Junín, Viernes, 20 Sept 2019  |  08:40 hs.
 Sábado 25 de mayo de 2019                587
    25.05.2019 -    
La peste que enciende luces amarillas en los mercados
La Fiebre Porcina Africana resta demanda global de granos en el corto plazo, pero impulsa el precio de las carnes.

La peste que enciende luces amarillas en los mercados

Casi como dos siglos atrás, la propagación de una peste está teniendo fuerte impacto. En aquel tiempo, las epidemias dañaban a nivel local o regional y preocupaban por las víctimas humanas. Ahora, la Fiebre Porcina Africana sólo afecta a esta especie animal, pero sus efectos sobre los mercados de granos y carnes están alcanzando dimensiones planetarias y condicionan la economía de la Humanidad, en particular la de la Argentina, donde los granos y carnes tienen mucha conocida incidencia.


El escenario se completa con la guerra comercial entre China -principal demandante mundial de soja, para alimentar cerdos- y Estados Unidos, que por los retrasos en la siembra de maíz por motivos climáticos, podría incrementar la superficie a implantar con la oleaginosa. Eso aumentaría los ya abultados stocks globales y aumentaría la presión bajista que ya tienen los precios.


“Los cambios en los flujos comerciales globales generados por estos acontecimientos, configuran una serie de renovados desafíos para las cadenas agroindustriales argentinas, al tiempo que abren algunas ventanas de oportunidad en el corto plazo. Dada la importancia del sector para el crecimiento de la economía y la generación de divisas, los impactos de este nuevo escenario mundial adquieren para nuestro país significativa importancia, y nos invitan a repensar las decisiones adoptadas en materia de política agropecuaria”, advirtió un informe conjunto al respecto de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la Fundación INAI , firmado por Agustín Tejeda y Nicolás Jorge.


En base a un modelo de proyección, con tres posibles niveles de shock -10, 20 y 30%- sobre las carnes porcinas, bovina y aviar, como del maíz, la soja y las harinas de soja, los analistas infieren que “parte del consumo no satisfecho de cerdo se podría desviar hacia otras carnes, rondando las 600 mil toneladas de carne bovina importada en el escenario central, y 375 mil toneladas de carne aviar”.


A su vez, se espera “una menor demanda tanto de maíz como de harina de soja (17 millones de toneladas menos en el escenario medio del cereal y 7 toneladas menos de harinas de soja). Y las importaciones de poroto de soja podrían disminuir en alrededor de 9 millones de toneladas en el escenario central. Estos efectos sobre las importaciones se suman a los resultantes de la retracción de la demanda china debido a los aranceles impuestos en el marco de la guerra comercial”.


Los precios de exportación que enfrenta Argentina no salen ilesos: la carne de cerdo podría incrementarse entre 2% y 13%, y la bovina entre 0,3% y 1%. El maíz podría alcanzar una baja de 5% en el caso de más impacto, un 10% para la soja y un 13% para la harina de soja.


En las exportaciones argentinas, “el poroto de soja sería el más afectado, con caídas que podrían superar las 3 millones de toneladas, seguido de la harina de soja, con más de 300 mil toneladas de impacto”.

« volver atrás