Junín, Domingo, 26 Mayo 2019  |  05:03 hs.
 Miércoles 27 de febrero de 2019                632
    27.02.2019 -    
Muerte en un Tesla: un hombre quedó atrapado entre llamas porque las puertas no se destrabaron
Ese posible fallo impidió un eventual rescate, según los testigos.

Muerte en un Tesla: un hombre quedó atrapado entre llamas porque las puertas no se destrabaron

Mientras que la semana pasada Elon Musk, el fundador de la marca de autos eléctricos más famosa del mundo, anunciaba que desde el año que viene el conductor va a poder dormir al volante mientras el vehículo se maneja solo, un nuevo caso de muerte involucra a un modelo de Tesla.


El caso ocurrió en el sur del estado de Florida, en los EE.UU., en donde Omar Awan murió el domingo pasado después de que su Tesla Model S salió descontrolado del camino, golpeó varios árboles y se incendió.


Los bomberos llegaron para apagar el fuego pero el conductor nunca pudo escapar.


Según los comentarios de varios de los testigos del hecho, el conductor no pudo salir del vehículo porque las manijas de las puertas estaban bloqueadas, informó el medio Local 10.


La policía del lugar informó que que el auto viajaba entre 120 y 140 km/h en una zona en donde el límite de velocidad es de 80 km/h. “Los esfuerzos para sacar al conductor no tuvieron éxito”, reconoció el primer oficial que llegó al lugar del accidente, según consta en el informe.


“Los esfuerzos para rescatar al conductor no tuvieron éxito”, dijo el sargento de la policía local Mark Leone. Medios estadounidenses explicaron que varios testigos relataron que que las manijas de las puertas del vehículo no se abrieron y que los numerosos airbags del vehículo no se desinflaron.



Cuando el Model S de Tesla está en marcha o cuando se traban las puertas, las manijas de las mismas se ocultan y quedan al ras de la chapa. Una solución estética y aerodinámica para reducir los ruidos en el interior.


Pero aparentemente en este caso, un fallo en ese sistema pudo haber sido el responsable de impedir el rescate del conductor que perdió la vida en el incendio.


“Mi esposo trató de romper la ventana trasera. Los airbags no se desinflaron después del choque y atraparon a la persona adentro. Ni siquiera pudimos ver adentro porque todos los airbags llenaban el auto”, comentó Misty Lea Thomas, testigo del accidente. También detalló que “las puertas no se pudieron abrir”.


Luego del incidente, Tesla emitió un comunicado en el que se muestran "profundamente tristes por este accidente y nuestros pensamientos están con todos los afectados por esta tragedia". La compañía se puso a disposición de las autoridades para cooperar en la investigación.


Sin embargo, no hace ninguna referencia a un posible fallo en las puertas y sólo menciona que "la velocidad se está investigando como un factor en este choque, y sabemos que las colisiones a alta velocidad pueden provocar un incendio en cualquier tipo de automóvil, no solo en vehículos eléctricos".


En este sentido, al día siguiente del choque surgió otro problema con la misma unidad. Luego de ser remolcado, lunes por la noche volvió a incendiarse por culpa de una batería rota. “Hemos tenido un problema con el auto, ya que sigue prendiéndose fuego porque la batería no se ha agotado todavía”, dijo el jefe de Bomberos de la ciudad de Davie.


Existen probabilidades de que un auto convencional se prenda fuego luego de un choque. Pero en un vehículo eléctrico se agrega el riesgo que vuelva a incendiarse horas después del incendio inicial.


Tesla reconoce este problema con las baterías de los vehículos eléctricos luego de un impacto y hasta lo deja expresado en su guía de respuesta a emergencias online, en donde indica que “los incendios de la batería pueden tardar hasta 24 horas en extinguirse” y alerta sobre un posible “reencendido”.


No es el primer caso de estas características en las que se ve involucrado un vehículo de Tesla. En mayo de 2018, dos adolescentes murieron después de que el Model S en el que viajaban a 180 km/h, chocó contra una pared en Fort Lauderdale. También quedaron atrapados dentro del vehículo.


Estos hechos se suman a las dos personas que chocaron y perdieron la vida mientras usaban el sistema semi autónomo de conducción (Autopilot) que ofrece Tesla para sus modelos.

« volver atrás