Junín, Miércoles, 8 Julio 2020  |  04:39 hs.
 Mi閞coles 08 de enero de 2020                450
    08.01.2020 -    
Cinco razones por las que solemos engordar en verano
Se puede llegar a subir entre dos y tres kilos, especialmente en vacaciones.

Cinco razones por las que solemos engordar en verano

Arranca la primavera y los gimnasios se llenan y a la ensalada se la empieza a mirar con m谩s cari帽o. H谩bitos saludables que deber铆an sostenerse durante todo el a帽o viven su apogeo en pos del famoso "hay que llegar al verano". Los d铆as de pileta y playa ya est谩n aqu铆. Y con ellos la relajaci贸n, las reuniones con amigos y familiares, los desayunos buffet de los hoteles, las comidas y cenas improvisadas, la cervecita, las gaseosas, los helados. Por eso, los especialistas en nutrici贸n aseguran que en verano, con el calor, comemos menos pero comemos peor. Y eso se ve en la balanza: se pueden engordar entre dos y tres kilos durante el verano, en especial en vacaciones​.


A priori uno dir铆a que el verano es la 茅poca ideal para bajar de peso, ya que con el calor las ensaladas, frutas jugosas y otras comidas frescas y ligeras resultan m谩s tentadoras. Pero junto a esa realidad hay otra: el cambio de escenario y la interrupci贸n de h谩bitos a la hora de comer que conllevan las vacaciones y los horarios m谩s relajados del verano nos juegan una mala pasada a la hora de cuidarnos. Y las tentaciones, con m谩s tiempo libre y m谩s actividades fuera de casa, se multiplican. Y el resultado es que comemos peor.


Los responsables del master en Diet茅tica, Nutrici贸n y Seguridad Alimentaria de la escuela de negocios IMF Business School de Espa帽a analizaron en un art铆culo de La Vanguardia cu谩les son los cinco motivos fundamentales por los que nuestra dieta empeora en verano, lo que puede derivar en la ganancia de kilos.


1. Se cocina menos

El calor y la cocina no son demasiado compatibles. Con las altas temperaturas, lo que menos apetece es encender hornos u hornallas que elevan a煤n m谩s la sensaci贸n de calor. Por eso es frecuente recurrir a productos precocinados y recetas r谩pidas, pero con un alto contenido cal贸rico.


2. La cervecita de la tarde

El dato es de Espa帽a, pero la costumbre de la cervecita en las tardes de verano tambi茅n se da de este lado del Atl谩ntico: la Asociaci贸n de Cerveceros de Espa帽a asegura que el 30% de la cerveza que se consume anualmente en ese pa铆s se consume en los meses de verano. Su efecto refrescante, sumado al incremento de la vida social, provoca que se beba mucha m谩s cerveza de lo que una dieta saludable aconseja, tanto por su contenido alcoh贸lico como por las calor铆as extras que aporta. Adem谩s, explican los expertos, el alcohol, lejos de sustituir al agua como fuente de hidrataci贸n, disminuye el nivel de agua en el cuerpo, y provoca que el cerebro se ponga en 鈥渕odo hambre鈥, aumente el apetito y disminuya el autocontrol.


Hay m谩s reuniones sociales con comida y bebida de por medio.


3. No s茅 qu茅 hacer, como

Los nutricionistas lo denominan 鈥渉ambre emocional鈥, y la mayor铆a se ha visto en esa situaci贸n: me aburro, no s茅 qu茅 hacer, entonces como. Y ese acto de picar impulsivamente entre horas, de comer por aburrimiento, aumenta en verano porque es la 茅poca del a帽o en que tenemos m谩s tiempo libre, hay m谩s tiempo muerto y estamos m谩s ociosos. Para evitarlo, dicen los expertos, lo mejor es contenerse y realizar alguna actividad.


4. Temporada de asado

El buen tiempo marca tambi茅n la temporada alta de parrilla. Y muy pocos se limitan a poner sobre ellas unas cuantas verduritas. Morcilla, chorizo y carne son lo m谩s habitual. Y a menudo llegan despu茅s de unas buenos zambullidas en la pileta o el mar, o de un paseo en bicicleta, es decir, tras un gasto cal贸rico mayor del habitual que provocan que uno llegue hambriento y devore todo lo que se le ponga por delante sin medida alguna.


