28.9 ºC Ahora en
Junin, Buenos Aires
Miércoles, 30 Sept 2020
Salud  Domingo 05 de abril de 2020 - 15:39 hs.                3254
  Salud   05.04.2020 - 15:39   
Coronavirus en Argentina: por qué no sirve hacer barbijos en casa y cuáles son sus riesgos
Muchos médicos desaconsejan los barbijos caseros. Pero bien hechos, podría ayudar a parar los contagios. Los peligros.

Mientras el país atraviesa el aislamiento social preventivo y obligatorio, desde todos los rincones del planeta llega día a día la repetida y alarmante noticia de que, la pandemia del coronavirus, ha vuelto a sumar miles de muertes.


La Argentina, aunque con un aislamiento preventivo muy bien anticipado, no es la excepción y mientras crecen los infectados, la gente común va al súper o a la farmacia con improvisados barbijos hechos en casa. Algo a lo que se opone la Organización Mundial de la Salud o el propio Ministerio de Salud de la Nación​, que recomiendan el uso de barbijo solo en los casos de que la persona esté infectada por el coronavirus, haya estado en contacto estrecho con un caso sospechoso o al atender a un paciente con la enfermedad.


La gente insiste y crece la polémica: ¿por qué no sirve hacer barbijos en casa y cuáles son sus riesgos?


Sabiendo que el número de contaminados va a crecer y mucho y que, tarde o temprano, la gente deberá salir del aislamiento y volver a sus trabajos, sus colegios, su vida normal, ¿no es mejor tener alguna defensa que andar sin ninguna cobertura?


Anteojos y telas comunes tapando la boca: no sirve para detener el contagio.


La controversia comienza a crecer en todo el mundo, no solo en Argentina. Hay organizaciones como #Masks4all, que promueven que todas las personas lleven aunque sea un barbijo casero al salir de casa, y se viralizan tutoriales y videos de gente que fabrica tapabocas, incluso con los elementos más impensados.


Se sabe que parte del éxito de Israel y República Checa en su control de la enfermedad fue la prohibición de andar en la calle sin tener tapada la boca y la nariz. Y hasta el presidente de Estados Unidos Donald Trump, que no es un catedrático en el coronavirus, salió a pedirle a los estadounidenses que salgan a la calle con pañuelos, bufandas o algo que les tape la boca y la nariz ante el crecimiento exponencial de los muertos en la principal potencia mundial.


Cuáles son los riesgos de usar un barbijo casero

En el afán de sentirse protegidas, muchas personas están recurriendo a lo que tienen a mano para fabricar sus propios barbijos caseros. Desde el papel del rollo de cocina con varios pliegues y gomitas elásticas para hacer los sujetadores, pasando por recortes de bolsas ecológicas reutilizables para el supermercado o friselina en sus diferentes variantes, muchas son las propuestas que, por estos días, pueden encontrarse para hacer mascarillas improvisadas.


No faltan tampoco los rediseños de los guardapolvos de los chicos o de las sábanas en desuso. Ni los corpiños se salvan, por su atractiva tela elástica que, en apariencia, ofrecería protección adicional nada menos que contra el coronavirus.


Y ante muchas de las cosas que se ven por las redes sociales, se entiende la preocupación de los médicos cuando la gente hace sus propios barbijos caseros. Unos y otros diseños, de los enumerados, tienen un mismo elemento en común: no sirven para protegerse del coronavirus y, dicho sea de paso, de ningún otro virus.


Jubilados agolpados protestan en un banco de San Justo. Muy pocos con barbijos.


Bastó un tutorial en las redes (difundido por la televisión), donde un bombero de Tortuguitas armado con un desodorante en spray, un disparador que tiene mucha menos potencia que la fuerza de las partículas que despide un estornudo, hiciera las pruebas ante distintos barbijos caseros, para derribar el mito.


Ninguno de estos tipos de barbijos caseros, puede evitar el paso de las microgotas de saliva que expulsaría, por ejemplo al toser, una persona infectada con el SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del COVID-19.


De igual modo, aún suponiendo que se cuenten con todos los elementos que se emplean al confeccionar un barbijo de tipo médico, “si no se garantiza un ambiente limpio al momento de la elaboración, podría incluso volverse un elemento de transmisión de infecciones”, advirtió la Dra. Silvina Ivalo, infectóloga de DIM Centros de Salud y del Hospital Ramos Mejía.


Mucha gente fabrica barbijos y los donan a los hospitales.


Esto implica un enorme riesgo epidemiológico. Creyéndose protegidas con su barbijo casero, las personas podrían quedar expuestas al coronavirus, con graves consecuencias tanto para su salud, como para la de su entorno.


Por qué no sirve cualquier barbijo

Si bien son elementos básicos en el control de las enfermedades infecciosas, para que los barbijos sean efectivos deben cumplir con ciertas normas muy específicas.


Por lo general, “se fabrican con un material de polipropileno en tres capas. En el medio, tienen un filtro que evita que salga el contenido de, por ejemplo, los estornudos”, detalló la Dra. Wanda Cornistein, Jefa del Servicio de Control de Infecciones del Hospital Universitario Austral.


“Los barbijos solo deben utilizarse luego de que hayan tenido un proceso de control de calidad y buenas prácticas de fabricación. Esto se cumple con los dos tipos de barbijos que podrían usarse en este contexto: las mascarillas quirúrgicas y la N95”, enumera la doctora Silvina Ivalo, hablando obviamente de las que se venden comercialmente.


Avión militar mexicano: todos con barbijos de gran protección.


La evidencia científica existente, respalda esta postura. Ya en 2013, un estudio de la Universidad de Cambridge concluyó que los barbijos médicos serían tres veces más efectivos que los caseros para evitar la propagación de los virus.


Pese a ello, los autores del estudio consideraron que, en situaciones límite, sería preferible utilizar una mascarilla casera, a no llevar nada.


Recomendaciones vigentes para prevenir el COVID-19

De momento, a la hora de prevenir el avance del coronavirus, es altamente aconsejable seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.


“Solo usar una mascarilla no garantiza que se vayan a detener las infecciones. Siempre deberían combinarse con otras medidas de protección y comportamientos, como lavarse exhaustivamente las manos durante más de 20 segundos, evitar tocarse el rostro, los ojos, la boca y la nariz con las manos sucias”, enumeró la Dra. Margaret Harris, vocera de la OMS.


Es importante además, mantener una distancia mínima de 1 metro del resto de las personas y, en caso de estornudar o toser, hacerlo en un pañuelo descartable y desecharlo inmediatamente.


Dos cuñadas de Monte Grande confeccionan 400 barbijos por día.


En Argentina, asimismo, es fundamental respetar el aislamiento social obligatorio y preventivo vigente (la cuarentena), para reducir al máximo las posibilidades de entrar en contacto con el virus.


“Lo que se sugiere es que las personas sanas o asintomáticas guarden distancia de las personas que tienen al lado. Si eso no se puede cumplir, ahí es donde podría tener un rol el barbijo médico, previniendo el contacto cercano que pueda transmitir la persona. Por eso, la cuarentena evita precisamente los conglomerados de gente. Cuando finalmente salgamos de ella, (el barbijo o la protección de la cara de manera masiva) va a ser un punto que tendrá que tenerse en cuenta”, dejó planteado la Dra. Cornistein.