Junín, Jueves, 24 Enero 2019  |  10:16 hs.
 Domingo 06 de enero de 2019                187
    06.01.2019 -    
¿Cómo administrar la vida para mujeres ocupadas?
¿Alguna vez te preguntaste cuál es tu propósito en la vida? ¿Alguna vez sentiste que la vida se viene sobre ti sin darte tiempo ni siquiera a empezar el día? ¿Sientes que nunca lo lograrás sola, que en la vida debe haber algo más que esto que vives todos los días?

¿Cómo administrar la vida para mujeres ocupadas?

Has llegado al lugar correcto.  En este artículo desarrollaremos a través de un viaje por 6 áreas de tu vida, el cómo poder administrar la vida, utilizando sabiamente el tiempo que Dios nos ha dado para salir adelante con todo.  Aprenderemos algunas disciplinas y daremos  ejemplos del cómo alcanzar nuestras metas y programas del día  sin sentirnos cada noche como si nos hubiera pasado un tren por encima.


Empecemos por el área más importante: Tu vida Espiritual.


¿Por qué debemos invertir tiempo en nuestra vida espiritual?  Primero,  debemos reconocer que el invertir tiempo en nuestra relación con Dios trae muchos beneficios a nuestra agitada agenda.  Tomar los primeros minutos del día para hablar con Dios y reconocer  que necesitamos de sus fuerzas, de su sabiduría y de su guía nos llenará de energía, de paz y de fé, elementos que importantísimos para cumplir con  una tarea tan compleja como la de ser Mujer, una mujer ocupada.  El principio que se aplica en este primer punto es que debemos entregar a Dios las primicias de todos nuestros frutos, y el tiempo es una primicia.  Si le entregamos a Dios los primeros minutos del día, recibiremos una bendición mayor sobre las restantes horas y minutos, veremos cómo el tiempo rinde y alcanzaremos nuestras metas diarias.  


¿Cómo hacerlo?

1-Tome como costumbre orar cada mañana al levantarse, dele gracias a Dios por la oportunidad de vivir un día más.


2-Busque algún libro de lecturas diarias que le permitan estudiar o recibir mensajes positivos. Lea una cada día, medítelo y trate de aplicarlo en su vida.


3-Nunca salga de su casa sin orar o tener este rato de comunión con Dios.


4-Al regresar a casa o finalizar una tarea o todas sus tareas del Día, dé gracias.


Tres principios fundamentales para crecer en tu vida espiritual:


1-    Reconocer que nada depende de ti.


2-    Ser agradecida.


3-    Alimentar tu espíritu a través de la oración y la lectura de la palabra de Dios.


Area Física:   Desarrollar este tema nos enfrenta con una de las áreas en las que más nos cuesta invertir tiempo: nuestro cuerpo.  Acá vemos como dos tendencias en las mujeres: unas se preocupan demasiado por su cuerpo, su físico, el cómo se ven y otras no se preocupan para nada o simplemente se han resignado a vivir en forma descuidada.  El reto en este aspecto es hacer un balance y encontrar la motivación adecuada para cuidar de tu cuerpo.  Yo personalmente tengo que enfrentarme cada día recordándome lo importante de mantenerme saludable para poder cuidar de mis pequeños hijos y de mi amado esposo.  Es común que mujeres ocupadas como usted y yo descuidemos esta importante área de nuestra vida, no porque no queramos cuidarnos, sino porque es muy difícil encontrar un campo en nuestra apretada agenda del día para esto.  En general,  acá hay cuatro consejos prácticos:


1-Busque y anote en una hoja en blanco dos motivaciones para cuidar de su cuerpo, por ejemplo, usted puede anotar:  "debo cuidar mi cuerpo por mis hijos",  "lo hago por salud",  "quiero cuidarme para que mi esposo me vea bella"  "quiero sentirme más segura", etc.


