Junín, Miércoles, 16 Octubre 2019  |  17:19 hs.
 Viernes 12 de julio de 2019                251
    12.07.2019 -    
¿Es posible reorientar tu carrera laboral a los 40?
Dar un viraje profesional puede resultar vertiginoso, pero también ser enriquecedor. Cómo planificar la decisión, por dónde empezar y de qué manera afrontar las entrevistas.

¿Es posible reorientar tu carrera laboral a los 40?

Es probable que, a lo largo de esas más de cuatro décadas que se dedican en promedio a trabajar, surjan nuevas inquietudes y se quiera dar un giro completo a la profesión. Pero, ¿cuál es el momento de hacerlo? ¿Hay una edad tope? ¿Podés reinventarte a los 40 y más allá?


”A los 40 años todavía nos queda por desarrollar más de la mitad de nuestra carrera profesional. Atendiendo a los datos que tenemos en LinkedIn, la actualización de las competencias es algo normal en el panorama actual, y cambiar de carrera o de perfil a los 40 no es ni debilidad ni fortaleza, sino adaptarse a las demandas del mercado”, comparte Rosario Sierra, Sales Manager de Linkedin Iberia.


Sin embargo, tras haber alcanzado cierta madurez en un puesto de trabajo y con una edad que ya hace tiempo que abandonó la juventud, dar un viraje profesional puede parecer vertiginoso, aunque hay un momento en el que puede ser positivo para el enriquecimiento personal. “Si se trata de una decisión voluntaria, debe tomarse ese día que sientas que no aprendiste nada y que no aportaste nada”, explica Juan José López Jurado, profesor de Comportamiento Organizacional en ICADE.


La diversidad abre oportunidades

Pero, más allá de los intereses e inquietudes personales, ¿las empresas ofrecen oportunidades para estos profesionales que han dejado la juventud para entrar en una primera madurez? El profesor López Jurado indica que es la primera vez en la historia que conviven cuatro y hasta cinco generaciones en miles de compañías. “La diversidad debida a la edad es una gran ventaja competitiva y no deja de ser una creencia injusta el pensar que a partir de una cierta edad se está obsoleto o no sé puede aprender”, subraya.


Según el Global Trends Report de 2018 de LinkedIn, la diversidad fue una de las tendencias de reclutamiento principales en ese ejercicio, y un 78% de los líderes de talento que participaron en la encuesta aseguraron estar contratando según este principio.


”No solo hablamos de diversidad de género, también la étnica o generacional. Y en este sentido, identificábamos a la generación del baby boom como aquella que permanecerá en el mercado laboral durante más tiempo. De ahí que las empresas se estén dando cuenta de la importancia de interactuar con candidatos experimentados”, apunta Sierra.


Cambiar de carrera o de perfil a los 40 no es debilidad ni fortaleza, dice una ejecutiva de Linkedin.


Otra de las ventajas que ofrece la experiencia son las llamadas soft skills (habilidades blandas o interpersonales). “En el Global Talent Trends Report de 2019 hablamos de las llamadas habilidades blandas, que tienen que ver con las competencias actitudinales, como la creatividad, la persuasión, la gestión del tiempo, la adaptabilidad y colaboración, que según el informe son uno de los factores más importantes a tener en cuenta en la contratación”, relata la profesional de LinkedIn.


De hecho, son estas capacidades las que tienen un papel más importante en el proceso de reclutamiento actualmente, según indican el 92% de los expertos consultados para el informe. “La colaboración o la comunicación, por ejemplo, infieren a los candidatos competencias transferibles a otras industrias y funciones. De ahí que se tengan en cuenta por encima de las hard skills (habilidades duras o aptitudes que se tienen para un trabajo específico)”, aclara Sierra.


Planificar el movimiento

Renunciar a un puesto de trabajo seguro y estable por perseguir otras inquietudes laborales es un paso emocionante pero también cargado de incertidumbre. De ahí que la planificación sea fundamental para afrontarlo con éxito.”Comenzar una etapa nueva tiene grandes ventajas y estas deben ser gestionadas con paciencia y tiempo para reducir el riesgo”, revela López Jurado, que también es consultor de SingularNet.


De ahí que sea importante contar con un cierto colchón o soporte económico que no nos obligue a aceptar una oferta que no encaje con las expectativas personales. “Si el cambio fue reflexionado y planificado se elegirá una compañía que conecte con los valores propios, y no al contrario”, añade López.


Es importante conocer el tipo de empresa a la que nos queremos dirigir, ya que dependiendo de su estructura y filosofía los candidatos con más edad pueden encajar mejor en unas que en otras. “Es posible captar señales que indiquen una mayor disponibilidad para ese perfil. Por ejemplo, las compañías más pequeñas tienden a tener planes de carrera menos estructurados, valorando a los profesionales del mercado en lugar de formar los talentos dentro de casa. Además, este tipo de organizaciones suelen ser más flexibles, lo que facilita una contratación fuera de lo convencional”, comenta Sierra.


Pero para que su perfil resulte atractivo, es necesario que el interesado se haya sometido a un buen proceso de reciclaje o al aprendizaje de nuevas capacidades. “Nosotros animamos a la formación, a ampliar y mejorar nuestras competencias, a reciclarnos y a no dejar de crecer profesionalmente. Esta es la única forma de seguir avanzando y alcanzar el éxito. No hay enemigos que no podamos solventar con formación constante y versatilidad a la hora de abordar cambios laborales, con independencia de la edad”, continúa la experta.


Por dónde empezar

”Una de las ventajas de ser más mayor es tener una red de contactos amplia y diversa. Vamos a aprovecharla para tomarnos un café con ellos, actualizar la conversación y compartir nuestros planes con colegas de diferentes empresas y diferentes épocas de la vida”, aconseja Sierra.


Pero también hay que invertir en las relaciones digitales. Las oportunidades de empleo que aparecen a través de las redes sociales son mucho amplias que las que se encuentran fuera de ellas. “Participar en redes sociales y estar al día de las novedades del mundo tecnológico en general también nos puede ayudar a encontrar la oportunidad que buscamos. Tenemos que actualizar nuestro perfil fuera y dentro de la red”, argumenta la profesional.


Una de las ventajas de ser más mayor es tener una red de contactos amplia y diversa.


Cómo afrontar las entrevistas

Salir de la zona de confort en lo laboral genera dudas que pueden incrementarse cuando se supera cierta edad debido a barreras y estereotipos establecidos socialmente. Sin embargo, es importante no redundar en este hecho. “Es mejor evitar llamar la atención sobre ello. Es más conveniente enfocarse en lo que nos acerca a la compañía y a sus empleados, sin centrarnos en hacer comentarios del tipo: cuando usted nació, yo tenía cinco años de experiencia”, recomienda Sierra.


Otro aspecto importante es transmitir pasión ante la oportunidad que se presenta, e incidir en cuestiones como la voluntad de superación. “Debemos dejar claro que todavía no hemos llegado a la cumbre. Uno de los aspectos más importantes en una empresa es que los empleados estén motivados para aprender; si un candidato indica estar en el descenso de su montaña profesional es probable que el entrevistador se desanime”, cuenta la profesional, que invita también a acercarse y relacionarse con profesionales más jóvenes. “Preguntarles sobre su trabajo y escuchar el lenguaje que usan para describirlo, tomar nota y usarlo en la próxima entrevista puede ayudarnos a que nuestro mensaje siga siendo relevante”, indica.

« volver atrás