Junín, Domingo, 26 Mayo 2019  |  11:59 hs.
 Domingo 17 de febrero de 2019                428
    17.02.2019 -    
La sembradora inteligente, un desarrollo que va a revolucionar la forma de sembrar en Argentina
Jorge Lessio, director de Soluciones Metalúrgicas y ganador del Premio Tenaris en la categoría Pymes, asegura que su innovación, permite hacer tres trabajos en una sola operación, aumentando la producción y reduciendo costos.

La sembradora inteligente, un desarrollo que va a revolucionar la forma de sembrar en Argentina

La sembradora inteligente es un proyecto patentado por la pyme cordobesa Soluciones Metalúrgicas, que convierte a la sembradora en herramienta de precisión mediante la incorporación del Control Numérico Computarizado. En una entrevista con Jorge Lessio, director de la firma e inventor de vocación, habló sobre el desarrollo, por el cual ganó el Premio Tenaris y recibió el pasado 12 de diciembre, durante la realización del 17° Seminario ProPymes, la estatuilla de manos de Javier Martínez Álvarez, presidente de Tenaris Cono Sur, y Guibert Englebienne, presidente de Endeavor Argentina y co-fundador de Globant.


¿Cómo surge la idea de desarrollar esta sembradora inteligente?

Siempre fuimos proveedores de la industria automotriz y en una visita a un posible cliente de una empresa fabricante de sembradoras me sugirió: “Jorge, conociendo tu capacidad de inventiva y tu conocimiento de la industria, ¿no podrías desarrollar un dosificador de siembra eléctrico? Es lo que se viene”. Me quedó la espinita. Y empecé a trabajar y en un momento dije: ¿pero por qué un dosificador de siembra únicamente? Tengo que lograr hacer las tres operaciones que hoy se hacen con tres grupos de trabajo con una sola máquina. Además me planteé que todo debía ser electrónico, nada más mecánico. Y de ahí salió este proyecto que ya lleva dos años y medio de desarrollo de prototipos y pruebas. Actualmente estamos tratando de generar algún acuerdo con algún inversor o con alguna industria para empezar a producirlo. Tenemos todo listo pero nos falta el empujón económico. Y seguramente este premio ayude a jerarquizar nuestra innovación. Creemos que es una gran vidriera para dar a conocer el esfuerzo de todos los que trabajamos en tecnología en nuestro país. Estamos muy orgullosos y agradecidos de haber recibido el Premio Tenaris.


¿En qué consiste exactamente el desarrollo y cuáles son sus beneficios?

A través de un software se comanda tanto la dosificación de siembra como de fertilizante y la inoculación y curado de semillas. Esto permite hacer en simultaneo tres trabajos en una sola operación, logrando un importante ahorro en el proceso final de siembra. Otra de las ventajas es la precisión: desarrollamos un dosificador para el maíz que permite plantar la semilla a 40 milímetros del suelo dentro del surco, y de esa manera sembrar hasta un 65% más rápido de lo que se siembra hasta el momento. Por otra parte, como la máquina deja de tener todo el movimiento mecánico que implica ejes, engranajes, cadenas y cajas dosificadoras, el costo de mantenimiento se reduce significativamente. Entonces tenemos: máxima precisión, mayor velocidad de siembra, simplicidad de puesta a punto, reducción de costos de logística, mantenimiento y consumo de combustible.


¿Qué potencial tiene esta innovación para el agro argentino?

Es la tecnología que va a revolucionar la manera de sembrar. Inicialmente estábamos intentando llevar adelante el desarrollo con un fabricante de sembradoras, pero cuando presentamos el proyecto en el INTA, el Ing. Mario Bragachini, que es un idóneo en el tema, nos dijo: “Esto no es para hacerlo únicamente con una empresa, esta tecnología es para inundar el país y el mundo. Bajás los costos finales de siembre de tres a uno. Tiene un potencial enorme”. Incluso este desarrollo permitiría reconstruir las sembradoras de modelos viejos y adaptarlas a este sistema y, en vez de invertir 300.000 dólares en una sembradora nueva, invertir 40.000 dólares y tener una máquina con toda la tecnología del momento.


¿Cuál es su formación?

Lo digo con mucho orgullo: tengo séptimo grado. Vengo de una familia muy humilde. No pudieron darme la posibilidad de seguir estudiando. Pero me considero una persona muy curiosa, una mente inquieta y totalmente autodidacta. He sido premiado muchas veces por mis inventos y mucha gente cree que soy ingeniero. Si bien no tuve capacitación formal, en mi trabajo como proveedor de automotrices me he capacitado mucho y también tuve la suerte de formarme al lado de un grande del automovilismo como lo fue Oreste Berta, el máximo desarrollador de motores de nuestro país. A lo largo de toda mi vida he hecho miles de desarrollos e inclusive ahora tengo un proyecto en desarrollo sobre siembra aérea.


¿Qué consejo le daría a un joven inventor?

Que siempre piense en el próximo desafío. Y que esté atento a aprovechar las oportunidades en el momento indicado. La suerte es una mezcla de oportunidad y trabajo. Hoy esto que he desarrollado es muy potable y va a ser la tecnología del momento. Pero yo ya tengo que estar pensando en lo que se viene de acá a tres años. Es necesario ir proyectando, con un horizonte hacia adelante, lo que se viene, lo que se va a necesitar, sin desatender tu proyecto actual.

« volver atrás