Junín, Viernes, 20 Sept 2019  |  01:02 hs.
 Viernes 02 de agosto de 2019                197
    02.08.2019 -    
Cómo afrontar una primera cita tras una separación
El quid de la cuestión es mostrar interés por la otra persona y cuidar el lenguaje verbal y no verbal.

Cómo afrontar una primera cita tras una separación

La preparación de una primera cita con otra persona es importante y vale la pena prestarle atención porque la primera impresión es muy importante. Se dice que los dos primeros segundos son los más determinantes a nivel físico y los siguientes treinta segundos desde el punto de vista del lenguaje no verbal y de interés. No debemos ir ni muy arreglados ni descuidados, ni tampoco disfrazados.


El 74% de los solteros asegura tener rituales de preparación antes de acudir a una cita. El 55% se afeita o se depila, y el 45% se preocupa por llevar ropa interior sexy. Al 66% de los chicos les molesta que la chica aparezca “supermaquillada” y un altísimo porcentaje de mujeres no soporta que los hombres se pongan un exceso de perfume.


Lugar y primeros consejos

Un factor fundamental es la puntualidad. A nueve de cada diez consultados les parece muy negativo que la persona con la que han quedado llegue tarde.


Otro detalle importante: nunca debemos iniciar la conversación con un “¿cómo estás?” Es mejor hablar del lugar de la cita, de un aspecto concreto que sepamos de la persona, sacar un tema nuestro que ayude a iniciar una conversación fluida.


Debemos elegir un lugar tranquilo, donde podamos conocernos y que tenga algo original. Si luego estamos muy a gusto, ya se puede buscar una actividad más dinámica y divertida. No recomiendo nunca tener una primera cita en el cine,algo que es muy típico pero un gran error porque no ofrecemos un espacio y un entorno que nos permita conocer a la persona.


Durante la cita

El consejo más importante es mostrarse tal y como uno es, pero por supuesto resaltando nuestros aspectos positivos.


Debemos evitar las citas largas. Lo aconsejable son 65 minutos, porque así evitamos la pesadez o que decaiga el interés.


En una primera cita, conviene no crearse unas expectativas demasiado elevadas.


El quid de la cuestión durante la cita es mostrar interés por la otra persona. Debemos vigilar mucho el lenguaje no verbal: mirar a los ojos, sonreír. No debemos ser egocéntricos ni tampoco introvertidos. Y hemos de evitar las preguntas muy íntimas así como hablar de determinados temas que pueden resultar controvertidos, como fútbol, política, economía, religión, las ex parejas o la idea de pareja en un futuro, por ejemplo.


Algunos temas de conversación recomendables son pasiones, experiencias curiosas, gustos, estilo de vida, intereses, entre otros.


Los errores más típicos

Algunos de los errores más frecuentes a los que conviene estar atento para evitar son:


- Estar centrado en el celular o dejarlo boca abajo encima de la mesa. Transmite falta de confianza y de sensación de tener algo que ocultar.

- No empatizar con la otra persona y no estar pendiente de que se sienta cómoda.

- No tener iniciativa ni una actitud proactiva, provocando que la cita sea un aburrimiento.

- Hacer halagos continuos que lo único que hacen es parecer forzados y poco sinceros.


Como curiosidad, quizá valga la pena tener en cuenta un estudio de la Universidad de Harvard según el cuál con solo tres preguntas podemos saber si hay posibilidad de compatibilidad con una persona:


1. ¿Te gustan las películas de miedo?

2. ¿Has recorrido algún país en solitario?

3. ¿No sería genial dejarlo todo y vivir en un barco?


Al terminar la cita

Cuando la cita toque a su fin, si nos ha gustado y queremos seguir conociendo a esa persona, es interesante proponer un plan para concretar un segundo encuentro, pero sin mostrar impaciencia. Si fluye mucho esta primera cita se recomienda proponer la segundo al final de esta. Pero si entonces no se ve oportuno, se puede retomar el contacto después de unos días. Y conviene que la segunda cita sea más dinámica, con propuestas como ir a hacer deporte, asistir a un concierto, visitar algo. Conviene evitar ir de nuevo a tomar un café.


En una primera cita, conviene no crearse unas expectativas demasiado elevadas.


También es importante dejar pasar unas horas desde el encuentro para volver a contactar con la persona. Es bueno mandar un mensaje diciendo lo bien que lo hemos pasado, pero sin intención de iniciar una conversación. Con este mensaje conseguimos transmitir a la persona nuestras sensaciones de la cita.


Sexo: ¿sí o no?

En cuanto a si tener o no sexo en una primera cita, nunca deberíamos decir la frase de: “Yo no soy de esos/as que me acuesto en la primera cita”.


Considero que todo depende de lo que vaya surgiendo, no debemos ir con una idea predeterminada. La creencia de que si tienes sexo en la primera cita cierras la puerta a una relación estable se ha comprobado que no es cierta. El sexo no influye en el compromiso.


Al contrario de lo que podría parecer, según algunas encuestas los menores de 35 años esperan más a tener sexo, lo postergan hasta una tercera cita. Más del 36% de los hombres llevan preservativos en la cartera, y el 49% asegura tener sexo en la primera cita. De las mujeres sólo afirma tenerlo el 25%.


Al contrario de lo que podría parecer, según algunas encuestas los menores de 35 años esperan más a tener sexo, lo postergan hasta una tercera cita.


Lo más importante de todo es que no debemos generarnos unas elevadas expectativas, ni tampoco pretender que esa persona sea ideal y cumpla todas las cualidades que esperamos de una pareja. Hay que ser un poco flexibles y dejarse llevar.

« volver atrás