Junín, Martes, 2 Junio 2020  |  00:58 hs.
 Viernes 20 de diciembre de 2019                480
    20.12.2019 -    
Juegos de apuestas: factores que fomentan una conducta lud贸pata en los adolescentes
Existen circunstancias personales y sociales que influyen en la elecci贸n de esta pr谩ctica con fines lucrativos. 驴Cu谩l es el rol de los padres y los amigos?

Juegos de apuestas: factores que fomentan una conducta lud贸pata en los adolescentes

Cuando en 2018 la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) incluy贸 a la adicci贸n a los videojuegos como un nuevo trastorno de salud mental, se bas贸 en tres comportamientos nocivos para el desarrollo social de los adolescentes, directamente relacionadas con esta pr谩ctica: perder el control sobre la frecuencia, la intensidad y la duraci贸n de la actividad; que los juegos pasan a tener prioridad sobre otros intereses de la vida y actividades diarias; y que la conducta se mantiene pese a que empieza a traer consecuencias negativas para la persona. 


Ese lugar en la Clasificaci贸n Internacional de Enfermedades (IDC, por sus siglas en ingl茅s) de la OMS, le confiri贸 identidad como una patolog铆a que "puede y debe ser tratada", y que en el mejor de los pron贸sticos, incluso, puede prevenirse. Si bien el concepto fue enunciado para referirse a la pr谩ctica desmedida de los juegos en l铆nea, aplica para todo tipo de entretenimiento que genere adicci贸n en los chicos, todav铆a m谩s, cuando las apuestas, literalmente, entran en juego.


De acuerdo a un estudio presentado este jueves por investigadores de la Universidad de Huelga, Espa帽a, la influencia del entorno, como son la aprobaci贸n de dicha conducta por parte de amigos y familiares, y el bajo autocontrol personal para evitar la actividad son factores que fomentan el juego de apuestas en los adolescentes.


As铆, los investigadores han concluido que en los adolescentes que a煤n no han tenido experiencia en esta actividad compulsiva, la influencia social y familiar tiene un papel muy importante en su intenci贸n de comenzar a apostar. Es decir, los j贸venes jugar谩n o no en funci贸n de si consideran que esta conducta ser谩 aprobada o sancionada por sus referentes sociales, familiares o amigos cercanos.


En los ya jugadores, en cambio, el factor m谩s importante es la falta de autocontrol para no apostar. Los hallazgos del estudio se帽alan que el punto con mayor influencia es la autoeficacia, o sea, la capacidad del joven para hacer frente a distintas situaciones relacionadas con 茅l mismo, como estar enfadado ante un resultado insatisfactorio. Tambi茅n tiene peso el entorno social, como puede ser, estar con amigos que sugieren hacer una apuesta.


Los chicos que entran en el c铆rculo vicioso de las apuestas, llegan a creer que controlan los resultados.


Las personas con un fuerte sentido de autoeficacia son m谩s proclives a aceptar objetivos y metas con mayor motivaci贸n, plantean distintas soluciones a los problemas, y suelen tener un mayor sentido del compromiso con sus intereses. Sin embargo, una baja autoeficacia puede verse suplantada con la recompensa en el juego, ya que conduce a una falsa consideraci贸n de las propias capacidades.


De esta manera, los adolescentes piensan que tienen habilidades en la gesti贸n del azar y en los resultados de las apuestas. "Esta percepci贸n provoca ansiedad dado que el sujeto no controla dichos resultados, y le empuja de nuevo al juego tratando de confirmar sus competencias personales para acertar en las apuestas", refiere el investigador Jos茅 Carlos Le贸n, uno de los autores del art铆culo. 


Evitar que se apueste el futuro

En julio de este a帽o, otro estudio de la Universidad de Valencia revel贸 que sobre una muestra de 5 mil j贸venes de entre 15 y 19 a帽os, el 54% afirm贸 haber invertido dinero en juegos de azar, mientras que un 2% de ellos presentaba se帽ales de lo que los especialistas mencionan como "juego patol贸gico".


鈥淓stamos hablando de personas m谩s vulnerables sometidas a est铆mulos repetitivos y muy intensos, que hacen que salte m谩s r谩pidamente el descontrol. Cuanto m谩s precozmente se despierta la ludopat铆a, mayor es la carga de enfermedad y el riesgo de cronificaci贸n aumenta considerablemente鈥, se帽alaba entonces Augusto Zafra, psiquiatra y jefe de la Unidad de Salud Mental en el hospital Vithas Nisa Valencia al Mar. Un chico que apuesta desde la temprana adolescencia es, sin la contenci贸n adecuada, un futuro lud贸pata adulto. 


Conocer, por tanto, las variables que incitan a iniciarse y mantenerse en el juego en edades tempranas, es importante para evitar esta patolog铆a a medio y largo plazo. Para ello, los autores del estudio se basaron en la "Teor铆a del Comportamiento Planeado", en la que las intenciones y las conductas dependen de tres determinantes b谩sicos, dos de naturaleza personal y otro referido a la influencia social recibida.


La supuesta "rentabilidad econ贸mica" que refieren los juegos de azar, otro gancho para los adolescentes.


Entre los personales destacan la actitud del adolescente hacia el juego en funci贸n de las consecuencias que espera obtener con dicha conducta, as铆 como la percepci贸n de su capacidad de controlarse para no jugar. A nivel social, en tanto, influyen las personas significativas para el adolescente: familiares y amigos fundamentalmente, que aprueban dicha conducta tambi茅n pueden favorecer el juego entre los m谩s j贸venes.


Otra de las razones que inducen al juego es la rentabilidad econ贸mica relacionada con las apuestas. Los adolescentes las entienden como una actividad para ganar dinero, y con ello, perciben mayores beneficios en esta conducta que los perjuicios relacionados con los comportamientos de riesgo. "Ideas sobre la no rentabilidad del juego podr铆an contribuir a debilitar la asociaci贸n encontrada entre las actitudes y la intenci贸n de juego", menciona Le贸n.


En efecto, los estudiosos del fen贸meno consideran que los conocimientos acerca del juego deben incluirse en los programas de prevenci贸n para la adolescencia, mostrando que las habilidades autopercibidas para apostar no aumentan las ganancias de juego, ni reducen el error.

« volver atrás