2-Comprométase con usted misma a realizar alguna actividad física (la que esté a su alcance), puede ser caminar, correr, bailar, nadar,  o mantenerse en movimiento en su casa, por lo menos 20 minutos al día.  Si no tiene con quien dejar sus niños para ir a un gimnasio o desplazarse fuera de su hogar, busque actividades que pueda realizar en la casa y con sus niños.  Ellos serán un motivo más para hacer los ejercicios cada día porque de fijo se lo estarán recordando. 


3-Cuide lo que come: haga una lista de alimentos saludables que debe agregar a su dieta, cómprelos y manténgalos a mano en su despensa o refrigerador.  Esto le ayudará muchísimo a la hora de seleccionar lo que come porque los tendrá accesibles y no tendrá excusa para no consumirlos.


4-Cuide de su apariencia personal: una de las cosas que más debe cuidar una mujer es su apariencia personal.  Esto no significa que deba gastar millones en ropa o lujos.  Es más bien cuidar de verse fresca, atractiva, con energía y con deseos de vivir.  Es importante para sentirse motivada y para que sus seres queridos y personas cercanas sientan el positivismo de una persona que se cuida y se ama a sí misma.


Recuerde que usted necesitará su cuerpo completamente sano para poder realizar todas las demás actividades que tiene en su lista de pendientes como Mujer Ocupada que es. 


Mi Vida Familiar:  esta es un área que fácilmente nos absorbe la vida entera y de la cual muchas mujeres nos volvemos adictas, en buenos términos nos encerramos en satisfacer las necesidades de nuestros hijos, nuestro esposo, nuestra casa, las mascotas, y todo lo que hay en la casa y olvidamos sacar tiempo para nosotras mismas.  Sobre la vida familiar podemos escribir tanto que con facilidad llenamos un libro.  Sin embargo, vamos a tratar de resumir nuestro rol en esta área hablando de los principios básicos que deberían mover a toda mujer ocupada a convertir ese espacio llamado hogar en un "pedacito de cielo" para su familia.


1-Nuestra casa debe ser el único lugar al que nuestro esposo e hijos añoren llegar después de su escuela, colegio o trabajo.  Es decir,  debemos lograr un ambiente de armonía, paz, seguridad y confianza tal que ellos no deseen ir a ninguna otra parte más que a su hogar.


2-Debemos asegurarnos que en nuestro hogar tengamos las cosas necesarias para llenar necesidades físicas básicas (alimento, techo y abrigo) y crear el ambiente adecuado para que nuestros hijos e hijas puedan desarrollarse adecuadamente (educación, valores, disciplina, límites).


3-Debemos asegurarnos de tomar el tiempo necesario para prodigar amor y diversión a nuestros hijos e hijas, al igual que a nuestro conyugue.  Si ellos no encuentran estos elementos en casa querrán ir a buscarlos a otras casas o con otras personas que no siempre les amarán como nosotras les amamos.


Algunos ¿Cómo?  Respecto a equilibrar y salir adelante con la vida familiar:


1-Busque ayuda. Por favor no se eche encima toda la carga de su hogar si además de esto usted trabaja fuera de la casa, tiene que atender a su esposo, las tareas escolares de los niños, reuniones en escuelas o colegios, cuidar de sus padres, y realizar sus actividades personales.  Muchas mujeres cometen el error de creerse "La Mujer Maravilla" y se sobrecargan de labores lo cual finalmente termina en una acumulación de cansancio, ansiedad y estrés que le limitan a hacer feliz a los suyos.  Busque a alguien de confianza que le pueda ayudar en las labores domésticas, que le ayude a preparar los alimentos, mantener la ropa limpia y planchada y otras labores hogareñas.  Estas actividades que generalmente son las que más tiempo le roban a las madres pueden ser realizadas por una buena persona y de este modo usted tendrá tiempo para dar a su familia lo que realmente es necesario: su tiempo.


