15.6 ºC Ahora en
Junin, Buenos Aires
Sábado, 15 Agosto 2020
Automóviles  Domingo 26 de julio de 2020 - 13:26 hs.                1392
  Automóviles   26.07.2020 - 13:26   
Sistemas ADAS: cuáles son y cómo funcionan los nuevos ángeles de la guarda del camino
Estos dispositivos asisten al conductor en situaciones comunes de manejo.

La efectividad de los sistemas de seguridad en los autos es incuestionable.


Todas las que perduraron en el tiempo han demostrado sobradamente que a mayor cantidad de elementos de protección dentro de un vehículos, menos vidas se pierden.


Solo con la implementación de los dispositivos recomendados por la Organización de Naciones Unidas (ONU), se podrían evitar hasta 53.400 fatalidades al año en América Latina y el Caribe, de acuerdo con un estudio elaborado entre LatinNCAP, el programa que evalúa el nivel de protección de los autos que se venden en nuestra región, y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


Sistema de mantenimiento automático de carril.


Esos dispositivos a los que hace mención la ONU son comunes en los autos que se venden en Argentina aunque no todos son obligatorios.


​​Esos elementos recomendados son el sistema de frenos antibloqueo (ABS), control electrónico de estabilidad (ESP o ESC, según la marca), bolsas de aire (airbags) frontales, bolsas de aire laterales, cinturones de seguridad, barras de impacto lateral en las puertas, protectores laterales, apoyacabezas y diseño frontal del vehículo para la protección de los peatones.


Pero hay otros elementos más avanzados que las marcas ofrecen y que cada vez más lo hacen en modelos masivos y populares.


Estos son los dispositivos que se agrupan en el conjunto de sistemas ADAS, por las siglas en inglés de Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción.


Las tecnologías de este grupo actúan durante el manejo y tienen como finalidad evitar un accidente o reducir las consecuencias del mismo.


Pero la gran diferencia respecto de otros elementos de seguridad que tienen los autos actuales, es que algunos de estos sistemas ADAS pueden actuar y ejecutar una maniobra antes que el conductor.


Una especie de “ángeles de la guarda” que aparecen para hacernos zafar de alguna situación complicada al volante.


A modo de anticipo de lo que algún día será la conducción autónoma, con los ADAS los autos pueden frenar solos, corregir la dirección o acelerar y desacelerar para conservar una distancia de seguridad respecto del vehículo precedente.


Hay otros componentes que son solo informativos pero que tienen la misma finalidad: hacer más segura la conducción.


Pero no hay que abusar de sus funciones para que se ejecuten de manera correcta y eficiente, ya que como su nombre lo indica, son una asistencia, una ayuda, no un piloto automático. Por lo tanto, el conductor sigue siendo el responsable del control del vehículo.


Los más importantes y comunes sistemas ADAS, que se instalan en autos, camionetas y hasta camiones, son los siguientes.


Asistente de estacionamiento

Empezó siendo un sistema que avisaba al conductor a medida que se acercaba a otros objetos. La evolución que se ve desde hace ya unos años permite que el sistema se encargue de medir el espacio necesario para estacionar el vehículo, avisar al conductor de esa disponibilidad y encargarse de girar el volante para la maniobra.


Algunos dispositivos más avanzados pueden hacerlo sin nadie adentro del vehículo.


Radar de ángulo ciego

Es una alerta que avisa al conductor sobre la presencia de un vehículo que se encuentra en uno de los costados de nuestro modelo y que los espejos retrovisores no llegan a reflejar. Ese aviso generalmente se da mediante alguna luz que se enciende en alguno de los espejos laterales.


Alerta de tráfico cruzado

Funciona de manera similar al asistente de estacionamiento pero con un campo ampliado de detección. Al salir marcha atrás de un estacionamiento, en sentido perpendicular al de la vía a la que nos queremos sumar, el sistema avisa si llega a pasar algún auto para evitar un choque.


Frenado autónomo de emergencia

El sistema reconoce la inminencia de impacto y avisa al conductor de la situación con una advertencia en el tablero o sobre el parabrisas.


Si quien está al volante no reacciona, el sistema es capaz de realizar una frenada de emergencia (con toda la potencia posible) para evitar el choque o reducir las consecuencias del mismo. Algunas de estas opciones más avanzadas pueden reconocer la presencia de peatones o ciclistas y activar de igual modo los frenos.


Mantenimiento de carril

Como lo indica su nombre, la finalidad de este dispositivo es que el vehículo no salga de la senda por la que transita. El sistema lee las marcas del suelo y reconoce los márgenes por dónde debe avanzar el modelo.


En caso de que se invada alguno de esos límites, ya sea por distracción o somnolencia, el sistema alerta de la situación y mueve el volante para corregir la marcha y volver a ubicar el vehículo dentro del carril.


Control de crucero adaptativo

Es una evolución del control de velocidad crucero convencional. Nos permite seleccionar una velocidad de marcha y se encargará de reducir el ritmo si delante nuestro aparece un vehículo que viaja más lento.


Algunos sistemas incluso pueden detener su marcha por completo en caso de ser necesario. Una vez despejado el carril, buscará retomar la velocidad fijada originalmente.


Visión nocturna

Gracias a una cámara infrarroja, el sistema puede captar imágenes que la vista humana no podría ver a gran distancia con la luces del auto.


La señal que capta el dispositivo se envía a una pantalla, que puede ser en la consola central y en el mismo tablero de instrumentos. SI detecta algún objeto o peatón, emite un alerta.


Cada vez más eficientes y cercanos

Para que estos dispositivos funcionen los autos tienen que llevar una serie de elementos que combinados pueden ejecutar las ayudas mencionadas.


Cámaras de video, radares y sensores de ultrasonido y de video recopilan la información que hay en el entorno del vehículo y la envían a una computadora que decide alertar al conductor o directamente accionar sobre el volante o el sistema de frenos.


Hace una década estos dispositivos eran exclusivos de los modelos más caros de las marcas de lujo. Pero poco a poco se fueron popularizando y en la actualidad algunos de ellos están presentes en prácticamente todas las gamas de vehículos.


Desde modelos de trabajo, como la Ford Ranger, pasando por SUV como el Toyota RAV4 y hasta por ejemplos del segmento de autos chicos, como el Chevrolet Onix o el próximo Peugeot 208.