Junín, Jueves, 25 Abril 2019  |  03:42 hs.
 Lunes 28 de enero de 2019                457
    28.01.2019 -    
Supra, el nombre deportivo de Toyota
A pesar de su origen poco promisorio, se convirtió en un modelo de culto, que en el Salón de Detroit mostró su última actualización, el GR.

Supra, el nombre deportivo de Toyota

Hay pocos autos en la historia reciente que tengan su legión de fanáticos. El Toyota Supra es uno de ellos. Y es algo especialmente destacable cuando se habla de un modelo que comenzó siendo la versión más deportiva del Toyota Celica. El Supra empezó como un marginal entre los deportivos y fue subiendo escalones hasta ser un modelo propio, hasta convertirse en auto de culto.

El Supra tiene en la actualidad un estatus de culto, es el equivalente para Toyota del GT-R para Nissan. Es decir, el auto alcanzó un estatus muy especial en occidente, muy alejado de los resultados en competición, aunque eso no debe oscurecer sus méritos y cualidades.


La intensa actividad deportiva de Toyota, por fin, tendrá reflejo en su gama de modelos de calle. La llegada del nuevo GR Supra, prevista para la segunda mitad de año, empezará a engrosar una gama deportiva que hasta hoy solo representa el GT86, pero que seguirá expandiéndose en el futuro, con la versión de producción del prototipo GR Súper Sport Concept.

Pero mirando al presente, el Toyota GR Supra (GR por Gazoo Racing, el departamento de competición de la marca japonesa que ha sido el encargado de desarrollar el biplaza deportivo junto a BMW) recupera una denominación histórica en el marca. El nuevo Supra será quinta generación de uno de los modelos que mejor representan la tradición deportiva de Toyota. Por eso, en la marca nipona se jugaron por entero en su desarollo.


MOTOR COMPARTIDO CON BMW


El Toyota GR Supra es un biplaza deportivo muy compacto (apenas 4,38 metros de largo), con motor delantero y propulsión trasera. La base mecánica la comparte con el BMW Z4: de hecho, el propulsor turboalimentado de seis cilindros en línea de 340 caballos y la caja de cambios automática de ocho velocidades es de origen alemán.


El propio presidente de la compañía, Akio Toyoda, lo probó en Nürburgring para dar su visto bueno. El Supra tiene todos los elementos de un deportivo de pura raza: una carrocería de aluminio y acero más rígida incluso que la del superdeportivo LFA de Lexus, un reparto de pesos perfecto, suspensiones independientes en ambos ejes, distancia entre ejes corta... Además, contará con un diferencial posterior activo, amortiguadores de dureza variable (Normal y Sport), una dirección con dos leyes de funcionamiento (Comfort y Sport), frenos Brembo.


Estéticamente el nuevo Supra es bastante radical. Su diseño se ha inspirado en el prototipo Toyota FT-1 de 2014, cuyas atrevidas formas se han mantenido bastante fieles en la versión definitiva. El Supra de producción tiene elementos muy llamativos, como el agresivo frente, el techo de doble burbuja o las tomas de aire traseras. En el interior es donde más claramente se observan la colaboración con BMW. La pantalla central, de 8,8 pulgadas y los mandos que la controlan, el cuadro de relojes digital, el selector del cambio, el volante y los botones, los mandos de la climatización, todos proceden del fabricante alemán.


La deportividad será la clave del nuevo Supra, pero Toyota no descuidará su equipamiento. Ofrecerá de serie climatizador bizona, faros led, control de crucero activo, acceso y arranque sin llave, cámara trasera, asientos deportivos de cuero y alcántara o navegador.


Acelera de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos y cuenta con una función Launch Control que nos permite conseguir ese crono con facilidad. Igual que en el resto de modelos de Toyota, el Supra pondrá el acento en la seguridad gracias al paquete Safety +, que incluye detector de ángulo muerto, aviso de cambio involuntario de carril, alerta de tránsito cruzado y colisión trasera y sensores de estacionamiento.


Se espera que en Europa el precio ronde los 63.000 euros dónde irán los tiros en cuanto a precio si nos orientamos por los 63.000 euros (unos 71.200 dólares), al menos esta versión de 340 caballos, que en Japón es la tope de gama pero no la única, ya que el Supra también se venden con dos motores más, con 198 y 258 caballos.


La realidad es que toda la fama del Supra le viene de su motor. O mejor dicho de las preparaciones que se efectuaron con ese bloque como base. Su 6 cilindros en línea biturbo 2JZ-GTE y cambio manual de seis marchas Getrag se prestaba sin quejarse a toda clase de preparaciones. Era la base ideal para que todos los modelos del planeta tuviesen la posibilidad de sacar potencias descomunales del motor.


El Supra es más famoso por las proezas y su versatilidad en el campo de las preparaciones, pero nunca dejó de ser un excelente deportivo. Y sobre todo el Toyota Supra es uno de los modelos que representa a la perfección la filosofía de Toyota y el método kaizen (la mejora continua) que todas las empresas japonesas aplican.

« volver atrás