2-Distribuya las responsabilidades familiares entre todos: algo importante que también deben desarrollar las súper mujeres es el arte de "Delegar".  Hay  muchas pequeñas actividades en las cuales los niños y su esposo pueden ayudar que le aliviarán enormemente la carga.  Por ejemplo y dependiendo de las edades de cada hijo, los niños deben hacerse cargo de arreglar su cuarto,  limpiar sus zapatos, preparar el uniforme para la escuela o colegio,  ayudar preparando la merienda, adelantar tareas o trabajos que luego usted puede llegar a revisar, etc.  Igualmente podemos pedir a los hombres de la casa que nos apoyen en ciertas labores como doblar ropa, preparar meriendas, alistar uniformes, etc.  En equipo la carga es más liviana y de esta forma la familia tendrá tiempo para disfrutar juntos, además de que se crean los valores de la responsabilidad y la disciplina en el hogar.


3-Planifique: no hay herramienta más efectiva que un buen organizador de actividades.  En ellos usted puede visualizar con suficiente antelación todas las tareas que tiene que realizar y de esta forma organizar, pedir ayuda o bien redistribuir las funciones para lograr abarcar todos los  compromisos.  No empiece una semana sin antes darle un vistazo a su organizador, calendario o agenda.  Repase sus compromisos, fije fechas y horas para realizarlos y ejecute sus tareas en función del organizador.  Esta es una forma efectiva de administrar el tiempo y los recursos y le ahorrará mucha fatiga y presión.


Mi vida Social: ¿Existe?  Es la primera pregunta que una mujer ocupada podría hacerse al respecto.  Mi consejo es que sí debe existir una vida social.  Para una mujer ocupada tener un espacio de conversación amena con una buena amiga, con una hermana, con su madre o con una compañera de trabajo le hará sentirse más relajada y despejada.  Algunos consejos para desarrollar esta área son los siguientes:


1-Tenga una o dos amigas con quien usted pueda ir a almorzar de vez en cuando o a tomarse una taza de café.


2-Comparta un rato con su familia extendida, ya sea sus padres, hermanas o hermanos, cuñados, etc.  Una forma de hacerlo es por ejemplo invitar a tus padres a tomarse un café con usted solos.  O bien,  salir a hacer compras con alguien de tu familia y conversar un rato (sin los niños).


3-Mantenga contacto con excompañeros del colegio, de la universidad o amigos de infancia y comparta con ellos una llamada telefónica, un correo o un mensaje.  Esto le permitirá despejarse un poco de sus quehaceres diarios y le mantendrá motivada.


4-No olvide incluir acá una salida a comer  o al cine con su pareja (sin los niños).  Esto mantendrá viva la llama del amor en el matrimonio y unirá más a toda la familia.


Los Negocios o el trabajo: Una de las cosas más asombrosas de las mujeres ocupadas es que tienen la capacitad de asumir nuevos retos no solamente en su vida familiar y personal, sino también en su trabajo secular o incluso en algunos negocios.  La pasión que puede desarrollar una mujer en su trabajo o en su negocio le lleva muchas veces a enfocar toda su fuerza y energía en eso que tanto ama, con lo cual debe cuidar de no caer en un desbalance con el resto de su vida.  Hemos conocido muchos casos de mujeres que son absorbidas por su trabajo y entre atender altas demandas profesionales y su vida hogareña, se descuidan mucho a nivel personal y caen en graves crisis de salud e incluso en problemas muy serios en su matrimonio.  De ahí la importancia de comprender que como mujer ocupada tienes otras áreas de tu vida que cuidar y que el no mantener un equilibrio adecuado en el manejo de TODAS los aspectos de tu vida podría ocasionar que todo se venga abajo.  Hace unos años escuché el testimonio de una Mujer Profesional que había dedicado toda su vida a hacer una carrera profesional de alto nivel en una compañía trasnacional.  Ella había alcanzado posiciones que en esta empresa solamente los hombres lograban.  Viajaba frecuentemente por el mundo y mantenía un nivel de ingresos muy alto.  Cuando quedaba tiempo atendía a su familia y así pasaba su vida.  Una vez, empezó a sentirse un poco enferma y acudió a una cita médica.  El diagnostico después de varios exámenes era aterrador: tenía Cáncer y en fase terminal.   Sus hijos preguntaban: mamá, por qué te pasó esto a ti?  Ella contestó: hijos, porque siempre estuve tan ocupada con mi trabajo y con atenderlos a ustedes que nunca tuve un espacio en mi agenda para ir a hacerme los exámenes anuales de rigor.  Hoy la enfermedad está tan avanzada que ya no se puede hacer nada. 


