Junín, Viernes, 20 Sept 2019  |  00:20 hs.
 Martes 04 de junio de 2019                670
    04.06.2019 -    
Síndrome del nido vacío: cuatro claves para enfrentarlo
Cuando el último o el único hijo se va de la casa familiar, los padres pueden experimentar sentimientos de tristeza y pérdida.

Síndrome del nido vacío: cuatro claves para enfrentarlo

En el caso de las familias numerosas -una especie en vías de extinción- se va desarmando de a poco, con cada partida. En las parejas con hijo único ese movimiento ocurre de un día para el otro. Más temprano o más tarde, los hijos abandonan la casa familiar y los padres pueden experimentar una mezcla de emociones ante la nueva etapa que se abre. ¿Qué es el nido vacío? ¿Cuál es su impacto? ¿Cómo puede enfrentarse de manera saludable?


El síndrome del nido vacío no es un diagnóstico clínico, explican en un artículo especialistas de la Clínica Mayo de Estados Unidos. Se trata de un fenómeno por el cual los padres tienen sentimientos de tristeza y pérdida cuando el último hijo se va de casa.


En el texto apuntan que si bien la mayoría alienta activamente a sus hijos para ser independientes, “la experiencia de dejarlos ir puede ser dolorosa”. ¿Dónde puede originarse esa dificultad? En el hecho de que ya no haya hijos en la casa que necesiten atención, en extrañar la vida cotidiana juntos, la compañía constante; también puede azotar la preocupación por su seguridad o sobre si podrán cuidarse solos, afirman los autores. Y añaden que también podría ser dura la transición “si tu último hijo deja el nido un poco antes o después de lo previsto”; o en los casos de hijo único, o de padres y madres que se sienten muy identificados con ese rol, para quienes puede ser “especialmente difícil”.


Planificar con anticipación es la estrategia ideal para aquellos que ante la inminencia de la partida del último o del único hijo empiezan a sentir preocupaciones vinculadas a cómo será la vida cuando el nido efectivamente quede vacío. “Buscá nuevas oportunidades en tu vida personal y profesional. Mantenerte ocupado o aceptar nuevos desafíos en el trabajo o en el hogar puede ayudarte a aliviar la sensación de pérdida que podría causar su partida”, aconsejan.


¿Cuál es el impacto del síndrome del nido vacío?

En el pasado, sostienen desde la Clínica Mayo, los estudios indicaban que el sentido de pérdida profundo que experimentaban los padres ante el nido vacío podía volverlos vulnerables a la depresión, el alcoholismo, la crisis de identidad y las crisis de pareja.


“Sin embargo, algunos estudios recientes indican que un nido vacío puede reducir los conflictos familiares y laborales, y que puede ofrecerle a los padres muchos otros beneficios. Cuando el último hijo abandona el hogar, los padres tienen una nueva oportunidad para reencontrarse uno con el otro, mejorar la calidad de su matrimonio y reavivar los intereses para los cuales antes no tenían tiempo”, afirman.


En caso de experimentar estos sentimientos de pérdida, instan a tomar medidas, entre las que proponen:


-Aceptá los horarios. Evitá comparar los horarios de tu hijo con tu propia experiencia o expectativas. En su lugar, concentrate en lo que podés hacer para ayudar a tu hijo a ser exitoso cuando se vaya de casa.

-Mantenete en contacto. Podés continuar teniendo una relación cercana con tus hijos aunque vivan separados. Esforzate por mantener un contacto regular mediante visitas, llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes de texto o videollamadas.

-Buscá apoyo. Si tenés dificultad para hacer frente al nido vacío, buscá apoyo en tus seres queridos y otros contactos cercanos. Expresá tus sentimientos. Si estás deprimido, se debe buscar ayuda médica o psicológica.

-Mantenete positivo. Pensar en el tiempo y la energía extra que vas a tener para dedicar a tu matrimonio o intereses personales cuando tu último hijo se vaya de casa podría ser útil para adaptarte a este cambio importante de la vida.

« volver atrás