Junín, Martes, 26 Marzo 2019  |  23:15 hs.
 Sábado 12 de enero de 2019                307
    12.01.2019 -    
El mejoramiento y la Ley de Semillas
Desde los avances en algodón y el desafío del HLB hasta los 7 millones de pesos invertidos en proyectos de nuevas empresas.

El mejoramiento y la Ley de Semillas

En el marco del renovado plan de trabajo que impulsa en el INTA, Juan Balbín destacó que en el último mes tuvieron “reuniones con todos los equipos de mejoramiento de cultivos para poner focos y objetivos en lo que vamos a intensificar en cada caso”. Destacó “en el caso del algodón un avance muy importante, porque tenemos tres variedades adaptadas a nuestra realidad, de ciclos intermedios. No contamos con los ciclos largos que hay en Brasil y los ciclos cortos pierden potencialidad, así que hemos desarrollado materiales durante 50 años pero ahora con dos introgresiones relevantes; una frente a las malezas y otra contra insectos lepidópteros. Y ya tenemos las introgresiones con transgénicos con una compañía, y licenciada su comercialización con otra, que es el caso de Gensus".


Aseguró que quiere "seguir avanzando fuertemente en algodón hacia una nueva generación de transgénesis, por un lado con la tecnología flex que nos permite usar el glifosato en todo el período y no como estamos hoy con el RR1 que sólo podemos usarlo en el período vegetativo y después con todos los materiales para combatir lepidópteros que por ahora tenemos cubierto sólo en una parte. Queremos tener rápidamente la competitividad que tiene Brasil, porque si no hasta corremos el riesgo de padecer problemas con importaciones ilegales de semillas por no estar en línea con lo que se usa en otros países".


Al respecto, Balbín aseguró “estar esperando la reforma de la Ley de Semillas. Necesitamos un marco que nos permita incorporar más eventos transgénicos”.  En efecto, en la discusión parlamentaria del Congreso quedó claro que más allá de las empresas privadas, el INTA es un uno de los grandes perdedores de oportunidades, al no poder capturar el valor de su mejoramiento en semillas porque falta un reconocimiento claro a los obtentores.


Financiación de nuevas investigaciones

En relación a esto, Balbín destacó: "Hemos destinado 7 millones de pesos que invertimos en Proyectos Semilla. Hicimos un llamado a concurso y se presentaron 160 proyectos, de los cuales clasificamos 60 y priorizamos 15 . Se trata de escalamientos de procesos tecnológicos que nos permiten llegar a una patente y generar una oportunidad de trabajo a través de la creación de una empresa y/o la generación de conocimientos para start-ups. Ese fondo económico surge de las regalías que estamos cobrando por las licencias obtenidas. No proviene de recursos públicos, son fondos que se retroalimentan a través de nuestro sistema de regalías. Entonces, a medida que podamos capturar mayor valor por una nueva Ley de Semillas, lo volcaremos plenamente a investigaciones".


HLB: una amenaza para atacar en equipo

Otro de los desafíos que Balbín asumió es "la amenaza del HLB sobre los cítricos, tanto en Tucumán y Salta con el limón, como con las naranjas en toda la región mesopotámica. En ese caso, estamos actuando en conjunto con la Estación Obispo Colombres, repartiéndonos cómo dividirnos las estrategias de ataque, compartiendo desde laboratorios hasta acciones conjuntas para sumar capacidades sobre un problema que hoy no está resuelto en el mundo y se está encarando desde la biotecnología, con un abanico completo, desde las raíces hasta los vectores que transmiten la enfermedad".


Balbín puso en consideración la articulación internacional que se ha generado al respecto. "Queremos dar una respuesta a esta amenaza mundial", enfatizó. Y contó sobre la "colaboración en PROCISUR (Programa Cooperativo para el Desarrollo Tecnológico Agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur), en un esfuerzo grande con Brasil, Paraguay y Uruguay y sus institutos similares a nuestro INTA. Es un ejemplo concreto de colaboración, en este caso con el HLB".

« volver atrás