DOLAR $ 821.5 / $ 861.5
DOLAR $ 1030 / $ 1050
DÓLAR
$ 821.5 / $ 861.5
$ 1030 / $ 1050
  22.2 ºC  Junín, Bs As
Lunes, 4 Marzo 2024
Diario Junín | Policiales             3128
CRIMEN DE FERNANDO
Habla por primera vez el juez que envió a los rugbiers a la cárcel: “La sociedad abrazó a Fernando como un símbolo de paz”
David Mancinelli fue el magistrado a cargo del trámite del expediente por el bestial crimen de Fernando Báez Sosa. Su análisis del caso y sus recuerdos a horas del veredicto: la víctima como ser humano, el encierro de Pablo Ventura y el profundo impacto en la conciencia colectiva
Domingo, 05 de Febrero del 2023 - 14:44 hs.
Habla por primera vez el juez que envió a los rugbiers a la cárcel: “La sociedad abrazó a Fernando como un símbolo de paz”

El 14 de febrero de 2020, menos de un mes después del crimen de Fernando Báez Sosa, el juez de Garantías David Mancinelli decidió mantener en la cárcel a los rugbiers acusados de matarlo, al avalar el pedido de la fiscal Verónica Zamboni. Mancinelli, por otra parte, sumó en esa ocasión el agravante de la alevosía a la calificación de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, una decisión también esencial en la historia del caso. “Extrema violencia desplegada y desprecio por la vida humana”, apuntó el magistrado en su escrito. Un día antes de que se decidiera la prisión preventiva, los imputados comparecieron ante él en su despacho en el Juzgado N°6 de Villa Gesell. Máximo Thomsen fue el único en llorar. “Un llanto de tristeza”, describió un presente. Blas Cinalli, el único en hablar, dijo en esa ocasión: “No quisimos matarlo”

Por otra parte, Mancinelli -un magistrado joven, de 40 años, oriundo de La Plata, titular de su juzgado hace cinco años, marcado por una aplicación de la ley tan rigurosa como humana- se negó a aceptar las nulidades planteadas por la defensa de los acusados a cargo del abogado Hugo Tomei, que atacó las ruedas de reconocimiento y habló de detenciones ilegales, defectos y fallas en el debido proceso.

Sobre este último punto, escribió: “Por lo absurdo del planteo, tampoco ha de prosperar”.

Audiencia: Hugo Tomei y los acusados en el juicio. (Captura de TV)
Audiencia: Hugo Tomei y los acusados en el juicio. (Captura de TV)

En el medio del fragor habían quedado la captura y liberación de Pablo Ventura, falsamente incriminado por Máximo Thomsen, así como el sobreseimiento por falta de pruebas de Juan Guarino y Alejo Milanesi, ambos pedidos por la fiscal. Meses después, en medio del aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus, el magistrado consideró su trabajo hecho cuando elevó el caso a juicio tras recibir el pedido de la fiscal Zamboni, luego de la instrucción más meticulosa de la historia penal reciente.

Luego, el expediente continuó para atravesar la conciencia colectiva argentina, como ningún otro crimen lo había hecho desde el femicidio de Ángeles Rawson seis años antes. Las decisiones de Mancinelli lo habían moldeado.

El juez mantuvo su silencio durante toda su intervención en el expediente, solo expresándose en sus escritos. Nunca concedió un reportaje. Hoy, a horas de que el Tribunal N°1 de Dolores dicte el veredicto para los ocho acusados, Mancinelli elige romper el silencio con Infobae.

Graciela Báez Sosa, madre de la víctima, flanqueada por personal de la Policía Bonaerense (Ezequiel Acuña)
Graciela Báez Sosa, madre de la víctima, flanqueada por personal de la Policía Bonaerense (Ezequiel Acuña)

-¿Qué recuerda del comienzo?

