Junín, Viernes, 20 Sept 2019  |  05:06 hs.
 Martes 04 de junio de 2019                1444
    04.06.2019 -    
Muerte del futbolista Reyes: cuáles son los efectos de manejar a más de 200 km/h
Se reduce notablemente el campo visual y la capacidad de maniobra, mientras que se amplifica la distancia de frenado.

Muerte del futbolista Reyes: cuáles son los efectos de manejar a más de 200 km/h

El accidente vial que este fin de semana le costó la vida al jugador de español José Antonio Reyes abrió nuevamente el interrogante sobre los efectos de conducir a altas velocidades.


GRAF1971. ALCALÁ DE GUADAÍRA (SEVILLA), 01/06/2019.- Imagen que muestra el vehículo en el que viajaba el futbolista Antonio Reyes tras el accidente mortal que ha sufrido este sábado en el kilómetro 17 de la A376, en la provincia de Sevilla. EFE/ Rafa Alcaide


El de Reyes es uno de los tantos casos fatales que suceden a diario, pero que toman mayor notoriedad por tratarse de una figura pública. 


Si bien las causas del accidente, en el que también murió uno de sus primos (el otro resultó gravemente herido) aún se están peritando, es indudable que el ex jugador se desplazaba a altas velocidades. Algunas fuentes citan que la velocidad al momento de despistarse era de 237 km/h, e incluso que se había producido el reventón de un neumático. 


Lo cierto es que aunque se conduzca un auto de alta gama, como en el caso de Reyes, son muy pocas las probabilidades de salvarse si se choca  a 200 km/h o más. Por más sistemas de seguridad que tenga el auto, la desaceleración por el impacto es fatal. 


Las estructuras de los autos están diseñadas para absorber la mayor cantidad de energía posible para que las deformaciones no dañen a los pasajeros. Pero cuando se supera cierta velocidad, no hay estructura que resista un impacto, ya sea frontal o lateral.  


El efecto túnel se produce cuando se transita a altas velocidades, perdiendo toda visión periférica.


Pero, ¿cuáles son los efectos que causa conducir a una velocidad tan elevada?


Según un informe del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), la visión periférica a 40 km/h es de 100 grados, lo que permite ver obstáculos situados en los laterales de la vía pública y otros peligros potenciales. A 70 km/h el campo disminuye a 75 grados, mientras que a 130 km/h (velocidad permitida en ciertas autopistas) se reduce a 30, disminuyendo la capacidad de valorar cualquier peligro potencial.


Gustavo Brambati, sub gerente de seguridad vial de CESVI, agregó que "a mayor velocidad, el conductor experimenta lo que se denomina un efecto túnel. En caso de transitar a 237 km/h se pierde la visión periférica y el ojo sólo percibe lo que esta al frente".


Seguridad vial


"Hay que tener en cuenta que si incrementa un 40% la velocidad estamos duplicando la energía, como también las consecuencias en caso de  impacto. Al mismo tiempo, se reduce la capacidad de generar una maniobra efectiva", detalló Brambati.


La ampliación de la distancia de frenado es otro aspecto importante. Por ejemplo, la distancia para lograr detenerse yendo a 240 km/h es tres veces mayor que transitando a 120 km/h. 


"Considerando un tiempo de reacción de dos segundos para pisar el freno, a 120 km/h se necesitan 130 metros para lograr que el vehículo se detenga en piso seco; es decir, 10 metros más que el largo máximo permitido para una cancha de fútbol profesional. Mientras que a 240 km/h, la distancia se extiende a 385 metros. En caso de que la reacción sea de un segundo, las distancias serán 96 y 318 metros respectivamente". 

« volver atrás