Junín, Miércoles, 16 Octubre 2019  |  16:08 hs.
 Viernes 12 de julio de 2019                279
    12.07.2019 -    
BMW Serie 3: en busca del dinamismo perfecto
A su fama de sedán deportivo, le agregó más precisión y eficiencia, con un mayor grado de confort.

BMW Serie 3: en busca del dinamismo perfecto

Si hay una característica que muchos vehículos desean tener es algún rasgo deportivo. No porque funcionen como tal, sino porque se utiliza como una estrategia de marketing y comunicación para intentar atraer al usuario aunque se trate de un auto urbano, una pickup o un SUV.


Pero si hay un auto que históricamente puede presumir de deportividad sin ser un modelo estrictamente deportivo, ese es el BMW Serie 3, un sedán que desde hace más de 40 años y 7 generaciones ofrece un carácter y un tacto únicos entre los autos medianos. Hasta ahora.


BMW Serie 3


Esta nueva edición del modelo más vendido en la historia de BMW (más de 15 millones en todo el mundo) llega con cambios que no lo hacen perder ese tradicional y reconocido comportamiento sport pero sí cambia el modo en el que ese rendimiento es entregado al conductor.


El flamante Serie 3 conserva sus proporciones históricas, con un corte clásico de un cuatro puertas que ahora luce los sobredimensionados riñones en la parrilla, que forman parte del lenguaje de estilo actual de los modelos de la empresa alemana.


El sector trasero tiene un tratamiento novedoso que resulta estéticamente llamativo y distinguido: parte del faro trasero dibuja una cuña tridimensional que es iluminada con una intensa luz de LED roja que da un efecto especial al sector trasero.


BMW Serie 3


Mantiene la clásica configuración de tracción trasera y un reparto de peso de 50% y 50% en cada eje, características que contribuyen a su histórico comportamiento dinámico.


A nuestro país por el momento llega en una única versión, la 330i Sportline, que ofrece un motor de 258 caballos de fuerza, un nivel de potencia al que el cliente de este modelo está acostumbrado a recibir. Pero cuando se empiezan a desmenuzar los detalles van apareciendo sorpresas que derriban configuraciones históricas.


BMW Serie 3


Ese potente motor no es un 6 cilindros en línea como el que históricamente BMW ofreció para ese caballaje, sino que se trata de un 4 cilindros de 2.0 litros y turbo de doble entrada, que en buena medida puede hacer olvidar a los diseños tradicionales.


Ingresar al vehículo, percibir la fortaleza de su estructura con solo oír el sonido que produce la puerta al cerrarse o sentir la calidad del cuero que reviste su volante, o la de otros apliques y elementos del interior, son todas señales inequívocas de que estamos dentro de un BMW.


Pero si desde el puesto de conducción, ya con el motor en marcha, cerráramos los ojos por un momento y los volviéramos a abrir para concentrarnos exclusivamente en el tablero de instrumentos, no sabríamos a bordo de qué vehículo estamos. Es más, BMW no estaría entre las primeras tres opciones.


BMW Serie 3


Es que la marca alemana ha optado por un diseño que no hace una sola mención a los tableros analógicos que ha ofrecido en el pasado. Para este modelo se optó por uno completamente digital, con indicadores de velocidad y cuentavueltas que ocupan los bordes laterales de la pantalla y que no entregan la información con mucha claridad.


Llamativamente no ofrece opciones de vistas que permitan modificar estos indicadores, solo es posible variar la información que aparece en el centro del display. Los puristas o clientes históricos de BMW sin dudas extrañarán los clásicos indicadores de aguja.


Como contrapartida, la marca ha mejorado y ampliado las funciones y el tamaño del Head Up Display, el sistema de información que se proyecta sobre el parabrisas y que ayuda al conductor a mantener la vista sobre el camino.


BMW Serie 3


Además de ofrecer datos como velocidad, revoluciones del motor o las indicaciones del navegador satelital, entre otros, ahora permite visualizar la gestión de otras funciones del vehículo: buscar entre las estaciones de radio, seleccionar una canción en la reproducción vía streaming o encontrar un contacto telefónico ahora es posible hacerlo con las manos en el volante y sin quitar la vista del camino.


Claro que también ofrece la posibilidad de hacer algunos ajustes mediante la voz o a través del asistente Siri, de Apple CarPlay, de los teléfonos iPhone (no es compatible con Android Auto). Por cierto, para conectar esta función no es necesario hacerlo vía cable como en el resto de los vehículos, este Serie 3 ya lo puede hacer con conexión inalámbrica bluetooth.


Pero como ocurría con ediciones anteriores de este modelo, lo mejor de todo se genera al manejarlo. El nuevo Serie 3 conserva un comportamiento notable, pero con algunas diferencias.


BMW Serie 3


En ciudad y caminos desparejos, por ejemplo, las suspensiones filtran más las irregularidades o baches, especialmente en el tren delantero, que ahora transmite menos vibraciones. En ruta va siempre bien plantado y las inclinaciones de carrocería son mínimas. La sensación es de tener control permanente sobre el vehículo.


La dirección reacciona en forma precisa y veloz, aunque hay que acostumbrarse, ya que a baja velocidad es extremadamente “liviana”, algo que disminuye a medida que se incrementa la velocidad pero que sigue siendo muy suave respecto de otros Serie 3 anteriores.


Algo parecido ocurre con el pedal de frenos, que brinda un tacto “esponjoso” y de recorrido más bien largo si se lo referencia con generaciones anteriores.


El motor da una muy buena respuesta principalmente a bajas vueltas, con una reacción sorprendente para un auto de esta características. Esa misma energía también se aprecia en las recuperaciones, apoyándose en un bestial torque de 400 Nm y en una caja automática de 8 velocidades que reacciona con rapidez.


BMW Serie 3


Pero todo también se trata de una cuestión de sensaciones y este nuevo Serie 3 mantiene más aislado al conductor de todo lo que está sucediendo: el tradicional “tacto” de BMW ha disminuido en esta generación, pero con un dinamismo superior a los anteriores.


El detalle tecnológico de esta generación lo da un sistema que graba los últimos 50 metros hechos por el auto y reproduce el mismo recorrido pero marcha atrás, sin que el conductor tenga que ocuparse del volante ni los pedales de acelerador y freno y con la capacidad para esquivar obstáculos. Esta asistencia puede resultar muy útil en cocheras con ingresos complicados.

« volver atrás