Junín, Martes, 12 Noviembre 2019  |  14:58 hs.
 Sábado 27 de abril de 2019                412
    27.04.2019 -    
Se recupera el negocio del engorde a corral luego de un año complicado
Tras trabajar a pérdida en 2018, aseguran que actualmente el negocio del engorde a corral volvió a ser rentable. Sin embargo, los productores analizan cómo seguir.

Se recupera el negocio del engorde a corral luego de un año complicado

El 2018 fue un año muy complicado para el negocio del engorde a corral. Por la suba de los valores de los insumos para la alimentación debido a la fuerte devaluación del peso y la estabilidad del precio del gordo (sin subas), los ganaderos tuvieron que trabajar a pérdida prácticamente durante todo el año.


En este ciclo, por lo menos en los primeros meses, la ecuación económica cambió para los feedloteros. Es que la ecuación de compra/venta es favorable y se mantienen estables los precios de los insumos de alimentación. “La foto actual es de rentabilidad”, resumió Fernando Storni, gerente general de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF).


De todas maneras, el directivo explicó que a la mayoría de los productores esta situación favorable los encuentra descapitalizados y desfinanciados por las altas tasa de interés.


Por lo que, según datos de la misma cámara, al 1º del corriente mes, los corrales tenían un 55% de ocupación cuando el año pasado había sido de 73% de ocupación al mismo período. “En parte, esta gran diferencia se dio por la seca del año pasado que hizo que se adelante el encierre. Pero, igualmente, hay diferencias importantes en relación a años anteriores”, explicó Storni.


En línea, en el primer trimestre del año 2019, de acuerdo a un informe del Instituto Nacional de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) con datos de Senasa, ingresaron a los establecimientos de engorde a corral aproximadamente 1,1 millones de cabezas de ganado bovino, una cantidad moderadamente inferior, (-9,2%), a los 1,2 millones ingresados entre enero y marzo de 2018.


Más allá de este contexto económico, el directivo de la CAFremarcó la importancia de la Cuota 481 para los feedloteros porque es una alternativa de venta en los diferentes momentos del año. “Esta cuota compite con el consumo interno por lo que los productores, a la hora de vender, deciden qué es lo más beneficioso. Muchos encierran gran cantidad de animales para exportación pero no quiere decir que sí o sí lo comercialicen al mercado externo”, apuntó.


Sin embargo, criticó el acuerdo de Estados Unidos con la Unión Europea porque caerá la participación de Argentina.


Para recordar, en un principio, la cuota 481 era de 48.500 toneladas distribuidas en 6 países (donde cada Nación compite entre sí ya que no hay una cuota asignada) pero al retirarse Canadá recientemente, se achicó a 45.000 toneladas.


Pero ahora, tras el acuerdo bilateral que hizo EE.UU. con la U.E., el país norteamericano exportará 18.000 toneladas a partir del 2020. Luego, año a año, irá sumando toneladas hasta completar las 35.000 que acordó. Así, la cuota va a disminuir sólo a 10.000 toneladas para 4 países: Australia, Argentina, Uruguay y Nueva Zelanda.


La participación de Argentina desde sus inicios en esta cuota en 2015/16 fue creciendo y llegó al 16% (7.000 toneladas) en el ciclo 2017/18. Actualmente, según datos de la Secretaria de Agroindustria, en los tres primeros trimestres de la cuota 2018/19 se cubrió el 72.9%, o sea, 32.828 toneladas. Argentina participó del 15,7% de este total, 4.924 toneladas.


“Sin duda no es una buena noticia el acuerdo que hizo Estados Unidos. Pero si algún país discute el arreglo, se puede llegar a caer la cuota. Mientras tanto, hay que seguir trabajando para abrir otros mercados para la carne de alta calidad”, cerró Storni.


Los costos de la alimentación se dispararon por la fuerte devaluación durante el año pasado. Hoy, los valores están estabilizados.


En primera persona

Con la foto del contexto general, dos productores de diferentes zonas contaron en detalle la actualidad de su negocio.


Guido Fornasieri, ayer viernes en su feedlot, tras tres días de lluvias en La Paz, Entre Ríos.


El primero de ellos fue Guido Fornasieri, productor de La Paz, Entre Ríos, quien tiene un feedlot con capacidad para 8.000 vacunos y están actualmente en un 60% de ocupación. “Estamos en una zona que por la proximidad al puerto, tenemos un costo de alimento alto. Al tener los márgenes tan finos y la incertidumbre del precio de la carne, tomamos al decisión de no seguir comprando”.


En este sentido, explicó que sólo están engordando lo que compraron el año pasado y únicamente compran para la recría. “La idea es tratar de promediar los kilos que se pueden meter con los kilos baratos que se hacen con pasto con los kilos caros que se hacen con feedlot y hacer un animal más pesado”, apuntó.


El negocio de Fornasieri es comprar terneros de 180 kilos para recriarlo.Ahí agregan 600 gramos por día para que ingresen al feedlot con 350 kilos.


“Es un novillo joven que puede ser para exportación o mercado interno. La decisión comercial se decide en el momento de la venta”, agregó.


Pero un dato a destacar es que luego que vendan los animales, los corrales quedarán vacíos por primera vez. “Nunca lo habíamos hecho desde el 2003 que nos iniciamos. Estamos muy golpeados”, confió.


Por otro lado, Rafael Mortarotti, que tiene un Feedlot ubicado en Los Puestos, una localidad de Tucumán. La capacidad del establecimiento es de 2.800 animales y hay 1.500 encerrados, 53% de ocupación. “En año pasado fue muy duro porque fuimos perdiendo siempre contra la inflación”, sostuvo.


Rafael Mortarotti, en su feedlot en Tucumán.


En este sentido, señaló que ayudó mucho la suba enorme del 45% del precio entre enero y febrero pero aclaró que el precio luego se estancó y “la inflación te come de nuevo”.


De todas maneras, manifestó que están menos expuestos a los vaivenes económicos porque son criadores y hacen recría a campo y además producen toda la comida salvo la proteína que compran. 

« volver atrás