Junín, Lunes, 22 Julio 2019  |  07:24 hs.
 Viernes 05 de abril de 2019                375
    05.04.2019 -    
Señales de alerta: el consumo por el piso y la faena de hembras por las nubes
En marzo, el consumo per cápita anualizado cayó a 54,5 kilos, el más bajo del que se tenga registro, y la faena de hembras está en los niveles de 2009.

Señales de alerta: el consumo por el piso y la faena de hembras por las nubes

Los indicadores de la ganadería argentina reflejan los efectos generados por la política económica oficial. La apertura de mercados y la quita de restricciones para la exportación hizo que los embarques de carne crecieran exponencialmente, pero la retracción económica y el alza de precios en el mercado interno llevaron el consumo de carne en el plano local al nivel más bajo de los últimos nueve años: 54,5 kilos por persona. ​A su vez, por la fuerte demanda china y la falta de financiamiento que enfrentan los productores, la participación de hembras en la faena bovina fue en marzo del 48,9%, un porcentaje muy cercano al de los peores momentos de liquidación de stock, en 2010. 


"En el primer trimestre de 2019 la industria frigorífica faenó 3,097 millones de cabezas de hacienda vacuna, es decir 5,8% menos que en el primer trimestre de 2018. La participación de las hembras subió a 48,2% del total en el primer trimestre del año. Este guarismo sólo es comparable con los registrados en los primeros trimestres de 2008 y de 2009, período durante el cual el sector ganadero argentino transitó la peor fase de liquidación de hembras de las últimas décadas", detalla la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la Republica Argentina (CICCRA) en su último informe económico.


Durante marzo, la participación de las hembras en la faena total subió a 48,9% del total, superando el guarismo de marzo de 2010 en 0,7 puntos porcentuales y quedando apenas 0,3 puntos porcentuales por debajo del récord para marzo, registrado en 2009 .


Según CICCRA, los factores principales que contribuyen a explicar todo esto son dos. "Por un lado, la creciente demanda china de carne vacuna, que ya representa más de 60% del total exportado desde Argentina. Por el otro lado, el elevadísimo costo del dinero, producto de la política económica en marcha, lleva a los productores ganaderos a financiarse en última instancia con la venta de animales (vacas, vaquillonas)", afirman.


En lo que respecta al consumo interno de carne vacuna, en marzo equivalió a 54,5 kg/año (considerando el promedio móvil de los últimos 12 meses) y exhibió una baja de 5,7% interanual. Cuando se considera el promedio del primer trimestre de 2019, el consumo aparente por habitante fue de 49,6 kg/hab/año y resultó 13,4% menor al del primer trimestre de 2018.

« volver atrás