Junín, Jueves, 24 Enero 2019  |  09:28 hs.
 Martes 01 de enero de 2019                194
    01.01.2019 -    
Hablar con amigas ayuda ¡y mucho!
Un estudio afirma que socializar reduce el estrés y la ansiedad que la mayoría de las mujeres refleja ante alguna circunstancia, por lo que liberar sus emociones las hace sentir bien.

Hablar con amigas ayuda ¡y mucho!

Las muejres hablan mucho, eso dicen los hombres y también las propias mujeres que tienen gran facilidad para contarle a sus amigas lo que sea. Y un estudio abala esta actividad diciendo que alivia angustias, eleva la progesterona e incluso es mejor que ir al psicólogo.


El hecho de socializar reduce el estrés y la ansiedad que la mayoría de las mujeres refleja ante alguna circunstancia, por lo que liberar sus emociones al hablarlo con amigas, genera que la hormona de las emociones positivas aumente y las haga sentir bien. La progesterona es una hormona que fluctúa con el ciclo menstrual, promueve afectos y conductas más benévolas con el entorno. En otras palabras, facilita la vinculación social.


Para realizar el estudio, se examinó  la relación entre cercanía interpersonal y progesterona de 160 mujeres, donde a través de muestras de saliva, se midió presencia de esa hormona y los niveles de estrés. Además de analizar sus ciclos menstruales. Sólo bastó poner a las mujeres a trabajar en parejas, para revelar qus los niveles de progesterona de las mujeres a las que se les asignó la realización de tareas emocionalmente neutras disminuyeron, mientras que los de aquellas que participaron en el ejercicio de acercarse a otra se mantuvieron o se elevaron.


Estudios anteriores habían revelado que el nivel de progesterona es directamente proporcional al deseo de vincularse con otros, pero esta investigación demuestra, así mismo, que las relaciones humanas aumentan la producción de esta hormona. Para la psicóloga Argelia Medina, profesora de la Universidad Javeriana, la conversación entre amigas puede tener muchísimos beneficios, al grado de compararlo con una terapia psicológica, aunque recomienda no entablar conversaciones muy personales con gente poco conocida.    

« volver atrás