Junín, Sábado, 16 Febrero 2019  |  12:20 hs.
 Martes 29 de enero de 2019                272
    29.01.2019 -    
Cuatro cosas que no hay que hacer ante un golpe de calor
A raíz de las temperaturas extremas, cuadros como golpe de calor y/o insolación son más frecuentes.

Cuatro cosas que no hay que hacer ante un golpe de calor

Pegajoso. Agobiante. Asfixiante. Imposible. Las palabras para describir al calor que golpea estos días a la Ciudad y el Gran Buenos Aires no alcanzan. Temperaturas que ni la “banda del verano” debería celebrar: es que rige un alerta naranja emitido por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) que implica que el efecto sobre la salud es moderado-alto, por lo que estas altas marcas pueden ser “muy peligrosas” especialmente para los grupos de riesgo (bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y enfermos crónicos).


El golpe de calor configura uno de esos peligros. Ocurre cuando aumenta la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol o por realizar ejercicios en ambientes calurosos con escasa ventilación. En estas situaciones, el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento y tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal.


Por lo general, la persona que sufre un golpe de calor se siente débil, suda, tiene náuseas, mareos y le duele mucho la cabeza. También puede presentar calambres musculares.


Otra emergencia frecuente en estas épocas es la insolación. La persona insolada suele sentirse confusa; tiene la piel muy caliente, roja y seca; es posible que no sude, que su respiración sea superficial; vomite y le resulte muy difícil ingerir líquidos. En los casos más complejos, pueden aparecer convulsiones o pérdida del conocimiento. Es importante tener presente que una persona que manifiesta molestias leves frente al calor, en poco tiempo puede insolarse y estar en peligro.


Valeria El Haj, directora médica del servicio de emergencias Vittal, recomienda algunos pasos para brindar primeros auxilios en emergencias del calor:  


✔️La medida principal es retirar a la persona de la exposición al calor, acompañarla a un lugar fresco, con sombra y, si es posible, donde corra el aire.

✔️Revisar su vestimenta y aflojar aquellas prendas que estén muy ajustadas.

✔️Hidratarla: si puede tragar, ofrecerle agua fría. Además, humedecer su rostro con una esponja o toalla húmeda.

✔️Llamar a un servicio de emergencias médicas. Acompañar a la víctima hasta la llegada de los profesionales, sin dejar de enfriarla. Conjuntamente, verificar constantemente sus signos vitales y su respiración.


¿Qué es lo que nunca debemos hacer?

✖Ofrecer alimentos o bebidas a una persona con vómitos, convulsiones o que parece estar desorientada y confusa.

✖Enfriar a la persona más de lo necesario: cuando se reestablece normalidad, dejar de enfriar para evitar hipotermias.

✖Usar alcohol u otros líquidos para mojar la piel, solo agua fresca.

✖Desatender los pequeños síntomas ya que son una advertencia de que la persona está descompensada y su cuadro puede empeorar rápidamente.

« volver atrás