-El 18 de enero recibo un llamado del fiscal en turno, Walter Mércuri -el fiscal original del expediente- para disponer el allanamiento de una casa donde se alojaban diez jóvenes que aparentemente habían asesinado a un chico en la puerta de Le Brique. Presumí cuando recibí el llamado a las 7 AM que el caso iba a generar conmoción. Eran chicos atacando en patota a una sola persona en un lugar donde debía haber diversión. Con el correr de las horas empezamos a obtener información sobre la víctima. Antes de venir a Villa Gesell les había enviado un mensaje muy lindo a sus papás, les había dicho que se queden tranquilos, conocimos el trabajo social que hacía, su beca en el colegio que había obtenido. Supimos de Silvino y Graciela, los padres, que habían venido de Paraguay, la cultura de la inmigración argentina, que vienen con esfuerzo, con sueños, a trabajar en el país. Cuando supe eso, entendí que el caso iba a ser conmovedor.

-La carga de pruebas siempre fue notable. Es un delito sin misterio. El público, precisamente, conectó con el caso gracias a las pruebas en sí.

-Con el correr de los días aparecieron pruebas en video, algo que años atrás no se podía obtener en la investigación de un delito. Este delito está todo grabado. Aparece la señal que hace Thomsen con su cuello, con una amenaza de muerte, los mensajes posteriores que tienen, si se quiere, cierta perversión. Pero eso no implica que el caso sea distinto para un juez y para un juzgado. Hay víctimas, hay sufrimiento de las familias, hay familiares de los detenidos sufriendo. Cada caso tiene que ser tratado con la vara, la misma dedicación. Es fundamental que cada juez tome cada causa con empatía. Sin empatía no se puede analizar. El dolor tiene que ser sagrado para la Justicia. No se puede resolver sin entender que atrás de un expediente, de un número, hay una persona que vive el peor momento de su vida.

-La situación de Pablo Ventura fue uno de los puntos más dolorosos del caso.

-No puedo siquiera imaginar el sufrimiento por el que pasó. En ese momento existían razones más que suficientes para creer que podría haber participado en el hecho, los propios imputados lo mencionaron. Había razones para creer que podía profugarse, se investigaba un homicidio, pero la fiscalía obtuvo rápidamente evidencias que lo exoneraban, que aportó su familia. Se lo desvinculó en forma definitiva en pocos días. Estábamos en los inicios de la investigación. No se contaban con más pruebas que filmaciones de Le Brique y algunas cámaras de seguridad. Comprendo el dolor que pasó Pablo y toda su familia, pero era una medida necesaria en ese momento.


Pablo Ventura tras declarar en el proceso. (Ezequiel Acuña)
Pablo Ventura tras declarar en el proceso. (Ezequiel Acuña)

-La tecnología forense fue otra de las claves.

-Se observó este fenómeno. En este caso en concreto, gran parte de las pruebas surgió de las cámaras y de los teléfonos celulares de personas que grabaron secuencias del hecho, así como de los celulares de los acusados. Uno, incluso, grabó parte del ataque mortal. La investigación de la fiscal Zamboni fue buena, correcta. No hay que olvidar que a partir de marzo de 2020 comenzó el aislamiento por la pandemia. Sin perjuicio de eso, todo se realizó en tiempo y forma. Hago un reconocimiento para el personal policial que logró destrabar los celulares. Varios de sus teléfonos eran iPhone, que suelen ser difíciles de acceder. Esa información fue de vital importancia.

-¿Por qué este caso atravesó tanto a la sociedad?

-Porque sus características no pasaron desapercibidas. La palabra se generó por un motivo insignificante. Fernando esperó tomando un helado. El otro grupo dio una vuelta a manzana, esperó que no haya policías, incluso preparó un celular para filmar el ataque contra un joven indefenso. Por el otro lado, las bondades de Fernando captaron la atención de la sociedad. Era un hijo cariñoso, un compañero leal, un novio fiel, comprometido con tareas sociales. Silvino y Graciela criaron a un ser humano hermoso. No fue el justo el final que tuvo, no merecía ese martirio. Y la gente vio en Fernando a sus hijos, a sus hermanos. La sociedad ya no tolera la violencia, la prepotencia. Fernando fue abrazado como un símbolo de paz.



COMENTÁ LA NOTA
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.