Junín, Lunes, 19 Agosto 2019  |  04:55 hs.
 Martes 11 de junio de 2019                397
    11.06.2019 -    
Obesidad: por qué deberías apagar todas las luces y pantallas al dormir
Según un amplio estudio realizado en mujeres, la luz artificial durante el sueño se asocia significativamente con un mayor riesgo de aumento de peso y obesidad.

Obesidad: por qué deberías apagar todas las luces y pantallas al dormir

Dormir viendo la televisión o con las luces encendidas podría desordenar tu metabolismo y provocar un aumento de peso o incluso obesidad, sugieren los resultados preliminares de un estudio realizado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos que refuerza las evidencias que indican que estar expuesto a demasiada luz por las noches podría ser riesgoso para la salud.


"Conforme a nuestra evolución, se supone que tenemos que dormir por las noches en un lugar oscuro", afirma el autor principal del trabajo, Dale Sandler, científico del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental, del NIH.


"Es mucho más importante de lo que la gente cree por distintas razones de salud", subrayó.


Estar expuesto diariamente a luz y oscuridad nos ayuda a mantener nuestro reloj interno de 24 horas, que regula el metabolismo, las hormonas que promueven el sueño, la presión arterial, y otras funciones.


Cada vez más investigaciones indican que la interrupción de un ciclo normal de despierto-dormido podría contribuir a problemas de salud, aumentando el riesgo de sufrir hipertensión, diabetes, depresión y obesidad.


Los investigadores analizaron data sobre salud y estilo de vida de casi 44.000 mujeres estadounidenses inscriptas en un estudio que busca pistas sobre las causas del cáncer de mama. El análisis se centró en datos sobre el sueño, exposición a la luz y aumento de peso durante el estudio, pero no en el cáncer de mama. Los resultados fueron publicados en la revista especializada JAMA.


A las participantes se les realizaron exámenes médicos y tuvieron que llenar cuestionarios de salud y estilo de vida al momento de su inscripción y posteriormente de manera periódica. El seguimiento duró más de cinco años.


Las respuestas se recodificaron para el análisis en 4 categorías de acuerdo al nivel de exposición a la luz durante la noche (sin luz, poca luz nocturna en la habitación, luz fuera de la habitación y luz o televisión encendidas en la habitación). Las mujeres que informaron más de un tipo exposición a la luz artificial en la noche (ALAN, por sus siglas en inglés) fueron clasificadas en el nivel más alto.


El hallazgo sugiere que la exposición a la luz artificial debe abordarse en las discusiones sobre obesidad.


Los resultados mostraron que la luz artificial durante el sueño nocturno se asoció significativamente con un mayor riesgo de aumento de peso y obesidad, especialmente en mujeres que tenían una luz o una televisión encendidas en la habitación mientras dormían. Comparado con ningún ALAN, dormir con un televisor o una luz encendida en la habitación se asoció con ganar 5 kilos o más y un aumento del IMC (índice de masa corporal) de 10 % o más.


Los investigadores aclararon que ese vínculo no parece explicarse por otros factores como duración y calidad del sueño, u otros influenciados por el sueño deficiente.


Estudios previos ya habían mostrado la asociación entre dormir pocas horas con un riesgo más elevado de obesidad. Los autores apuntan que este nuevo hallazgo sugiere que la exposición a la luz artificial en la noche debe abordarse en las discusiones sobre prevención de la obesidad.


Los investigadores sostienen que sus hallazgos "pueden tener implicaciones para la salud pública", en virtud de que la adherencia a las dos estrategias más comunes para prevención de la obesidad, como son la promoción de la buena alimentación y el elevar los niveles de ejercicio, "es menos que óptima", probablemente por "barreras" que impiden mantener un estilo de vida saludable.


"Nuestros hallazgos proporcionan evidencia de que la exposición a ALAN durante el sueño puede ser un factor de riesgo para el aumento de peso, el sobrepeso y la obesidad, y sugiere que reducir la exposición a ALAN mientras se duerme podría ser una intervención útil para la prevención de la obesidad". No obstante, aclaran, que se  necesitan estudios prospectivos o de intervención adicionales.

« volver atrás