Junín, Sábado, 23 Febrero 2019  |  04:00 hs.
 Sábado 19 de enero de 2019                399
    19.01.2019 -    
4 razones para sacarte los zapatos al entrar a casa
Una costumbre que favorece la limpieza, pero también la salud y el bienestar.

4 razones para sacarte los zapatos al entrar a casa

Asociamos esta costumbre a los japoneses, aunque cada vez es más popular a este lado del planeta. La mayoría lo hacen por limpieza, pero hay otras razones que podrían convencer a quienes no adoptaron todavía este hábito.


1. Las bacterias

En un día normal, nuestros zapatos pueden llegar a recoger unas 400.000 unidades de bacterias, tanto en la suela como por dentro, según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Arizona. Algunas de esas bacterias, como la E. coli, son causantes de numerosos problemas de salud. También se encontraron otras bacterias perjudiciales como la klebsiella pneumoniae, responsable de enfermedades pulmonares, y la serratia ficaria, que causa enfermedades oculares.


Tal y como se demostró en el experimento, las bacterias se transfieren fácilmente de los zapatos a otras zonas no contaminadas. Si bien el lavado reduce la presencia de estas bacterias en un 90% aproximadamente, lo cierto es que no tendemos a lavar el calzado tan con mucha frecuencia, por lo que podríamos prevenir muchos problemas simplemente con dejar los zapatos en la entrada de casa.


Salud y limpieza, dos razones claves.


2. La limpieza

Basta con probar durante unos días para darse cuenta que el suelo de una casa se ensucia mucho más si caminamos con un zapato con el que anduvimos por la calle, que sin él. Esto no solo nos ahorrará mucho esfuerzo, tiempo y dinero invertido en productos de limpieza, sino que hará que disminuyan las posibilidades de que los pisos de madera se arruinen.


Los zapatos, al lado de la puerta.


3. Los pesticidas

No solo traemos bacterias en los zapatos, también restos de herbicidas y pesticidas de parques y zonas verdes, que pueden suponer un riesgo para la salud.


Sin calzado, más cómodo y relajante.


4. Tu bienestar... y el de los demás

Andar descalzo, sin tener los pies aprisionados en un zapato cerrado, es mucho más cómodo y relajante. Si a esto sumamos que todos los vecinos de un edificio mejorarían su calidad de vida si ninguno de ellos usara zapatos dentro de casa (sobre todo de taco), ¡ganamos todos!

« volver atrás