13.8 ºC Ahora en
Junin, Buenos Aires
Sábado, 2 Julio 2022
Nacionales  Martes 21 de junio de 2022 - 11:44 hs.                347
 21.06.2022 - 11:44   
Plazo fijo tradicional vs UVA: en qué conviene invertir el aguinaldo tras la suba de tasas
El aguinaldo es siempre una buena oportunidad para cancelar deudas o para reforzar (o incluso iniciar) ahorros. Acá te contamos qué te conviene hacer para que no pierdas poder adquisitivo.

Con el dato de inflación de mayo que dio a conocer el Indec días atrás, el Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) decidió elevar el jueves pasado en 300 puntos básicos la tasa de interés nominal anual de las Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días, que pasaron así de 49% a 52%.

Al mismo tiempo, la autoridad monetaria mantuvo los mecanismos por los cuales se garantiza que la suba de la tasa de política monetaria se traslade íntegramente a los depositantes, tanto de personas humanas como empresas, a través de los plazos fijos con tasa mínima y los plazos fijos UVA.

Así el Banco Central elevó los límites mínimos de las tasas de interés sobre los plazos fijos de personas humanas, y estableció un nuevo piso en 53% anual para las imposiciones a 30 días hasta 10 millones de pesos.

La gran duda que surgió ahora entre los pequeños ahorristas, ante al suba de tasas y el sendero descendente que comenzó a transitar la inflación, es ¿qué conviene más ahora para preservar el valor de los ahorros, un plazo fijo tradicional o un plazo fijo UVA?

Esta pregunta tomó mayor impulso en los últimos días ante la perspectiva del pronto cobro del primer medio aguinaldo del año.

Por eso vayamos por partes.

¿Qué diferencia hay entre un plazo fijo tradicional y uno UVA?

Los plazos fijos Unidad Valor Adquisitivo (UVA) son una herramienta de inversión que se ajusta a la inflación por lo que representa una herramienta sólida a la hora de preservar el valor de los ahorros. Al momento de constituir un plazo fijo UVA los fondos que se depositan se transforman en determinada cantidad de UVA de acuerdo al valor de ese día.

El valor de la UVA es determinado diariamente por el BCRA, que sigue un coeficiente ligado a la inflación denominado Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), con el objetivo de preservar el valor de la moneda de los contratos. Entonces, si la inflación aumenta, también aumenta el valor de la UVA.

De esta manera al final del plazo establecido el capital depositado en UVAs se cambiará nuevamente a pesos, al valor de la UVA de ese día (que contempla el avance de la inflación) más un 1% anual. Es decir que esta herramienta permite ganarle un poco a la inflación.

El plazo fijo tradicional en cambio permite obtener un interés generado a partir de una tasa fija establecida de antemano y que no cambia durante el transcurso del período del plazo fijo. Ganar, perder o salir empatado frente a la inflación es imposible de saber de antemano aunque sí se puede prever teniendo en cuenta las expectativas inflacionarias.

Por eso la principal diferencia entre un plazo fijo tradicional y uno UVA en la tasa que pagan. También los plazos son diferentes mientras los Plazo Fijos UVA tienen un plazo mínimo de 90 días (aunque se pueden precancelar a partir del día 31) los Plazos Fijos tradicionales tienen un plazo mínimo de 30 días.

¿Qué tasa ofrece cada uno?

Hoy, tras la suba de tasas dispuesta por el BCRA los plazos fijos tradicionales ofrecen una Tasa Nominal Anual del 53%, es decir un rendimiento mensual del 4,41%. Por su lado los UVA implican una tasa variable que se ajusta por inflación, más un 1% nominal anual.

¿En cuál conviene invertir el aguinaldo?

Antes de definir en qué conviene invertir el aguinaldo para no perder poder adquisitivo es indispensable analizar las expectativas inflacionarias para los próximos meses.

La inflación de mayo fue del 5,1%. Marcó la segunda baja consecutiva desde el récord de marzo y se prevé, de acuerdo a las previsiones del Gobierno y de las consultoras privadas que mantenga en los próximos meses su tendencia a la baja. Aunque, y esto es muy importante, a un ritmo más que moderado.

Tras la última suba de tasas dispuesta por el BCRA, el plazo fijo tradicional paga un rendimiento mensual del 4,41%, un nivel que, se prevé, tardará todavía algún tiempo más en alcanzar la inflación. Por lo que, de comprobarse en la práctica esta idea, convendría más un Plazo Fijo UVA.

De hecho la tendencia evidenciada en los últimos meses así lo comprueba. En lo que va del año, estos instrumentos duplicaron su stock debido a la disparada de los precios y el retraso de la tasa ofrecida por los Plazos Fijos tradicionales que corren de atrás a la inflación.

La gran duda que surge es cuándo la inflación, en este sendero a la baja, se ubicará por debajo del interés mensual que otorgan los plazos fijos tradicionales. Cuando esto suceda pasarán a ser más atractivos que los Plazos Fijos UVA que empatan a la inflación pero no lo ganan (en rigor lo hacen pero por una diferencia marginal).

Cuando esto suceda los Plazos Fijos UVA se volverían menos atractivos y se prevé que su demanda podría caer tras el auge que experimentaron en el primer semestre del año. Sin embargo los especialistas señalan que en el corto plazo se mantendrán fuertes ya que la inflación tardará en romper la barrera del 4% mensual.

La otra duda que surge aquí es qué hará el Banco Central una vez que la inflación rompa la barrera del 4% mensual. ¿Bajará a su vez la tasa de interés o la mantendrá para sostener una tasa positiva? De esa decisión volverá a depender cuál de los dos plazos fijos es más atractivo.



COMENTA LA NOTA



‹‹ volver atrás