Junín, Jueves, 24 Enero 2019  |  09:30 hs.
 Lunes 07 de enero de 2019                216
    07.01.2019 -    
Guía para ser una Antiprincesa: literatura al servicio de niñas reales
El nuevo libro de Nadia Fink y Pitu Saá propone desterrar el concepto de espejito, espejito. Un título que apela a querernos tal cual somos y a las libertades de elección.

Guía para ser una Antiprincesa: literatura al servicio de niñas reales

“Basta de tanto ‘espejito, espejito’. Al final, siempre son los protagonistas de los cuentos… Queremos espejos que nos muestren como somos en realidad: de muchos tamaños y colores, despeinadas, con picaduras de mosquitos, con piojitos en la cabeza, con moños torcidos de tanto hamacarnos y con una sonrisa gigante de gustarnos como somos”. Así comienza Antiespejito. Guía para ser una Antiprincesa (editorial Chirimbote), la nueva propuesta de Nadia Fink y Pitu Saá.


En diálogo, la autora sostuvo que en este tipo de cuentos “el potencial que tiene el mensaje es, sobre todo, promover libertades de elección y de deseo. Cuando empezamos a hacer a las Antiprincesas, creíamos que contar la vida y el legado de mujeres fundamentales en nuestra historia latinoamericana les daba a las niñas (y niños) una perspectiva bien diferente de ser mujeres. Contar con perspectiva de género es también dar cuenta de la historia desde otro punto de vista. Notamos que ese mensaje era bien recibido: ser antiprincesa es ser como uno quiera ser”.


Las antiprincesas y los niños. Foto: Facebook Editorial Chirimbote


Fink detalló que “la guía para ser una Antiprincesa promueve infancias libres y divertidas. Y brinda aportes para que las chicas se quieran tal cual son desde sus primeros años; vestidas con los colores que más les gusten; practicando sus deportes favoritos, sin barreras; y juntas. Propone romper estructuras y desandar todo lo aprendido mediante textos y actividades que harán reflexionar sobre las vestimentas, los colores, los juguetes y juegos que no deberían dividirse según el género; atravesada por algunos de los ejes que plantea la Ley de Educación Sexual Integral (ESI)”. Y añadió: “Y rompe con otro mito en torno a las mujeres: el de la competencia”.


Una vez más, la escritora y el ilustrador se involucran en el mundo de la diversidad y hacen hincapié esta vez en la importancia de querernos tal cual somos. La guía apela a niñes que no esperan ser rescatados por ningún personaje (niñes, sí, porque además apelan al lenguaje inclusivo), sino que van en busca de sus sueños y deseos.


Jugar a lo que tengan ganas -sin responder a mandatos, tradiciones ni prohibiciones-, vestirse del modo que quieran e ignorar aquello del rosa para nenas y celeste para varones es otra de las máximas que pasa por las páginas de la obra.


Más profundo aún: aunque es un libro infantil, aquí se deja claro un concepto que servirá para toda la vida. Las antiprincesas “tienen derecho a decir que no”; la idea de niñas o mujeres obedientes, inhabilitadas a demostrar sus desacuerdos o ideas propias ya no tiene (o no debería tener) lugar en el mundo de hoy.


CLAIMA20160427_0324   Violeta, Juana y Frida, las tres primeras antiprincesas. Foto: Facebook Editorial Chirimbote


Fink introduce también conceptos como “sororidad”, desterrando el prejuicio de que “las chicas somos malas entre nosotras”; se refiere a las diferentes orientaciones sexuales y propone “soñar sin miedos” a la hora de pensar en futuras vocaciones.


Sin embargo, en medio de este contexto de conquistas femeninas y deconstrucción, hay quienes aún optan por libros de princesas donde la mujer no es representada como las luchadoras actuales, libres y fuertes. Para la autora, “los cuentos clásicos se siguen eligiendo porque, por un lado, son ancestrales: se cuentan desde hace miles de años. Por otro lado, muchas veces se desestiman los mensajes que nos deja la literatura infantil, muchas personas los siguen viendo como inocentes y que no generan influencia en pensamiento o en acción. Por el contrario, desde Chirimbote creemos que esas ideas de princesas ricas, bondadosas y sumisas van generando conceptos y formas de percibirse y actuar para las niñas y en los niños la percepción que tienen de las mujeres”.


Nadia Fink


El caso opuesto es el de las “Antiprincesas”, que ganan cada vez más adeptos gracias a los numerosos títulos de Chirimbote, que cobraron una importantísima popularidad entre los chicos. “Con los avances en materia de diversidad, muchas familias desean criar niñas y niños más libres, que puedan tener la posibilidad de jugar con lo que quieran, disfrutar de los colores, vestirse de distintas maneras. La niñez es un lugar donde las posibilidades son muchísimas, como personas adultas que acompañan y no estructuran, hay toda una generación que está dispuesta a criar hijas e hijos libres para elegir y para desear”, concluyó Nadia al explicar su éxito.

« volver atrás