiliza la médica.


“La mejor época para que los chicos dejen los pañales es el verano”

Falso

El control de esfínteres tiene que ver con lo neuromadurativo vinculado a lo emocional, al desarrollo de la vejiga y las vías urinarias. Notamos que un niño está preparado para controlar esfínteres durante tres etapas: en la primera, nota que se hizo pis; en la segunda, percibe mientras se está haciendo; en la tercera, se da cuenta que tiene ganas de hacer. El proceso puede ocurrir en cualquier época del año. Si el chico empieza a hablar del tema, juega con agua, la traspasa de un vaso al otro, entonces podremos acompañarlo.


A derribar el mito del verano y los pañales, pide Nakab. Lo importante es que el niño esté preparado y los padres disponibles. Cuando el control de esfínteres es propuesto como entrenamiento por parte de los padres, se trata, en realidad, de un condicionamiento.

« volver atrás