Junín, Domingo, 20 Octubre 2019  |  16:45 hs.
 Jueves 11 de julio de 2019                311
    11.07.2019 -    
El último Escarabajo deja de fabricarse, pero el original pervive en México
La marca alemana cesó la fabricación del último modelo. Aunque la versión original sigue viva.

El último Escarabajo deja de fabricarse, pero el original pervive en México

Volkswagen echó a rodar este miércoles su último Beetle, de un reluciente azul metálico, producido en su planta de la ciudad mexicana de Puebla y heredero de lujo del legendario Escarabajo, también conocido como Fusca, Coccinelle o simplemente Vocho, en suelo mexicano.


Con música de mariachis, vivas y aplausos, el último vehículo producido en la fábrica de Puebla, una de las mayores del consorcio alemán en el mundo, avanzó sobre la línea de montaje para poner punto final a una producción que sumó más de 1,7 millones desde 1997.


El último Beetle saliendo de la línea de montaje de la planta de Puebla, en México. (AP Photo/Fernando Llano)


Decenas de trabajadores se reunieron desde muy temprano para dar los últimos toques a la flamante unidad, que ensamblaban de principio a fin en 7 horas.


"Gracias Beetle", se leía en casacas de un brillante amarillo que vestían los trabajadores, entre quienes se percibía un ambiente festivo pero aderezado de nostalgia por despedir a uno de los autos más icónicos de la firma alemana.


Los últimos 65 modelos del "Beetle Final Edition" serán vendidos en México sólo por internet a un precio de 21.000 dólares para el modelo de base y podrán ser apartados previo pago de unos 1.000 dólares.


Cada vehículo tiene del lado izquierdo una placa conmemorativa seriada del 1 al 65. El auto estará disponible en colores azul metálico, negro, blanco y beige.


El Beetle fue heredero del legendario Escarabajo, concebido en la década de 1930 en pleno auge del nazismo y que fue producido hasta 2003, saliendo el último modelo también de esta planta ubicada en el centro de México, país donde el Vocho, como se le conoce popularmente, fue el auténtico auto del pueblo al ser "bueno, bonito y barato", como lo definen sus aficionados.


Pero a diferencia del Vocho, que fue siempre el auto más económico del mercado mexicano, el Beetle es considerado un auto de lujo, su precio duplica el de otros modelos, por lo que popularidad fue mucho menor y son poco visibles en las calles de la caótica Ciudad de México.


La versión original sigue viva en México

La gente en Cuautepec, a las afueras de Ciudad de México, sigue confiando en la sencilla versión original del Escarabajo, valorada por su fiabilidad, su facilidad de reparaciones y, sobre todo, su capacidad para desplazarse por las empinadas calles del barrio.


Los Vochos siguen siendo utilizados como taxis en algunos barrios de la periferia de la Ciudad de México. (AP Photo/Cristina Baussan)


A gran altura sobre la capital, donde el conocido smog convierte las colinas circundantes en siluetas difusas, los antiguos autos compactos siguen utilizándose como taxis informales en una zona donde falta transporte público.


Estos autos redondeados, ruidosos y con el motor en la parte trasera están por todas partes en Cuautepec, y se han convertido en una obsesión para algunos después de que la producción del Tipo 1 se cancelara en 2003 y el nuevo modelo no lograra impresionar a la mayoría de los vecinos.


"Los nuevos no suben los cerros, no suben las subidas y los viejitos, estos vochitos, suben todas las subiditas sin problemas", comentó el taxista Adrián Martínez.


Una excepción es el empresario David Álvarez, vecino del contiguo Estado de México y que maneja un New Beetle descapotable de 2008. Aunque ha tenido escarabajos más antiguos y admite que su versión más nueva no es tan cómoda para terreno escarpado, le gusta la atención que atrae.


"Es muy atractivo, con mucha personalidad. Se voltea mucho la gente en las calles cuando pasa".


Para México, el fin de la producción del Escarabajo marca el final de una era. La fábrica de VW en Puebla, al sureste de la capital, fue durante mucho tiempo la única planta del mundo que seguía haciendo los escarabajos clásicos, y hace poco se convirtió en la única que seguía produciendo los más modernos.


Los modelos Tipo 1 pintados de blanco y verde eran los taxis habituales en Ciudad de México, pero las autoridades dejaron de renovar en 2012 las licencias de los últimos Vochos.


En teoría, esto significa que los taxistas que siguen utilizando el modelo antiguo en Cuautepec lo hacen de forma ilegal, señaló Francisco Trujillo, uno de estos conductores. Pero la policía no suele molestarlos, señaló, y los autos siguen siendo muy demandados por vecinos que crecieron cuando había taxis de WV por todas partes.


Estos vehículos de dos puertas, casi siempre sin asiento de copiloto, se hicieron famosos por servir de trampa de delincuentes. Los ladrones, en ocasiones arreglados con los taxistas, aparecían de improviso para exigir las pertenencias de clientes atrapados en la parte trasera sin forma de salir.


Entre los aficionados en Cuautepec hay una preocupación porque las piezas cada vez son más difíciles de encontrar.


El local del mecánico Juan José Fragoso, en el cercano vecindario de Progreso, ha ganado fama en la zona por su capacidad para arreglar los Escarabajos antiguos. Él dijo conseguir piezas de un socio comercial que compra y desguaza modelos estropeados o abandonados.


Los talleres especializados en México reconocen que cada vez es más difícil conseguir piezas. (AP Photo/Cristina Baussan)


"Aparte ahorita más escaso porque se descontinuaron muchas piezas", señaló Fragoso.


Algunos mecánicos prefieren hacerse con los autos para su uso personal.


Bernardo García, otro mecánico en Progreso Nacional, tuvo su primer Escarabajo cuando tenía 13 años y no ha dejado de comprarlos desde entonces. García dijo que el auto, ahora una reliquia, siempre será su favorito por su combinación de valor y eficiencia.


Su última compra es un Vocho de 1975 para arreglar que es más viejo que él.


"Creo que el coche tiene más documentos que yo", bromeó.

« volver atrás