5. Tentaci贸n helada

El helado es otra de las grandes tentaciones del verano.La mayor铆a tiene un alto contenido en az煤car, cuya ingesta dinamita la dieta m谩s cuidada, tanto por su alto contenido cal贸rico como por el hecho de que resultan placenteros pero poco saciantes, as铆 que no nos quitan las ganas de comer otras cosas. La opci贸n m谩s saludable y ligera es hacerlos caseros, o elegirlos sin az煤car.


Se cocina menos y se recurre a m谩s comidas r谩pidas.


Diez claves para una dieta saludable

Conscientes de estas razones y otras muchas tentaciones 鈥渃omestibles鈥 a las que nos exponemos en verano, desde la Sociedad Espa帽ola de Endocrinolog铆a y Nutrici贸n (SEEN) destacan diez pautas clave a seguir si queremos mantener una dieta saludable en verano.


✔️Hidrataci贸n.  Con las altas temperaturas es fundamental mantenerse bien hidratado y para eso se debe incrementa la ingesta de agua y de frutas y hortalizas.

✔️Dieta mediterr谩nea.  Es importante que los cambios de h谩bitos y horarios durante las vacaciones no nos hagan renunciar al consumo diario de frutas, verduras, legumbres, alimentos con cereales y al uso de aceite de oliva como fuente de grasa. Y se coma en casa o fuera, hay que moderar el consumo de carnes rojas y procesadas, sustituy茅ndolas por pescados y huevos.

✔️Para picar, frutas y hortalizas de temporada.  En verano, una buena opci贸n para matar el hambre a media ma帽ana o a media tarde es recurrir a las frutas de temporada, como la sand铆a o el mel贸n, que a pesar de ser dulces no tienen muchos az煤cares y s铆 mucha agua.

✔️Eliminar las bebidas cal贸ricas. Para controlar el peso durante los meses estivales, los especialistas aconsejan eliminar completamente todas las bebidas que aporten calor铆as: azucaradas, cervezas y el resto de bebidas alcoh贸licas, incluidas las versiones 鈥渟in alcohol鈥. Su recomendaci贸n es beber agua e infusiones y, como mucho, alguna bebida 鈥渓ight o sin az煤car鈥.

✔️M谩s pescado que carne.  Se aconseja moderar el consumo de carne, en especial la roja, y elevar el de pescado. En concreto, recomiendan cinco o seis porciones de pescado a la semana, de las cuales al menos tres deber铆an ser de pescado azul.

✔️Evitar las comidas abundantes.  Se coma lo que se coma, incluso trat谩ndose de alimentos saludables como los frutos secos, las legumbres, la pasta o el arroz, hay que controlar y moderar las cantidades que tomamos, para no ingerir un exceso de calor铆as.

✔️Recetas sencillas.  Cuando no se quieren ingerir muchas calor铆as, lo mejor es optar por recetas sencillas, poco elaboradas y con pocos ingredientes.

✔️Limitar las grasas.  Los especialistas en nutrici贸n aseguran que es importante limitar, pero no eliminar la ingesta de grasa, y que la que se consuma sea fundamentalmente aceite de oliva. Y para reducir su consumo, insisten en las elaboraciones m谩s sencillas: cocinar los alimentos en su jugo, a la plancha o hervidos.

✔️Helados y dulces. No deben tomarse a diario. Se recomienda que su consumo sea ocasional, y que de postre se opte por la fruta o alg煤n postre l谩cteo que la contenga y al mismo tiempo aporte prebi贸ticos y probi贸ticos.

✔️M谩s actividad f铆sica.  Una buena forma de no engordar en verano es incrementar el ejercicio que realizamos, para gastar el aporte de calor铆as extra. Lo adecuado es realizar una actividad f铆sica suave o moderada pero regular, practicada al menos cuatro o cinco veces a la semana.

« volver atrás