Esta triste historia nos demuestra que romper el balance en nuestra vida no está bien y nos debería motivar a cuidar extremadamente la forma en que nos relacionamos con el trabajo y los negocios.  Algunos principios básicos a aplicar acá son los siguientes:


1-El trabajo es una bendición de Dios.  Trabajamos como una forma de proveer sustento a nuestro hogar, de apoyar a nuestros esposos y de sentirnos plenas como seres humanos.  En el momento en que el trabajo nos impida mantener un equilibrio con el resto de nuestra vida ya deja de ser una bendición y se convierte en una carga que debo eliminar o equilibrar en forma inmediata.


2-Nunca nadie se ha arrepentido en su lecho de muerte de no haber pasado más tiempo en su oficina.  Es decir,  aunque el trabajo te apasione entiende que esta no es tu prioridad en la vida.  Tu prioridad debe estar centrada en personas, en ser feliz y plena como mujer y en hacer felices a los que te rodean.


3-Cualquier trabajo que le robe tiempo a tu familia no es bueno para ella.


4-Tus hijos no necesitan cuentas bancarias llenas, ellos necesitan una madre que esté ahí cuando ellos la necesitan.


5-Procura tener un trabajo que te permita equilibrar tu vida, en una organización o empresa en donde se respeten tus derechos como mujer, esposa y madre.  Vale la pena buscar ese lugar para que tu vida realmente cobre sentido y seas realmente plena en tu rol de empresaria, trabajadora o profesional.


Tu Ministerio: En la vida de toda mujer ocupada hay otra área que le complementa y le dá sentido a la existencia: su pasión por ayudar a otros o desarrollar áreas de interés particular que llenan su vida. Es muy gratificante para toda mujer saber que además de sacar adelante su propia vida, su matrimonio y su familia, puede ser de bendición para otras personas.  Ayudar a personas necesitadas, apoyar grupos con fines específicos en la comunidad o bien ser parte de algún proyecto especial son algunas de las opciones que se pueden mencionar.  Hay un principio que se aplica en las leyes naturales que tiene que ver con la gratitud;  es el principio de DAR PARA RECIBIR o bien SEMBRAR PARA RECOGER.  Este principio lo que nos enseña es que en la vida la única forma de vernos retribuidos y satisfechos es dando nosotras el primer paso.  Es decir,  si quiero sentirme realmente realizada en mi vida debo ayudar a otros, debo servir.   Hay un refrán que dice: "La vida es como jugar al tennis: no puedes ganar si no sirves bien".   Algunos principios para ser útil en el servicio a otros:


1-Identifica aquellas áreas que te hacen sentir apasionada. Es decir, aquellas actividades en las que puedes invertir tu vida sin sentir que estás haciendo un trabajo.  Si encuentras tu potencial en una actividad específica, esta será tu opción para desarrollar el servicio a otros.


2-Busca compañeros de aventura: es decir, únete a un grupo que realice actividades similares a las que deseas realizar, ofrécete como voluntaria para apoyar a este grupo y arranca tu vida de servicio.


3-Involucra a tu familia en las actividades que realizas:  así podrás compartir tiempo con ellos, divertirse juntos y realizar un trabajo para otros o para la comunidad.


Ser una mujer ocupada es un gran reto para toda mujer.  Sin embargo Dios te ha creado con todo el equipamiento necesario para desempeñarte en muchas áreas a la vez.  Es importante que sepas que tu vida está representada por todas y cada una de estas partes que juntas forman tu vida integralmente.  Tu meta será mantener un balance, para que puedas vivir tu vida a plenitud, sintiéndote exitosa en todo lo que emprendas, pero especialmente sabiendo que estás viviendo una vida con propósito y sentido.

« volver atrás