Junín, Martes, 19 Marzo 2019  |  14:15 hs.
 Jueves 07 de febrero de 2019                266
    07.02.2019 -    
Que la humedad no afecte la calidad del picado
Cuando el exceso de agua dificulta la tarea mejor es aplicar ciertas claves y estrategias extraídas de la práctica.

Que la humedad no afecte la calidad del picado

Estamos en plena campaña de picado, eso no es novedad, y en algunas zonas el exceso de agua nos viene complicando el trabajo, por lo cual estamos tratando de hacerlo de manera rápida para salir de este atolladero que además de insumir tiempo, conlleva mucho trabajo mental con el afán de asegurar la provisión de un recurso tan importante como el silaje .


Este material como todos sabemos aporta una buena proporción de la energía y la materia seca de nuestras raciones por lo que determina parte de la eficiencia y rentabilidad de la producción a lo largo del año.


Con la tecnología y el conocimiento necesario se alcanzan silos de alta calidad.


Si bien las limitantes climáticas nos obligan a andar apurados y tomar “las menos peores” de las decisiones, bien vale la pena tener en cuenta un par de conceptos a fin de maximizar la producción y el uso de este recurso forrajero.


En primer lugar el aporte de materia seca. Si el escenario es de exceso de agua, es muy probable que al momento de utilizar las pasturas estas se degraden en mayor proporción por el pisoteo, además de generar menos fibra efectiva.


Entonces si los silajes tienen mayor materia seca pueden ayudar no solamente en el aporte de energía, sino en el aporte de materia seca para las raciones y fibra para el correcto funcionamiento ruminal, paliando aunque sea parcialmente el deterioro de las pasturas ente un escenario de falta de piso.


Debemos recordar que la demora en la confección de silos siempre es mejor que la anticipación ya que tiene más alternativas de solución, como por ejemplo mayor utilización de silos bolsa, inoculación incluso en doble dosis para asegurar las correctas fermentaciones, ajustar al extremo el tamaño de picado, incluso la posibilidad de hacer una cosecha tardía y confeccionar silaje de grano húmedo y pensar que en un año con exceso hídrico, cabe la posibilidad de hacer silajes de cultivos de invierno, que aportan energía y buena proporción de fibra efectiva en una época de confección que le escapa al exceso hídrico.


Entonces a no desesperar y tomar las decisiones correctas, dentro de las cuales está la planificación del lugar de confección, que en el caso de permitirlo va a impactar en gran medida en la capacidad de uso de los silos y en el costo productivo a lo largo del año.


Por esta razón, además de ver lo urgente que hoy por hoy es escaparle al problema del agua y tener nuestro forraje asegurado, recordemos que este recurso lo utilizaremos a lo largo de todo el año y que los fallos en la logística y planificación nos pueden “comer “parte de la eficiencia y rentabilidad del negocio.


Siempre que sea factible prioricemos el drenaje de los silos construyendo vías de escape para el agua de lluvia, y para los efluentes del silo en el caso que no tengamos chances de ajustar materia seca de la manera más correcta.


Para tal fin es bueno tener en cuenta que cuando se confeccionan silos con menos del 30% de Materia seca, indefectiblemente habrá efluentes que compliquen el tránsito a la hora de la extracción y suministro del forraje.


Otro de los errores es confeccionar los silos en el mismo lote del cultivo, tratando de minimizar el tránsito, porque debemos considerar que luego quizás se duplique o triplique el “carreteo” de los implementos de suministro incrementando el tiempo y costo operativo.


Al ubicar el silo es bueno considerar el trasporte durante el suministro de las raciones. Cuidar que no ocurra que para ahorrar en la confección se incurra en el aumento de costos de trasporte en la distribución.


Si bien hoy todo es urgente y “para ayer”, planificar drenajes es los mas oportuno. Otra opción puede ser la confección de silos bolsas de manera parcial y divididos en zonas cercanas al suministro, de tal manera que el tránsito a lo largo del año no se intensifique y facilite el trabajo de los tractores con implementos de extracción además de la llegada lo más cerca posible de los acoplados racionadores para disminuir distancia y tiempo de transito de los tractores.


Considerando que en la preparación y suministro de las raciones alrededor del 70% del tiempo y recursos económicos se van en el traslado de los ingredientes y que de estos el más influyente por volumen y costos ocultos por deterioro aeróbico corresponde a los silajes, bien vale la pena incrementar el esfuerzo para implementar soluciones no de emergencia sino de planificación a la hora de determinar momento, lugar y estructura de almacenaje de este recurso forrajero.


Es real que hay daños o mermas que pueden ser casi inevitables y que en una época en donde todos los tiempos se aceleran no tenemos mucha capacidad de reacción, pero quizás sea una buena oportunidad de saber de que “estamos hechos” cuando las condiciones no son la ideales y el medio parece jugarnos en contra.


Hoy por hoy estamos lanzados y los vientos parecen no ser favorables, pero siempre tenemos la oportunidad de acomodar las velas y navegar de la mejor manera, sabiendo siempre que “los mares serenos no hacen buenos marinos”

« volver atrás