15.6 ºC Ahora en
Junin, Buenos Aires
Sábado, 15 Agosto 2020
Salud  Martes 21 de enero de 2020 - 13:43 hs.                659
  Salud   21.01.2020 - 13:43   
Detectan medicamentos no oncológicos que funcionan contra las células cancerígenas
Son cerca de 50 fármacos creados para tratar otras patologías. Científicos norteamericanos confirmaron su capacidad para matar celdas cancerosas.

"Pensamos que tendríamos suerte si encontrábamos incluso un solo compuesto con propiedades anticancerígenas, pero nos sorprendió encontrar tantos". El comentario sale de boca de Todd Golub, director científico y director del Programa de Cáncer en del instituto Broad, miembro del Instituto de Cáncer Dana-Farber y profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de Harvard. La sorpresa no es exagerada: junto a su equipo hallaron que casi 50 fármacos utilizados para tratar enfermedades como la diabetes, la inflamación y el alcoholismo son capaces de matar células cancerosas.


La novedad confirmada en el laboratorio mediante el estudio sistemático de miles de compuestos farmacológicos ya desarrollados, detectó que la actividad anticancerígena de estos medicamentos había pasado desapercibida anteriormente, al tiempo que reveló nuevos mecanismos y objetivos farmacológicos, sugiriendo una posible forma de acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos contra el cáncer, o de reutilizar los ya existentes para tratarlo.


El trabajo que fue publicado en la revista Nature Cancer, tuvo como base de operaciones un Centro de reutilización de Medicamentos del Instituto Broad, donde se enlistan más de 6 mil compuestos farmacológicos aprobados. Allí se testearon todas estas drogas en 578 líneas celulares de cáncer humano. Algunos de los compuestos mataron a las células cancerosas de maneras inesperadas.


"La mayoría de los medicamentos contra el cáncer existentes bloquean las proteínas, pero estamos descubriendo que los compuestos pueden actuar a través de otros mecanismos", apuntó el oncólogo Steven Corsello, primer autor del estudio. 


En la práctica, algunas de las cuatro docenas de drogas que él y sus colegas identificaron parecen actuar no inhibiendo una proteína, sino activando otra distinta, o estabilizando una interacción proteína-proteína. A modo de ejemplo, el equipo descubrió que casi una docena de medicamentos no oncológicos mataron las células cancerosas que expresan una proteína llamada PDE3A, al estabilizar la interacción entre ésta y otra proteína llamada SLFN12, un mecanismo previamente desconocido para algunos de estos medicamentos.


Células con cáncer pueden ser eliminadas o neutralizadas con el uso de medicamentos indicados para otras patologías.


A lo largo de la historia, los científicos encontraron nuevos usos para fármacos preexistentes, como el descubrimiento de los beneficios cardiovasculares en la aspirina. "Creamos el centro de reutilización para permitir a los investigadores hacer este tipo de descubrimientos fortuitos de una manera más deliberada", mencionó Corsello. En esta oportunidad, los testeos permitieron determinar que compuestos como el disulfiram, que se utiliza en tratamientos de dependencia al alcohol, o el vanadio, desarrollado para tratar la diabetes, tienen una acción letal contra ciertas celdas enfermas.


También la lovastatina, recetada para reducir el colesterol, y la tepoxalina, indicada como antiinflamatorio para el tratamiento de la osteoartritis en perros, pero aprobado su uso en personas, que eliminó las células cancerígenas al alcanzar un objetivo desconocido en las que sobreexpresan la proteína MDR1, que comúnmente impulsa la resistencia a los medicamentos de quimioterapia.


"Las características genómicas nos dieron algunas hipótesis iniciales sobre cómo podrían estar actuando los medicamentos, que luego podemos volver a estudiar en el laboratorio. Nuestra comprensión de cómo matan a las células cancerosas nos da un punto de partida para desarrollar nuevas terapias", refirió el autor, que catalogó al hallazgo como un "gran conjunto de datos inicial".